Curso intensivo de Latín elemental online

Ya es posible matricularse en el Curso intensivo de Latín elemental online que se celebrará entre el 5 de octubre de 2020 y el 12 de febrero de 2021.

Matricula ordinaria: 200 euros Matricula reducida para alumnos de la USAL:180 euros.

El curso empieza a nivel cero, está destinado para aquellos que no saben nada de latín; así pues, no se exige ningún conocimiento previo ni ninguna otra condición. Resulta especialmente útil para futuros alumnos de 1º de titulaciones en cuyo plan de estudios figura el latín, y en general para todos los estudiantes de carreras de ámbito humanístico y social, pero está abierto a cualquier persona interesada en iniciarse en el conocimiento de la lengua y cultura latinas.

El curso, eminentemente práctico, se desarrollará on line, utilizando la plataforma Studium de la Universidad de Salamanca. Está organizado en torno a unidades pequeñas. Cada una constará de un breve documento con las explicaciones teóricas pertinentes acompañado de una presentación en Power point que incida en los principales contenidos que el alumno debe aprender. Asimismo se incluirá un conjunto de textos latinos que servirán de base a estas explicaciones. Todo ello se completa con una batería de ejercicios, en su mayor parte autocorregibles, en los que los alumnos pondrán en práctica lo aprendido en cada lección. Cada unidad dispondrá de foros para consultar dudas tanto sobre la parte teórica como sobre los ejercicios, que serán resueltas por los profesores en el plazo máximo de un día (salvo fines de semana). Se establecerán pruebas periódicas para que el alumno constate sus progresos.

El curso prevé que el alumno emplee 60 horas de trabajo para la consecución de sus objetivos, que él puede distribuir de la manera que le convenga en el espacio entre su apertura (5 de octubre de 2020) y su cierre (12 de febrero de 2021).

Dirige: Susana González Marín. sana@usal.es

cartel def curso 2020

Nerón en la Casa Blanca

Nos envía Diego Corral el enlace a este texto que ha visto la luz en Público (1/6/2020) de Pablo Bustinduy: Nerón en la Casa Blanca. No es la primera vez que se compara a Trump con Nerón, como hemos podido comprobar en este mismo blog, pero la imagen que ilustra la columna (REUTERS/Yuri Gripas), que se tomó tras asistir al lanzamiento de la misión espacial SpaceX, parece escogida a propósito: Trump con el pulgar hacia arriba en contraste con la imagen tantas veces evocada de los emperadores romanos -y del propio Nerón- con el pulgar hacia abajo.

Trump

ustinov

Susana González Marín

Más pasatiempos en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca

Aunque ya en plena desescalada, seguimos nuestra serie de pasatiempos extraidos de las bases de datos de grabados de la Biblioteca General Histórica. Hoy os proponemos varias imágenes de lugares antiguos, ¿podéis adivinar de cuáles se trata? Escoged entre los nombres siguientes: Alejandría, Cartago, Jerusalén, Mérida, Roma.

Las soluciones están al pie de la página.

1.

Roma

2.

Alejandría

3.InkedCartago_LI

4.Mérida

5.

InkedJerusalen_LI

Susana González Marín

Roma

Cicerón y la arqueogastronomía

Cicerón vale para un roto y para un descosido. Una frase extraida de su obra Del supremo bien y del supremo mal (2, 90), “El hambre es el condimento de la comida, la sed de la bebida“, sirve como encabezamiento de una sección sobre cocina romana en una página llamada Arqueogastronomia (agradecemos el envío del enlace a Eusebia Tarriño).

Arqueogastronomía se presenta como un “espacio cultural donde puedes adquirir productos, experiencias gastronómicas y turísticas que hunden sus raíces en la historia y la arqueología”. En su tienda, Tabernae (no sé en qué caso exactamente, quizá el esperable nominativo singular taberna les sonaba poco latino) ofrecen productos como Flor de Garum Salsa antigua o Iberika, cerveza artesana. También tienen un blog donde incluyen recetas y entradas sobre historia gastronómica.

El caso es que resulta algo chocante el uso del texto ciceroniano en una página que nos incita a buscar  nuevas experiencias catando los sabores de la gastronomía romana. Cicerón en realidad atribuye el mensaje a Sócrates: …idque Socratem, qui voluptatem nullo loco numerat, audio dicentem, cibi condimentum esse famem, potionis sitim. “Y eso mismo le oigo a Sócrates, que no concede al placer ninguna importancia, cuando dice que el condimento de la comida es el hambre, y el de la bebida, la sed” (Trad. V. J. Herrero Llorente). De hecho, casi diríamos que parece precisamente un lema para todos aquellos que abominan de las sofisticaciones culinarias tan en boga hoy y de caprichos similares a los que la página propone.

La cita escogida para la sección denominada “Arqueofoodtour”, también de Cicerón (Sobre la vejez 45), tampoco resulta muy adecuada: “El placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación” (Trad. de E. Torrego); Neque enim ipsorum conviviorum delectationem voluptatibus corporis magis quam coetu amicorum et sermonibus metiebar. Eso sí, algo de éxito deben de tener, porque uno de estos tours ha sido incluido en el programa de RTVE “Las Rutas D’Ambrosio”, según nos informa Cádiz Buenas noticias.

Susana González Marín

Chicho Sánchez Ferlosio cantando el Carmen Arvale

El Carmen arvale era un canto litúrgico que los fratres arvales, un colegio de doce sacerdotes creado por el propio Rómulo, entonaban para la purificación de los campos (arva en latín) en el mes de mayo. El texto, muy antiguo, resultaba incomprensible para los propios romanos de la época de Cicerón. Chicho Sánchez Ferlosio grabó en su casa esta versión de Agustín García Calvo, recogida, comentada, traducida y explicada en Cartas de negocios de José Requejo. La canción se incorporó al disco A Contratiempo (1978).

Susana González Marín

En Roma también había perritos falderos

Eusebia Tarriño y Esperanza González nos envían el enlace a un reportaje de Salamanca24horas: Los romanos tenían perros miniatura como animales de compañía. La noticia la puedes leer también en La Vanguardia. Por lo visto, arqueólogos de la Universidad de Granada y científicos del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y el Instituto de Historia del CSIC de Madrid, han revelado en un estudio que los romanos ya tenían perros pequeños, del tamaño de un pequinés o chihuahua, como animales de compañía. Lo cierto es que, como apunta Eusebia Tarriño, Plinio en su Historia Natural habla de perros y cuenta historias sobre su extraordinaria fidelidad a los amos o su valor, pero siempre parece referirse a perros de una talla considerable, perros que los hindúes quieren cruzar con tigres o los galos con lobos; perros capaces de enfrentarse a un león o a un elefante. Nada hace pensar que existieran perros patada, salvo este descubrimietno de inhumaciones de perros en la necrópolis romana de Llanos del Pretorio, a la afueras de Córdoba.

Susana González Marín

 

A vueltas con Plinio y su cráneo: Javier Sampedro en El País

Hoy se hace eco de la noticia sobre el hallazgo del supuesto cráneo de Plinio el Viejo Javier Sampedro en El País: Cráneo de Plinio, quijada de esclavo; el científico resalta la transcendencia del enciclopedista y alimenta el mito sobre su muerte en la erupción del Vesubio que destruyó Pompeya; un mito que había surgido a partir de la carta que su sobrino Plinio el Joven dirigió al historiador Tácito (epist. 6, 16) relatando los hechos. Sampedro también introduce algunos rumores transmitidos en la antigüedad sobre la posibilidad de que Plinio el Viejo pidiera a los dos esclavos en los que se apoyaba que le dieran muerte (también se barajó la hipótesis de que fuera asesinado por ellos). Sin embargo, el tinte heroico de este relato siempre ha sido empañado por las propias noticias de Plinio el Joven, que dice que el cadáver fue encontrado intacto, con la apariencia de estar dormido. Este y otros detalles sobre su expedición desmienten la posibilidad de que la causa de su muerte fuera la asfixia, que acarrea grandes sufrimientos. Siempre se ha sospechado que murió de una crisis cardiaca que probablemente empezó ya durante el viaje. En cualquier caso, esta información hace suponer que uno de los dos esclavos sobrevivió para contarlo.

No está mal que de vez en cuando se revisiten estos relatos tradicionales que de otra  manera acabarán perdiéndose. Desafortunadamente, el colofón de Sampedro contiene una equivocación: la frase “Lo unico cierto es que nada lo es” es de Séneca (Epistulae Morales ad Lucilium 88.45.7) y no de Plinio el Viejo.

Os dejamos con un pasaje de la carta de Plinio el Joven en la traducción de José Carlos Martín Iglesias:

“(Plinio) abraza a su amigo, que tiembla de miedo, lo consuela, le da ánimos, y para aplacar los temores de éste, haciéndole ver lo tranquilo que él está, por su parte, ordena ser transportado hasta la sala de baños. Después de lavarse, acude a cenar y en todo momento muestra un humor excelente, o lo que es igualmente admirable, aparenta estar de un humor excelente.

[13] Entre tanto, en muchos puntos del monte Vesubio resplandecían unas altísimas llamas y unas enormes columnas de fuego, cuyo fulgor y claridad se veían aumentados por las tinieblas de la noche. Mi tío, con objeto de tranquilizar los ánimos, aseguraba que lo que ardía eran fuegos que habían sido dejados encendidos por los campesinos en su huida precipitada y villas abandonadas, sin que no quedase ya nadie allí. Seguidamente, se fue a dormir y disfrutó, sin duda, de un sueño muy plácido, pues los que pasaban por delante de su puerta podían oír claramente su respiración, que debido a su corpulencia era bastante ronca y sonora. [14] Pero, al cabo de un rato, el patio por el que se accedía hasta su habitación se hallaba tan cubierto de ceniza y rocas volcánicas, que, si mi tío se hubiese quedado más tiempo dentro de su estancia, le habría resultado imposible salir de ella. Así pues, tras ser despertado, se aleja de allí y se reúne con Pomponiano y los otros que habían preferido mantenerse despiertos. [15] Deliberan entre ellos si deben permanecer bajo techo o salir a cielo abierto. En efecto, los edificios vacilaban a causa de frecuentes e importantes temblores de tierra, y, como si hubiesen sido arrancados de sus cimientos, parecían moverse hacia uno y otro lado para luego recuperar su posición inicial. [16] Aunque en terreno descubierto existía el riesgo de las rocas volcánicas que caían, como estas eran ligeras y habían sido corroídas por el fuego, la comparación de uno y otro peligro hizo elegir este ultimo. Y ciertamente, en el caso de mi tío unas razones vencieron sobre otras, en los demás fue un miedo el que se impuso sobre otro miedo. Entonces, cortando tiras de ropa blanca, se sujetan con ellas unas almohadas sobre sus cabezas, esta fue su protecci6n contra todo lo que caía.

[17] Ya había amanecido un nuevo día en otras regiones, pero allí persistía una noche más obscura y más impenetrable que cualquier noche que se pueda imaginar, cuya negrura, no obstante, atenuaban muchas antorchas y luces de todo tipo. Decidieron acercarse hasta la costa y comprobar sobre el terreno si el estado del mar permitía ya salir a los barcos. Sin embargo, éste aún continuaba embravecido e innavegable. [18] Mi tío, reclinándose sobre un trozo de tela extendido en el suelo, solicita una y otra vez agua fresca para beber. Poco después, las llamas y el olor del azufre, que anuncia que el fuego se aproxima, hacen huir a todos los demás y a él parecen reanimarlo. [19] Entonces, apoyándose sobre dos esclavos, se puso de pie, pero de inmediato cayó de nuevo al suelo, debido, creo yo, a que el espeso humo que lo rodeaba le impedía tomar aire con facilidad, obstruyéndole las vías respiratorias, que, en su caso, eran estrechas y débiles por naturaleza y sufrían de frecuentes opresiones. [20] Cuando se hizo nuevamente de día, esto es, dos días después de que mi tío hubiese visto el sol por última vez, su cuerpo fue encontrado en perfecto estado, sin una sola herida y vestido exactamente con la misma ropa que él había querido ponerse. Por su aspecto, parecía más bien un hombre dormido que uno muerto. [21] Entre tanto, en Miseno mi madre y yo… Pero esto no interesa a la historia, y tú has querido conocer únicamente los detalles de la muerte de mi tío. Así pues, concluiré esta carta. [22] Añadiré tan sólo que te he hecho un relato completo”

Susana González Marín

Los libros del Seminario de Clásicas de Salamanca

Como aportación retrasada con motivo del día de las Bibliotecas (celebrado el pasado 24 de octubre) queremos hacer un esfuerzo por trasladar a la escritura una historia que hasta el momento solo permanece en la tradición oral: ¿dónde estuvieron los libros de Clásicas antes de recalar en nuestra actual Biblioteca?

De todos es sabido que el Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo desde hace muchos años ha dispuesto de la mejor colección de libros de España en su especialidad. Así pues, merece que se haga algo de historia en este año en el que se celebra el octogésimo aniversario de la creación de los Estudios Clásicos en Salamanca, acontecimiento al que esperamos dedicar atención en próximas fechas.

Hasta el año 1967 la Facultad de Filosofía y Letras y la Facultad de Ciencias convivieron en el Palacio de Anaya, la primera en las plantas superiores y la segunda en las inferiores. Aún hay rastros visibles del reparto de espacios: la inscripción casi borrada sobre la ventana de la P-6 que da al patio del Palacio, sin duda una antigua puerta que daba entrada a las dependencias de “Q. INORGANICA Y ANALITICA” (sic).

Ventana de Anaya

Durante la Guerra civil el edificio había sido convertido en el Servicio de Prensa y Propaganda de los golpistas, dirigido por Millán Astray, y los laboratorios siguieron trabajando al servicio de Franco. Parece ser que allí este le procuró espacio a Sarvapoldi Hammaralt, un presunto alquimista hindú que le prometió todo el oro que quisiera porque él conocía la fórmula para fabricar oro sintético.

Muy poco después de que el Palacio acogiera estas actividades, en el BOE del 16 de febrero de 1939 se publicó la orden, firmada en Vitoria por Pedro Sainz Rodríguez, por la que se creaba en la Universidad de Salamanca la Escuela de Filología Clásica.

Empieza la historia

Un hito fundamental para los estudios de Filología Clásica en la Universidad de Salamanca fue la llegada en 1942, como Catedrático de Latín, de Antonio Tovar Llorente, que además fue Rector de la Universidad entre los años 1951 y 1956. Martín S. Ruipérez resume así su principal aportación (Antonio Tovar y la Universidad de Salamanca, ed. digital extraida de Dos figuras señeras de la Universidad de Salamanca en el siglo XX: Ramos Loscertales y Tovar, Salamanca, Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Salamanca, 1995, pp. 23-32):

“Es así de imaginar la mezcla de satisfacción y de admiración con que fue saludada una de las primeras iniciativas de Tovar, ya en el otoño de 1942: la creación de un Seminario de Filología Clásica reuniendo en una sala los fondos de esas materias existentes en la Biblioteca de la Facultad. Los alumnos de especialidad y el propio Tovar realizaron el trabajo físico del traslado, colocación y ordenación de los libros. Allí estaban, directamente accesibles en los estantes, la Realenzyclopadie de Pauly-Wissowa, el Handbuch de Iwan Müller y Walter Otto, el Thesaurus Linguae Graecae de Stephanus-Didot, y el Thesaurus Linguae Latinae, el Corpus Inscriptionum Latinarum, las colecciones de textos de Didot, de Budé y la Bibliotheca Teubneriana razonablemente completas, amén de una serie de tratados y manuales de estudio y monografías (pienso en las gramáticas históricas de Kieckers, en la comparada de Meillet y Vendryes, en el Grundriss de Brugmmann-Delbrück, en los manuales de Métrica de Havet, de Rupprecht, de Koster). Algunos afortunados recibimos el honor de disponer de una llave que, a pesar de la mala cara del bedel, nos permitía trabajar en el Seminario incluso los domingos. El Seminario era para trabajar in situ y en esto Tovar era siempre riguroso y nos daba ejemplo: aun le recuerdo sentado en su pupitre del balcón de la calle de Palomino tomando notas y redactando su Sintaxis latina soportando la incomodidad de un seminario sin calefacción que hacía verdaderamente heroica la permanencia en él.”

Paulette Gabaudan confirma que esta sala se situó en la 1ª planta del Palacio de Anaya, la noble, en la esquina sobre las aulas P-4 y P-5 actuales, en la fachada que da a la c/ Palominos, como Ruipérez señala en su semblanza.

Placa de Tovar

En efecto, del papel de Tovar queda constancia en la placa que hoy día está colgada en la segunda planta de la actual Biblioteca (en el espacio junto a los ordenadores).

ANTONIVS TOVAR

HVIVS SCHOLAE A.D. MDCCCCXXXXII PROFESSOR CREATVS
SEMINARIVM PHILOLOGIAE CLASSICA INSTITVIT
CONLEGIVM TRILINGVE RESTAVRAVIT

STVDIA PHILOLOGICA TAM GRAECA ET LATINA ET IBERICA ET MINOICA

QVAM MODERNA

VEL NOVA APVD NOS VEL VBERIORA PROMOVIT

OMNES ANTIQVITATIS DISCIPLINAS PARI INGENIO ET STVDIO ET DOCTRINA

ALVMNOS DOCVIT

FACVLTAS HVMANIORVM LITTERARVM SALMANTINA
TANTO MAGISTRO IAM A NOBIS DISCEDENTI
GRATIAS QVAM MAXIMAS AGERE DECREVIT

CONLEGAE ET DISCIPVLI
HVNC TITVLVM

QVI OMNIBVS LEGENTIBVS TESTIMONIO SIT
MEMORI GRATOQVE ANIMO
CONLOCANDVM CVRAVERE
KAL. IVN. MDCCCCLXIIII

“Antonio Tovar, nombrado Profesor de este Estudio en el año 1942, creó el Seminario de Filología Clásica, volvió a poner en marcha el Colegio Trilingüe, promovió entre nosotros por vez primera o hizo crecer tanto los estudios de Filología Griega, Latina, Ibérica y Micénica como los de Filología Moderna, e impartió a sus alumnos todas las materias de la Antigüedad con el mismo talento que dedicación y sabiduría.
La Facultad de Filosofía y Letras de Salamanca acordó transmitir su mayor agradecimiento a tan gran maestro cuando ya nos deja.
Sus colegas y alumnos tomaron la iniciativa de colocar esta placa para que sirva a todos los que la lean de testimonio que lo recuerde y de su espíritu agradecido.
1 de junio de 1964”. (Trad. de Agustín Ramos)

En el Palomar

En el año 57 se efectuó el traslado de estos libros al ático del Palacio de Anaya, encima de la planta noble; la distribución de ese espacio era totalmente distinta entonces: el Seminario de Arqueología ocupaba una parte de la zona donde ahora hay cubículos de profesores y becarios, a él se accedía subiendo las escaleras. Antes de subir las escaleras estaba la fotocopiadora de Serafín, y a la derecha se abría un pasillo que conducía a los Seminarios de Clásicas y Románicas, de techos muy altos.

Adelaida Martín Sánchez recuerda este traslado, en el que colaboraron alumnos y bedeles, y nos cuenta que uno de los bedeles fue el que solicitó cargar con el busto que hoy llamamos de Homero (actualmente colocado en el despacho de la Secretaría del Departamento), pero que entonces creían que era de Demóstenes, pensando que era el de alguien muy importante: “Al Sr. Tovar lo traslado yo, que no lo toque nadie”. Allí los libros y revistas de Clásicas ocupaban dos salas contiguas con sendas mesas corridas, donde trabajaban los profesores. Allí recuerda Manuel García Teijeiro a Manuel Cecilio Díaz y Díaz, cuando preparaba su edición de El Satiricón de Petronio en Alma Mater. Según Teijeiro, los libros estaban ordenados por materias y los textos de los autores clásicos estaban colocados alfabéticamente por su nombre en latín. registros 2Allí se utilizaban ya los grandes libros de registros con tapas metálicas cuyo origen no hemos podido esclarecer completamente: algunos atribuyen el sistema a Ruipérez, pero parece claro que fue Javier de Hoz el que lo perfeccionó y detalló, como atestiguan Mª Carmen Vega, que entró a trabajar como bibliotecaria en esta época, y Carmen Codoñer. Todavía en la Biblioteca actual subsisten restos de esta antigua clasificación (nuestros PT, AF, QR, KL, X, etc.) en el 2º sótano y en las pasarelas elevadas del 2º piso. También se conservan los libros de registros.

registros 1

El Seminario de Clásicas se traslada a Hospedería

En la primavera del año 71, según José Carlos Fernández Corte, se efectuó un nuevo traslado de los libros al edificio de Hospedería, concretamente al espacio ocupado ahora por el aula H 2 (en la planta baja, en la esquina que ocupa la diagonal con la entrada), junto a la cual había algunos despachos, el de Koldo Mitxelena, el de Carmen Codoñer, el de Javier de Hoz… El resto de los profesores disponían de mesas individuales con cajoneras. A este espacio también se trasladó Mª Carmen Vega; el aumento en la carga de trabajo de la bibliotecaria hizo necesaria la ampliación de la plantilla, a la que se sumó una nuera de la famosa Dª Julia; tras la marcha de esta, se incorporó Pilar Vega, la hermana de Mª Carmen. El espacio estaba forrado de estanterías muy altas que implicaban cierto riesgo -de hecho, de una de las escaleras se cayó José Antonio Fernández Delgado y se rompió una clavícula–. Seguían junto a los libros de Clásicas los de Historia Antigua y Arqueología hasta que Marcelo Vigil, catedrático de Historia Antigua, se los llevó al llamado Palominos Viejo, la antigua Tabacalera, el edificio que ya entonces era propiedad de las monjas en la parte más alta de la c/Palominos, y con los libros se llevó a Genoveva, que trabajaba como bibliotecaria de esta sección y actualmente está en activo en la Biblioteca Histórica. En esta época Mª José Cantó recuerda la existencia de un depósito de libros que servía como almacén; con la ayuda de Carmen Codoñer y de Julián Sánchez Guarido creemos haberlo localizado: era el sótano del Palacio, una estancia que ahora sirve como archivo de la Facultad de Filología, al que hoy se accede por una puerta situada al fondo del pasillo de la fotocopiadora. Pero entonces se entraba por una puerta, ahora cerrada, en el primer descansillo de la escalera de Hospedería, desde donde unos escalones directamente conducen a este lugar. Gracias a la amabilidad de Julián Sánchez Guarido os podemos adjuntar unas fotos.

20191113_11060220191113_11062020191113_110650

Volvemos al Palacio

En el verano de 1975 se trasladaron los libros a la entreplanta del Palacio de Anaya. José Carlos Fernández Corte nos cuenta que fueron los propios profesores los que lo efectuaron. Aquel curso, especialmente agitado por la situación política y en el que se habían sucedido varias huelgas, el catedrático de Arqueología y Decano de la Facultad, Francisco Jordá, que había sido condenado a muerte por los franquistas y una vez conmutada su pena había estado en la cárcel, decía: “¡Miren los huelguistas!, ¡cómo trabajan!”

El Seminario de Clásicas en la entreplanta ocupaba todo el ala de la fachada que da a la c/ Palominos y parte de las dos alas laterales: se accedía desde la puerta del pasillo que actualmente da entrada a los despachos; la primera parte prácticamente se conserva como está, salvo que entonces la primera puerta a la derecha, siempre abierta, era la de la habitación de Mª Carmen y Pilar Vega, que trabajaban allí, y la segunda eran los servicios, un espacio bastante grande donde había también armarios y ficheros. No existía la pequeña habitación que hoy se usa como Seminario. A continuación había dos despachos: el primero según se entraba era el de Carmen Codoñer y Koldo Mitxelena (cuando este se marchó ocupó su lugar Pilar Fernández), y el segundo, de Paco Romero y Emiliano Fernández Vallina. Al final del primer tramo del pasillo otra puerta se abría a un gran espacio que ocupaba toda el ala y donde había mesas individuales para los profesores y mesas grandes corridas para los alumnos. A la entrada estaban los ficheros que aún se pueden consultar en la 2ª planta de la Biblioteca y en la pared junto a ellos la placa en homenaje a Tovar de la que hablamos antes. Las paredes estaban cubiertas de estanterías; de hecho, las había también en el espacio intermedio: un par de ellas, bajas, que colocadas perpendicularmente servían para “separar ambientes”; había otra, alta, que, enfrentada a la que recorría la pared opuesta a las ventanas que dan a la c/ Palominos, formaba un pasillo.Homero.jpg En la parte central de este pasillo, en la que ocupaba la pared, estaba colocado el famoso busto de Homero (o Demóstenes). Este busto fue protagonista de una rocambolesca historia allá por el año 88, cuando despareció una temporada, secuestrado por personas anónimas que lo mantuvieron como rehén hasta que los profesores adoptaran ciertas sugerencias sobre los métodos de enseñanza. Finalmente los secuestradores atendieron a razones (dice Rosario Cortés que hubo un intercambio de mensajes en el tablón de anuncios de la entrada al Seminario, junto al ascensor, aunque yo no lo recuerdo) y el busto fue devuelto, depositado en Conserjería en una bolsa de deportes –dicen– junto con una carta (por cierto, ¿alguien sabe qué fue de esa carta?)

En esta ubicación los techos no eran tan altos y bastaban para alcanzar los estantes superiores las escaleras de tres escalones de madera que ahora todavía se usan en la 2ª planta de la Biblioteca actual.

Escáner_20191120 (2)
Foto del Seminario de Clásicas en la Entreplanta del Palacio de Anaya. (El Adelanto, 22/10/1975, “El Palacio de Anaya restaurado. No hay suficientes aulas en la Facultad de Filosofía y Letras”)

Pero el Seminario no acababa aquí: la gran sala –hoy compartimentada en despachos– comunicaba con el ala oeste del edificio, que conserva la distribución de entonces en cinco habitaciones. En aquella época el distribuidor, tan oscuro como ahora, estaba cubierto de estanterías con las revistas de Clásicas. Como el espacio no bastaba, las revistas inundaban también algunos despachos.

La nueva Biblioteca

Después de aquella biblioteca, que muchos recordamos con cariño y con cierta nostalgia (hace poco, una antigua compañera, Asunción Hernández, evocaba la impresión que causaba aquel gran espacio luminoso), los libros se trasladaron a su ubicación actual. Aunque en esta ocasión el traslado físico de las cajas de libros lo realizó una empresa de mudanzas, los profesores los metimos en cajas y los desembalamos y colocamos en su nuevo destino. Corría el año 1994 cuando, siendo Directora del Servicio de Archivos y Bibliotecas Carmen Codoñer, se reunieron los fondos de los distintos seminarios de la Facultad (excepto el de Inglés), en el edificio actual, diseñado por Chueca Goitia en 1969 y construido a continuación; este, a la sazón, albergaba la sala de Lectura y los fondos de Literatura Española y Filología Inglesa. También allí estaba depositado el Legado Espinosa, aún útil y especialmente importante para la Filología Clásica. D. Ricardo Espinosa, catedrático de Griego durante muchos años en nuestra Universidad, en su testamento legó a la Facultad de Filosofía y Letras 550 cajas con 6.500 obras y 8.102 volúmenes; su catalogación y clasificación, en manos de trabajadores de la Biblioteca General, se prolongó hasta 1984. A los libros se añadió un ex libris, facsímil de la anotación que el propio Espinosa había hecho para la Dra. Teresa Santander, directora de la Biblioteca General, con la frase de Esquilo: Το δ’ ευ νικάτω, «Que triunfe lo bueno».

Y hemos llegado hasta aquí. Ya han pasado 25 años desde que nos hemos asentado en nuestra nueva Biblioteca. Muchas cosas han cambiado; de hecho, los sucesivos traslados han transformado también nuestra manera de trabajar y nuestras relaciones con compañeros y alumnos, pero quizá el cambio más evidente es el avance inexorable de los recursos electrónicos y el retroceso del papel. Pero no somos nostálgicos: solo deseamos que en esta nueva etapa de la historia nuestra Biblioteca mantenga el nivel que desde hace tanto tiempo ha tenido (para eso hace falta dinero, sí, digámoslo claro; no se hace solo con buena voluntad) y que haya muchas generaciones que sigan queriendo leer, en papel o en formato electrónico, a Homero y a Virgilio, a Safo y a Catulo, y a tantos otros que tienen tantas cosas que decirnos.

Este texto intenta ser una primera aproximación a la historia de nuestros libros; me hubiera gustado ofrecer una información más completa pero no siempre ha sido posible. Pido disculpas por cualquier inexactitud que haya podido cometer y animo a todos aquellos que puedan aportar o corregir algún dato a que se pongan en contacto conmigo para mejorar este relato, cuya firma quisiera que fuera colectiva.

Henar Velasco López ha sido la promotora de la idea y la puso en marcha recabando los primeros datos. A continuación enumero la larga lista de personas a las que he dado la lata desde que empecé a redactar el texto y que muy amablemente me han dedicado su tiempo (no hay generosidad más grande) y han colaborado en distinta medida en esta tarea:

Los testigos y protagonistas de aquellos años: Mª José Cantó Llorca, Carmen Codoñer Merino, Francisco Cortés, Rosario Cortés Tovar, Mercedes Encinas Martínez, José Carlos Fernández Corte, José Antonio Fernández Delgado, Paulette Gabaudan, Ascensión García Hernández, Manuel García Teijeiro, Genoveva Martín Martín, Mª Ángeles Martín Sánchez, Francisca Pordomingo Pardo, Agustín Ramos Guerreira, Mª Carmen Vega. En este capítulo tengo que destacar especialmente a Adelaida Martín Sánchez, que me ha proporcionado  información copiosa e interesante, y a Julián Sánchez Guarido, sin duda el mejor conocedor de los entresijos del Palacio de Anaya.

Me han sido de mucha ayuda en mis pesquisas Concepción Álamo, Margarita Becedas, Ángel Fernández Sevillano, Eduardo González Gonzalo, Vicente González Martín y Óscar Lilao Franca.

Muchas gracias a todos, profesores, bibliotecarios, alumnos, que en algún momento han sido actores y espectadores de esta historia.

No figura en estos agradecimientos alguien del que repetidamente nos hemos acordado, no solo yo, sino varias de las personas consultadas: Gregorio Hinojo; él me hubiera ahorrado mucho trabajo y a la vez hubiera disfrutado lo indecible iniciando discusiones sobre fechas y lugares.

Susana González Marín

 

La situación política en EEUU y la caída del Imperio Romano

Diego Corral nos envía el enlace a este artículo publicado el mes de octubre en The Atlantic: “The End of the Roman Empire Wasn’t That Bad. Maybe the end of the American one won’t be either“. El autor es James Fallows, que nos propone una lectura paralela, como tantas otras veces, entre el Imperio romano y las circunstancias históricas de EEUU; esta vez se trata de un tema poco frecuentado: la crisis de desgobierno actual en los EEUU puede ser una de las ya varias en las que la situación acaba remontando pero también puede significar el final definitivo, que no necesariamente tiene que ser tan malo. La población manifiesta su descontento general con la política nacional en EEUU pero sin embargo se muestra razonablemente satisfecha con las instituciones locales y la política más cercana, que busca soluciones inmediatas a los problemas cotidianos. Cuando el Imperio romano despareció y con él  los lazos que unían a la comunidad siguieron funcionando vínculos informales como conexión entre comunidades (la lengua latina, la red de comunicaciones, por ejemplo), que garantizaron el desarrollo basado ahora en instituciones de proximidad. Un fenómeno similar puede verse en la política estadounidense actual: por ejemplo, Trump se desmarca del acuerdo climático de París, pero alcaldes, estados y empresas adoptan sus propias normas para controlar el calentamiento global. Es deliciosa esta visión optimista de cómo la disgregación del poder puede desarrollar la creatividad y devenir en un acontecimiento positivo para el progreso. Ojalá James Fallows tenga razón, pero acabo de oír en la radio cómo en Ohio los republicanos presentan una propuesta de ley para no penalizar las respuestas de los estudiantes que sean científicamente incorrectas siempre que estén justificadas por creencias religiosas.

Susana González Marín

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: