Cicerón y la arqueogastronomía

Cicerón vale para un roto y para un descosido. Una frase extraida de su obra Del supremo bien y del supremo mal (2, 90), “El hambre es el condimento de la comida, la sed de la bebida“, sirve como encabezamiento de una sección sobre cocina romana en una página llamada Arqueogastronomia (agradecemos el envío del enlace a Eusebia Tarriño).

Arqueogastronomía se presenta como un “espacio cultural donde puedes adquirir productos, experiencias gastronómicas y turísticas que hunden sus raíces en la historia y la arqueología”. En su tienda, Tabernae (no sé en qué caso exactamente, quizá el esperable nominativo singular taberna les sonaba poco latino) ofrecen productos como Flor de Garum Salsa antigua o Iberika, cerveza artesana. También tienen un blog donde incluyen recetas y entradas sobre historia gastronómica.

El caso es que resulta algo chocante el uso del texto ciceroniano en una página que nos incita a buscar  nuevas experiencias catando los sabores de la gastronomía romana. Cicerón en realidad atribuye el mensaje a Sócrates: …idque Socratem, qui voluptatem nullo loco numerat, audio dicentem, cibi condimentum esse famem, potionis sitim. “Y eso mismo le oigo a Sócrates, que no concede al placer ninguna importancia, cuando dice que el condimento de la comida es el hambre, y el de la bebida, la sed” (Trad. V. J. Herrero Llorente). De hecho, casi diríamos que parece precisamente un lema para todos aquellos que abominan de las sofisticaciones culinarias tan en boga hoy y de caprichos similares a los que la página propone.

La cita escogida para la sección denominada “Arqueofoodtour”, también de Cicerón (Sobre la vejez 45), tampoco resulta muy adecuada: “El placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación” (Trad. de E. Torrego); Neque enim ipsorum conviviorum delectationem voluptatibus corporis magis quam coetu amicorum et sermonibus metiebar. Eso sí, algo de éxito deben de tener, porque uno de estos tours ha sido incluido en el programa de RTVE “Las Rutas D’Ambrosio”, según nos informa Cádiz Buenas noticias.

Susana González Marín

LA ESENCIA DE LA COMEDIA ROMANA RESUMIDA EN UNA CANCIÓN: EL GOLFUS DE ROMA EN EL PROGRAMA “ME RESBALA”

El programa televisivo “Me Resbala”, presentado por Arturo Valls, trata de arrancar una carcajada al espectador a través de las pruebas más inverosímiles que se nos puedan ocurrir. Para ello, reúne cada lunes por la noche a un grupo de humoristas y artistas españoles que se turnan para realizar una sucesión de sketches humorísticos con el doble objetivo de entretener al público y de conseguir el premio final al cómico más divertido, elegido por uno de los asistentes al programa.

Mutatis mutandis, el objetivo de este programa es el mismo que la comedia plautina tendría en su momento: entretener, divertir y celebrar, por encima de todo, el buen humor. Como ya se ha comentado en otras entradas de este blog, existe una producción musical cinematográfica que recrea la técnica dramática y el ambiente de las fabullae palliatae, siendo a la vez todas y ninguna de las comedias plautinas: El Golfus de Roma. Para un análisis completo de esta producción, les animamos a consultar este enlace.

En esta ocasión, sin embargo, solo destacaremos la canción inicial (versión original, A Funny Thing Happened on the Way to the Forum, 1966), especialmente relevante por resumir en una única escena la esencia, temas y personajes que forman parte de esta comedia. Esta misma canción es la que se adapta y se canta al final de “Me Resbala”, para resumir tanto el objetivo del programa como las pruebas que se realizan en él. De esta manera, el programa rinde homenaje, de forma indirecta, “al más divertido de los latinos”, demostrando una vez más que los clásicos siguen estando muy presentes en la actualidad.

Sandra Cruz Gutiérrez

Cosas que hacer en la cuarentena (8): José Luis Gómez en Edipo Rey

En la página de RTVE puedes acceder a una gran variedad de obras de teatro que se emitieron en el espacio Estudio 1. Entre ellas hay varias representaciones de clásicos: esta versión de Edipo Rey protagonizada por José Luis Gómez; tambien puedes ver la Antígona de Anouilh (protagonizada por Teresa Rabal y Pablo Sanz) o Calígula de Camus en dos versiones distintas, una protagonizada por José María Rodero y otra por Fernando Guillén Cuervo.

Manuela Carmena y el fingimiento del orgasmo femenino en Ovidio

Unos días después del 8-M, el programa Quatre Gats de la Televisió de Catalunya (TV3) emitió un programa dedicado a la mujer en la política, un ámbito en el que el techo de cristal más ha actuado tradicionalmente. El programa se centra en tres mujeres que han alcanzado el cargo de máxima responsabilidad en su ámbito: Manuela Carmena (exalcaldesa de Madrid), Uxue Barkos (expresidenta de Navarra) y Teresa Rodríguez (líder de Podemos en Andalucía). En un determinado momento, la primera de ellas, Manuela Carmena habla de cómo la sexualidad siempre ha sido algo tratado desde una perspectiva únicamente masculina y, para ejemplificar su argumentación, comenta que hay unos versos del Ars Amatoria de Ovidio (III 793-803) en los que se recomienda a la mujer que, en caso de no hacerlo espontáneamente, finja tener un orgasmo en el coito para satisfacer al hombre. El video completo puede encontrarse en este enlace (para la cita de Ovidio, véase a partir del minuto 45:00). Los versos a los que hace referencia son los que siguen:

Sentiat ex imis venerem resoluta medullis
     Femina, et ex aequo res iuvet illa duos.
Nec blandae voces iucundaque murmura cessent,
     Nec taceant mediis improba verba iocis.
Tu quoque, cui veneris sensum natura negavit,
     Dulcia mendaci gaudia finge sono.
Infelix, cui torpet hebes locus ille, puella,
     Quo pariter debent femina virque frui.
Tantum, cum finges, ne sis manifesta, caveto:
     Effice per motum luminaque ipsa fidem.
Quam iuvet, et voces et anhelitus arguat oris.

“Sienta el amoroso deleite en lo hondo de sus entrañas la mujer entregada, y que la cosa esa les dé gusto a los dos por igual. No paren quejidos tiernos y susurros gozosos, no queden sin pronunciar frases descaradas en medio de los retozos. También tú, a la que naturaleza negó sentir el amoroso deleite, aparenta dulces gozos con engañosos sones. ¡Pobre la mujer que tiene fría y embotada la parte esa donde a la par deben hembra y varón hallar disfrute! Eso sí, al aparentar, debes procurar no delatarte: inspira con tus meneos y con los ojos incluso confianza. El gusto que sientes demuéstrenlo en tu boca quejidos y jadeos.” (Traducción de Francisco Socas para Alma Mater, 1995).

Bartomeu Obrador Cursach

WATCHMEN, “Quis custodiet ipsos custodes?

Si eres un auténtico seriéfilo estarás al tanto de las últimas series que se están estrenando, como la última de HBO, Watchmen, del universo cómic DC.

La trama de esta serie ambientada en Oklahoma, Estados Unidos; trata de una sociedad que ha prohibido todo lo relacionado con los superhéroes o el “vigilantismo”. Pasados cuarenta y dos años de esta decisión, los policías han tomado las riendas antes llevadas por superhombres. La amenaza de la ultraderecha es tan grande que necesitan proteger su identidad con máscaras o con trajes más propios de un justiciero, dependiendo del rango en que se encuentre cada policía.

Aquí viene lo que nos interesa a nosotros, y es que en el primer capítulo de esta serie los policías inician una especie de protocolo de seguridad ante el inminente peligro que les acecha. “Quis custodiet ipsos custodes?” es la frase que abre dicho protocolo, y el planteamiento principal de la serie junto a su respuesta: “Nos custodimus”.

Buscando el origen de esta célebre frase nos encontramos con Juvenal, un autor romano de los siglos I y II d.C, y su Sátira VI, en la que el poeta presenta una serie de escenas moralistas de tono didáctico que tratan sobre los vicios o defectos de la mujer, en especial la casada.

Audio quid veteres olim moneatis amici:
“Pone seram, cohibe.” Sed quis custodiet ipsos
custodes? Cauta est et ab illis incipit uxor. (346 ss.)

“Escucho lo que desde hace tiempo me aconsejáis los viejos amigos:
“Ponle un cerrojo, enciérrala”. Pero ¿quién vigilará a los propios
vigilantes? Una esposa es cauta y empieza por ellos.”

Trad. Rosario Cortés Tovar (2007), Sátiras. Madrid: Cátedra

Son unos versos colocados entre corchetes rectangulares en las ediciones, porque están encajados en este punto de la sátira sin mucho sentido, en opinión de los estudiosos.

Con esta pregunta retórica (Sed quis custodiet ipsos custodes?) Juvenal se refiere a que resulta imposible controlar a las mujeres si sus “custodes” son corrompibles.

Se trata de una cita muy utilizada para referirse a dictaduras o tiranías tanto en la realidad como en la ficción. “Watchmen” solo es una de las muchas series o películas que han recibido esta influencia del mundo clásico, pues también se escucha el eco de esta frase en la película “Batman vs Superman” entre otras muchas.

Jorge Noreña Almeida

 

 

Mary Beard en El intermedio

Para los que no pudistéis verlo en su momento os dejamos el enlace a la entrevista que Sandra Sabatés realizó a Mary Beard (emitida el 25 de junio en la sección de El intermedio “Mujer tenía que ser”)

Latín en El Hormiguero

Moisés Piñero Ruiz nos envía el enlace a un vídeo de El Hormiguero, El teléfono escacharrado, juego que sin duda conoceréis. Los invitados eran Cecilia Freire  y Julián López, que hablaban de la serie de romanos Justo antes de Cristo. En esta ocasión el primer personaje lee (bastante mal) breves frases en latín, que deben ser transmitidas al oído al siguiente jugador, y así sucesivamente; por supuesto, el original casi inmediatamente se convierte en un galimatías. En fin, que a Pablo Motos y compañía el latín les suena a chino.

Eurovisión o por qué Edurne se vistió de Atenea

El festival de Eurovisión es el evento musical más importante del mundo. Este formato reúne año tras año a 200 millones de espectadores (la audiencia internacional estimada de todo el festival oscila entre 100 y 600 millones) desde Islandia hasta Australia, pasando también por países como Estados Unidos o Japón, convirtiéndose en el evento no deportivo más visto del mundo. Concebido en 1950 para unir y reconstruir la Europa de posguerra, así como para apaciguar la tensión y mitigar el infierno de las guerras mundiales, Eurovision Song Contest convoca anualmente a varias decenas de países miembros de la Unión Europea de Radiodifusión desde 1956 (es el programa de televisión más antiguo que aún se transmite), que se verán las caras durante unos diez días con el fin de llevarse a casa el ansiado micrófono de cristal.

El certamen ha servido como escaparate para estilos tan dispares como rap, fado, música electrónica, flamenco, rock, reguetón, punk, jazz, heavy metal… y de canciones y puestas en escena para todos los gustos. Además, la riqueza cultural y lingüística en Eurovisión es ingente, y, aunque hayamos vivido unas ediciones críticas por la creciente influencia anglosajona, en los últimos años se intuye una ligera recuperación de esa diversidad lingüística ofrecida hace unas décadas. Por ello, Eurovisión no es mero concurso con fines comerciales, sino también ofrece a cada país participante una enorme oportunidad de exhibir su cultura y sus raíces, así como sus costumbres y su pasado, su presente o, en fin, lo que se quiera mostrar.

Con todo, es inevitable que, con la participación de tantos países occidentales y herederos de la cultura grecorromana, Eurovisión se haya convertido también en un significativo, aunque también sutil, escaparate de Roma y Grecia, y por ello es curioso observar las alusiones y guiños sucesivos a la antigüedad clásica en vestuario, escenografía o videoclips.

Comenzaremos hablando de nuestro país. Es sabido por todos que nuestra trayectoria en el festival es más bien dudosa, por no decir vergonzosa, y marcada por propuestas de diversa índole (algunas brillantes, otras ridículas y casi todas con puestas en escena esperpénticas). A pesar de todo, en el año 2015 la cantante Edurne nos representó con el tema “Amanecer” rescatando la idiosincrasia helénica para su estilismo: José Fuentes, diseñador de su vestuario, para los modelos que mostramos a continuación así se inspiró, según recoge el portal Chance:

Cuando me propusieron el diseñar el vestuario y al escuchar la maqueta en mi estudio, lo primero que se me vino a la mente era una imagen de una mujer guerrera, pero una guerrera del mundo clásico

euro2

Y así define el estilismo que, además de en el videoclip, Edurne empleó para la portada de su single: “Aquí ha sido donde verdaderamente me he inspirado en el mundo clásico a través de los drapeados, tanto en el bajo del vestido, como en el escote y la capucha. Esta realizado en punto de seda“.euro3

Además de esto, algunos incluso habrían querido ver a Hércules en el actor que acompaña a Edurne en el videoclip, ¿qué pensáis vosotros?

euro4

No obstante, la exconcursante de OT no ha sido la única en beber del mundo clásico para potenciar su candidatura eurovisiva.euro5Como no podía ser de otro modo, i nostri amici italiani también han querido servirse de su ingente patrimonio para exhibirlo en el festival.

En 2014 Emma Marrone decidió vestirse como una superheroína para defender sobre el escenario de Copenhague “la mia città”, y para reforzar su imagen incluyó algunos símbolos clásicos en su actuación: se armó de una corona de laurel (ni que decir tiene su importancia en la sociedad clásica para todo tipo de competiciones y batallas y su mítico origen en el mito de Apolo y Dafne) y presentó a juego su vestuario y el de sus acompañantes de escenario.

euro6 Simultáneamente, a lo largo de la canción se proyectaron motivos en clave griega (mezclados con muchos otros actuales, como guitarras eléctricas) en las pantallas y suelo de ese cubo tan majestuoso que hizo las veces de escenario. Si esto se toma por innovador o excesivo ya queda a gusto del consumidor.

euro7

Aunque si realmente queremos ver una actuación italiana sobrecogedora, tenemos que volver al año de Edurne (2015), cuando el famosísimo trío lírico Il Volo representó a su país con la bellísima y épica “Grande Amore”, una balada pop-lírica que se ajusta a la perfección a sus tres voces y catapultó a los cantantes hasta el tercer puesto del certamen y el primero del televoto. El grupo plasmó también la epicidad de la canción en la puesta en escena: al principio, gracias a las pantallas led del escenario de Viena, se ubican en lo que parece un atardecer oscuro y tranquilo. Conforme la canción avanza hasta el estribillo, la iluminación va intensificándose a la par que la tensión escenográfica, y continúa creciendo aún más cambiando los tonos azulados por colores mucho más cálidos. Hacia el final de la actuación, ya sumidos en la noche, los cantantes entonan el último estribillo tras una impactante explosión, cerrando la canción con un clímax épico, dramático y grandioso. Toda esta atmósfera y fenómenos lumínicos son acentuados con unos fondos muy interesantes: un escenario clásico, plagado de esculturas y columnas grandiosas y majestuosas que hicieron de la propuesta de Italia una de las mejores de su historia. Entre ellas podemos diferenciar a la archiconocida Venus de Milo, a Cupido y un busto quizá de Júpiter. Las columnas son de orden corintio.

euro8euro9

Como vemos, la cultura clásica subyace incluso en el festival de Eurovisión. Pero nos dejamos la parte más importante, una superpotencia eurovisiva heredera directa de la cultura clásica, y, sobre todo, helénica. Sí, pensamos lo mismo: Grecia.

Los guiños a la Grecia Antigua en Eurovisión han sido numerosos a lo largo de la historia del festival. No obstante, en 1979, cuando Grecia fue representada por la exitosa cantante Elpida con la canción “Σωκράτης” descubrimos la primera referencia. Esta canción sustenta un elogio para el filósofo al compararlo con una superestrella (“Σωκράτη εσύ σουπερστάρ”). También se hace mención de su juicio y su condena a suicidarse, relacionando a los antiguos atenienses, que no hacen nada para evitar su muerte, con Pilatoeuro10

“Πιλάτος λαός, σου πήρε το φως,
Σωκράτη εσύ σουπερστάρ,
κι η Αθήνα που τόσο αγαπούσες
φαρμάκι σου δίνει πικρό”.
(“El pueblo, como Pilato, te quitó la luz, Sócrates, tú, superestrella, y Atenas, a la que tanto amabas, un amargo veneno te da”).

Pero no se quedó aquí el asunto. Dando un salto hasta 2006, cuando el festival se celebró en Atenas tras la victoria de Helena Paparizou y su “My number one”, vemos que la delegación griega decidió inspirarse en sus raíces, en los antiguos teatros griegos, a la hora de diseñar el magnífico escenario que acogería a todas las candidaturas ese año. Y vaya si lo consiguieron:

 

euro11

Unos años más tarde, en 2011, Grecia volvió a declamar sus orígenes con el tema “Watch my dance”, aunque, como nos imaginamos por el título, combinándolas con sonidos internacionales. Esta mezcla, llevada a la perfección por el dueto formado por el cantante Loukas Giorkas y el famoso rapero Stereo Mike, se materializó en una fusión de hip hop y dancehall (la parte en inglés) con los ritmos tradicionales del “ζεϊμπέκικο” y el folk musical del “λαϊκό”, con todas sus características. Los hay que, por la singular manera de rapear de Stereo Mike, piensan que la parte en inglés intentaría emular a los antiguos rapsodas y sus fantásticas recitaciones. Además, para envolver esta actuación tan única, la delegación griega otorgó un toque clásico y épico, tan elegante como bello, al proyectar en las pantallas de Düsseldorf casi una quincena de columnas jónicas que acompañaban a los artistas y bailarines.

euro12

Con esta gran actuación Grecia consiguió colarse en el top 10 con una respetable séptima posición y ganar su semifinal.

Si bien es cierto que Grecia durante el s. XXI más bien se ha inclinado por alejarse de sonidos tradicionales y étnicos para centrarse en temas más internacionales, en inglés y pensadas para el mainstream, también se ha atrevido a mandar otras candidaturas mucho más suyas y concebidas para la helenidad, como  en 2010 con “ΩΠΑ!”, una alegre y movida canción que pretendía dar una palmadita en la espalda al pueblo griego en medio del pesimismo derivado de su mala situación económica; también en 2016 “Utopian land”, tema que pretende recuperar la esperanza frente a la crítica situación de Grecia y la crisis de los refugiados. Con este tema se cantó por primera vez en griego póntico en el festival de Eurovisión.

Para terminar, retrocedemos un año a nuestra vecina Lisboa. Grecia, para remontar la mala racha de años anteriores, opta por dar un cambio radical y envía una balada étnica muy épica para el festival, “όνειρο μου (mi sueño)”, interpretada por Yianna Terzi, hija del famoso Paschalis Terzi. Lo que es llamativo de esta canción, además de su inconmensurable belleza, es su letra: una conversación entre Grecia como entidad, la antigua Hélade, esplendorosa, rica y floreciente, con sus actuales ciudadanos, pesimistas por la trayectoria de su patria (con quien estarían hablando). La Hélade estaría disgustada al ver cómo sus “descendientes” reniegan de ella y quieren cambiarla, mientras ellos le contestan que, a pesar de todo, morirían por ella:

“Γιατί θέλεις
να μ’ αλλάξεις
και το μπλε μου
να ξεβάψεις;
Αν μιλήσεις
τα βουνά μου,
θα σ’ ακούσει
η μοναξιά μου”.

( ¿Por qué quieres cambiarme, desteñir mi color azul? Si hablas con mis montañas, mi soledad te escuchará.)

Πώς θες να σου το πω,
πως για σένα εγώ θα πέθαινα;
τη ζωή μου θα στην έδινα.
Τέλος και αρχή,
όλα είσαι εσύ.

(¿Cómo quieres que te diga que por ti yo moriría? Mi vida te daría. El final y el principio, todo eres tú.”)

Toda la letra de esta obra de arte merecería ser objeto de escucha, sobre todo para los filohelenos. Pero también la puesta en escena:

euro13

euro14La representante se viste de blanco y aparece con la mano pintada de azul (colores de la Γαλανόλευκη) pretendiendo emular el atuendo de una antigua diosa del Olimpo que puede jugar a su antojo con los efectos lumínicos, así como con el humo y la pirotecnia, gracias a los poderes que le aporta su mano azul.

 

 

 

euro15

Antes de concluir me gustaría comentar la actuación griega de este 2019 en Tel Aviv: de nuevo, Grecia da una vuelta de tuerca a su candidatura y decide enviar una preciosa balada en inglés con tintes muy internacionales interpretada por la greco-canadiense Katerine Duska. La canción en cuestión se llama “Better love” y habla de buscar, literalmente, un mejor amor, no reprimir nuestros deseos ni tratar de esconderlos, sino querer a quien queremos sin ningún miedo. En un principio poco tendría que ver esto con la Grecia de las poleis, ¿verdad? Pues he aquí la magia de Eurovisión: reunir los detalles más sutiles para construir grandes propuestas. Los medios de comunicación griegos la semana pasada, al contemplar por primera vez la puesta en escena durante los primeros ensayos, vieron que al menos la base  estaba inspirada en un retrato griego de Afrodita. La propia Duska reconoció esto en una entrevista al portal wiwibloggs poco después de acabar los ensayos: “sí, fue nuestra primera referencia, absolutamente, pero se trata de nuestra propia versión”. Teniendo en cuenta que la diosa griega del tema central de esta canción, el amor, es Afrodita, pocos cabos nos quedan por atar.euro16

El festival de Eurovisión es algo que, personalmente, me parece apasionante por su gama de colores, estilos, artistas, voces… Sí, variedad, libertad, arte, diversidad. En eso lo resumiría, quizá. Pero más apasionante aún me parece que mis estudios me estén ayudando a comprender tan profundamente este festival tan único, sobrecogedor y, sin duda, grandioso.

Julián Bautista

Vengadores, Juego de Tronos, Star Wars,… ¿mitos de hoy en día?

El 1 de mayo Guillermo Altares escribía en El País una columna titulada El Olimpo de los Superhéroes a propósito del gran éxito en taquilla de Los Vengadores y de la fidelidad que sagas como Star Wars o Juego de Tronos despiertan entre el público. En efecto, algunos quieren ver en estos personajes los equivalentes de los antiguos héroes homéricos.

No es la primera vez que se relacionan estas sagas con el mundo clásico. Hablando de la omnipresente Juego de Tronos, os traemos el texto de Eldiario.es ¿En qué se parece ‘Juego de Tronos´ al Imperio romano?, firmado por Christian-Georges Schwentzel, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Lorraine (El texto original se publicó en The Conversation). Desde luego, la influencia de esta serie es inmensa: hasta en un video del Museo Arqueológico Nacional, del que ya dimos información en otra entrada, Civitas. La ciudad hispanorromana, se recrea la cabecera (a partir del minuto 1:15).

Pero, ¿permanecerán estas historias casi treinta siglos después? Esa pregunta la aborda Carlos Garcia Gual en la sección El antrópologo inocente de A vivir que son dos días (Cadena Ser) del domingo 5 de mayo, a la que acudió para explicar por qué los mitos de la antigüedad siguen despertando tanto interés hoy en día. Quizá escuchándole se perciba la diferencia entre aquellas historias y las de las modernas sagas.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: