Enlace

El hombre que no pudo escapar de la destrucción de Pompeya

El hombre que no pudo escapar de la destrucción de Pompeya

 

Anuncios

De nuevo la técnica al servicio de la arqueología

Con algo de retraso recuperamos el reportaje de Jesús Ruiz Mantilla publicado en El País del día 9 de febrero “Los 159 bombazos que destruyeron Pompeya por segunda vez”.

En realidad la noticia se refiere a dos proyectos en los que participa la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando relacionados con la arqueología clásica.

El primero es la reconstrucción digital de la Casa de Diana Arcaizante realizada por la RABASF en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y el Museo Arqueológico de Nápoles: “Han desarrollado un libro digital para el que se han utilizado herramientas que van desde drones a presentaciones en 3-D, estratigrafías, georradares y varias bases de datos combinadas. El trabajo, dirigido por  José María Luzón y Carmen Alonso, recoge no sólo los progresos en Pompeya sino también los retrocesos. Como el daño que sufrieron las ruinas por los bombardeos aliados de la Operación Avalanche, previos al desembarco en Salerno en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial.” Puedes disfrutar del resultado pinchando aquí

El proyecto sobre Numancia ha sido  encargo de Acción Cultural Española (AC/E): “Han reconstruido el aspecto de las casas mediante cámaras aéreas y fotogrametría. “Con auténtico rigor científico y una precisión milimétrica”, añade Carmen Alonso. “Tanto que mediante los vuelos del dron se ha podido establecer una nueva planimetría de la ciudad en que las curvas de desnivel apenas quedan separadas 15 centímetros una de otra.” Puedes ver aquí un video de la creación de este libro digital.

La química al servicio de Pompeya

Mª Ángeles Martín Sánchez nos envía esta noticia que se publicó en la edición del País Vasco de ABC el día 10 de abril:

El equipo vasco de investigadores que vela por Pompeya

Un grupo de investigadores del Departamento de Química analítica (pertenecientes al equipo IBeA de la Universidad del País Vasco) ha desarrollado un biocida natural elaborado con aceites extraidos de las plantas del  propio yacimiento con el que esperan minimizar el deterioro de las ruinas pompeyanas. También intenta devolver el color original a los frescos, cuyos pigmentos sufrieron una «deshidratación» provocada por el impacto de restos volcánicos del Vesubio.

 

 

Pompeya en el Belén Napolitano del Palacio Real de Madrid

Hacía tiempo que sentía curiosidad por visitar el Belén Napolitano del Palacio Real de Madrid.

Y no es que mi ciudad natal, Valladolid, de rica tradición belenista, no cuente con uno. Lo tiene, y muy bello. Puede visitarse en el Palacio de Villena, anexo al Museo de Escultura y hace dos años fue objeto de un montaje espectacular.

Pero yo sentía curiosidad… Ya saben, Pandora…

Por fin el año pasado lo visitamos mi esposo y yo, suyas y mías son las fotos que acompañan estas líneas.

 belen

 

Poco podía imaginar que a la entrada me esperaran unas columnas caídas, unos operarios desenterrando tesoros bajo la atenta mirada de un arqueólogo levantando sus planos… Que un poco más allá, al fondo, sobre una pared bermeja asomara una famosa imagen pompeyana (la del así llamado Mosaico de la Casa de Cicerón, cuya imagen ampliada puedes ver aquí), peculiares sones y panderetas.

Belén

¡Qué hermosura! Me dije. ¡Qué bonita forma de homenajear a Carlos III, bajo cuyo reinado y patrocinio allá en la bahía de Nápoles comenzaron a aparecer los restos de Pompeya y Herculano, mucho antes de que se convirtiera en Rey de las Españas!

Supongo que a ciencia cierta no podemos saber cómo fue su forma primera, fue creciendo poco a poco, iniciado por Carlos III para su hijo. Pero a buen seguro quienes idearon esas figuras querían agasajarle a él, a su heredero después, guardar memoria. O acaso fue el propio rey quien llevó la voz cantante…

Este año leo en la página de Patrimonio Nacional que incluso la figura de Carlos III se va a incorporar al Belén: se quiere rendir cuenta de su pasión por la arqueología. Yo me atrevería a añadir por el Mundo Antiguo. Recuerden si no su papel en el diseño del Paseo del Prado con su Cibeles, su Apolo, su Neptuno…

Para mí sumar a la belleza de tantas figuras el guiño a nuestros estudios fue un regalo inesperado. Y como tal “don” quiero ofrecérselo a todos los que escriben y leen este blog, y acompañarlo de mis mejores deseos para esta Navidad.

Henar Velasco López

P.S. Información sobre otros belenes reales aquí . Y si quieren saber de Pompeya lean el magnífico libro de la flamante Premio Princesa de Asturias 2016, Mary Beard (Pompeya, 2009) o vean su documental .

Mary Beard, premio Princesa de Asturias de ciencias Sociales

En contra de nuestra costumbre hoy sacamos dos entradas. Lo merece la noticia que acabamos de conocer: Mary Beard ha recibido el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. (Puedes leerlo en El País). Adelantamos por ello la entrada que estaba prevista para mañana.

A los estudiosos de Filología Clásica aficionados a la Historia Cultural no nos ha sorprendido la concesión del Premio Príncipe de Asturias a Mary Beard, una catedrática  de la Universidad de Cambridge, que sobresale  por la extensión y profundidad de sus conocimientos, pero sobre todo por su enorme originalidad. Lo que nos sorprende realmente es la amplitud de miras de un jurado que ha canonizado a alguien cuyo agudo sentido crítico se ha dedicado a desmontar muchas verdades convencionales acerca del mundo clásico y la ha llevado a  adoptar posiciones poco complacientes con el establishment. Entre ellas, su  postura tras el atentado de las Torres Gemelas, que  provocó que numerosos lectores de la London Review of Books retiraran su suscripción de la revista tras su sintético enunciado “the United States had it coming” algo así como “los Estados Unidos se lo tenían merecido” (lee el texto completo aquí); ello, sin embargo, no fue óbice para que poco tiempo después fuera invitada a un prestigioso ciclo de conferencias en Berkeley, las Sather Classical Lectures, que dieron origen a su libro sobre La risa en la Antigua Roma.

Lentamente su obra  ha ido llegando al público español en general, sobre todo tras una entrevista concedida recientemente al diario El País y tras la aparición en estos últimos meses de una Historia de Roma cuya lectura será sin duda muy recomendable. Mary Beard se preocupa siempre por la repercusión de la cultura clásica en la actualidad, y por la de la actualidad en la cultura clásica. Provocadora y ocurrente, colaboradora habitual del Times Literary Supplement y de la BBC, es una persona capaz de ir a visitar  a un lector adolescente que criticó en términos groseros su apariencia física para intentar convencerlo (con éxito) de que había otros valores que merecían ser tenidos en cuenta.

Ese talante moral va acompañado de una gran originalidad y brillantez. Complace ver, en sus artículos y libros sobre Los clásicos (en colaboración con J. Henderson, una especie de García Calvo de la Literatura Latina cuya prosa es casi ininteligible) la formulación precisa de un pensamiento curioso, a saber, que desde el Renacimiento cada generación de personas dedicadas a las lenguas y culturas clásicas parte de la desesperanzada convicción de que dominamos las lenguas que estudiamos mucho peor que nuestros predecesores. Nos sentimos epígonos frente a los gigantes que nos precedieron. Lo que no es óbice para que repitamos, cargados de razón, que las nuevas generaciones conocen los textos mucho peor que nosotros.

Sus libros, pese a su enorme erudición,  son muy amenos y de fácil lectura. M. Beard conserva de su formación académica anglosajona la facilidad ensayística para divulgar sin vulgarizar, lejos del esoterismo en el que caen muchos de sus colegas, demasiado técnicos y/o demasiado aburridos. Recomiendo la lectura de Pompeya para que meditemos un poco sobre lo que significa reconstruir una ciudad destruida no sólo por el volcán, sino también por las bombas americanas de la Segunda Guerra Mundial. Lucano anticipó que en Troya se veían ruinas de ruinas Etiam periere ruinae. En la  Pompeya actual contemplamos, gracias a la información de la estudiosa,  una  reconstrucción de las ruinas de las ruinas.

Nunca abandona Mary Beard la preocupación hermenéutica. Nuestra mirada sobre la Antigüedad tiene mucho de reconstrucción en la que están presentes las obsesiones de nuestra propia cultura.  Su brillante e instructivo libro sobre el Coliseo, escrito en colaboración con Hopkins (autor de un inolvidable Conquistadores y Esclavos), desentraña los secretos de un espacio urbano real preñado de connotaciones simbólicas. Ni que decir tiene que los cineastas que rodaron Gladiator la consultaron, como muestra de respeto a su autoridad académica. Lo mismo suelen hacer autores de novelas históricas de romanos como R. Harris.

En su obra titulada El triunfo romano M. Beard vuelve a demostrar su agudeza para descubrir aspectos del mundo romano que están llenos de interés para la mirada actual, tan propensa a observar los espectáculos de masas. Los romanos explotaron a fondo la cultura del espectáculo en un  Imperio multicultural que pretendía transmitir una ideología que cohesionara a millones de personas; es cierto que esta cultura no perdió su atractivo en ninguna época histórica, pero en pocas gozó de una salud tan excelente como en la actual.

Son precisamente estudiosos como Mary Beard los que han logrado que, pese a las estrecheces académicas por las que transitamos, ocasionadas por mentes más estrechas aún, sigamos recibiendo estímulos para continuar con los estudios clásicos. Felicidades por el premio, señora Beard,  y que siga  usted deleitándonos por muchos años con su espíritu crítico.

José Carlos Fernández Corte

 

 

 

Pompeya y la(s) erupción(es) del Vesubio

Como desgraciadamente nos muestran las noticias del terremoto de Ecuador de los días pasados, la corteza de la tierra se mueve, se pliega, se quiebra o se abre para soltar materiales incandescentes desde su interior provocando catástrofe a los que vivimos sobre ella. Pero no siempre lo hace de la misma forma, porque no siempre es igual el terreno que se rompe, ni la clase de erupción ni los tipos de magma que salen del manto.

Plinio el Joven tenía 18 años cuando vivió la erupción del Vesubio y, en medio de su correspondencia conservada, dos cartas dirigidas a su amigo Tácito, en las que narra el acontecimiento (Epistulae 6,10 y 6, 20), le han hecho especialmente famoso y le han permitido trascender los límites de la filología clásica para entrar en la historia en general y en algunas ciencias como la vulcanología en particular. Su descripción minuciosa de la erupción del 79 d. C. (bajo el reinado de Tito), ponderada de forma especial por la ciencia moderna, ha dado lugar incluso a la denominación de un tipo de explosión volcánica, la erupción pliniana, hoy desgraciadamente muy conocida (Monte Santa Elena [EE.UU.] en 1981, el Chichonal [México] en 1982 o el Pinatubo [Filipinas] en 1992, por recordar las de épocas cercanas).

Para nosotros la erupción que acabó con Pompeya (y con Herculano, Estabia y Oplontis) ha determinado muchos saberes sobre la cultura romana, gracias al estado de conservación en que la ciudad quedó sepultada y que comenzó a ser conocido a partir las excavaciones empezadas allá por el año 1738. Una casualidad hizo que se descubriera el teatro de Herculano y una inscripción dijo a los excavadores dónde estaba Pompeya. Ahí empezaron muchos de los conocimientos que hoy tenemos sobre el mundo romano. El propio Goethe dijo que, de las desgracias acaecidas a este mundo, ninguna había procurado a la posteridad mayor alegría que aquella erupción.

Pero Plinio no fue el único que nos contó el hecho. Tácito (Historiae 1,2) y Suetonio (De Historicis, 80), con menciones muy breves, y Dión Casio, años más tarde de forma más extensa [Ῥωμαϊκὴ ἱστορία 66, 21–23], dieron cuenta de la desgracia. Y tampoco el Vesubio ha escupido fuego y destrucción una sola vez. Años antes de la catástrofe clásica, en el 62 d. C., un terremoto había castigado fuertemente Pompeya (para muchos sismólogos modernos fue un anuncio de lo que se estaba gestando). Séneca lo cuenta en sus Naturales quaestiones (6,1,1–3; 6,1,10; 6,1,12; 6,27,1; 6,31,1) quejándose de que estos fenómenos no pueden evitarse ni preverse. También lo menciona Tácito (Annales, 15,22) y se han hallado en la Pompeya destruida varias reconstrucciones de edificios e inscripciones que las recuerdan. Modernas investigaciones en vulcanología relacionan terremoto y erupción y han puesto de manifiesto que el Vesubio ya había tenido en la edad del bronce, en torno al 1780 a. C., una erupción aún más brutal que la del 79.

Después de la famosa que destruyó Pompeya, están documentados varios terremotos y  erupciones más. La última, incluso filmada, es de 1944. Y se ha descubierto una enorme y ominosa bolsa de magma bajo la zona en la actualidad. Un documental del canal Historia (pincha aquí para verlo) correspondiente a la interesantísima serie geológica Así se hizo la tierra, aunque efectista y apocalíptico en los comentarios, muestra todo lo relacionado con las erupciones del Vesubio y con la realidad que se esconde bajo el volcán.

Parece que Vulcano, el dios romano probablemente correspondiente al Hefesto de los griegos, tiene una importante morada bajo la tierra en el golfo de Nápoles, pero a los que nunca hayáis ido a Pompeya os aconsejo atreveros a la visita. Merece la pena arriesgarse.

CC
Relieve de la casa de Caecilius Iucundus en Pompeya representando un terremoto

IsisInscripción que recuerda al benefactor que pagó la reconstrucción del templo de Isis tras
el terremoto del 62

Para los aficionados: hay cientos de libros y con muy diferentes pretensiones en los que encontrar documentación sobre la catástrofe de Pompeya. Voy a citar solo tres de distinto signo en los que encontraréis abundante información (y mucha bibliografía adicional). Los interesados en las fuentes antiguas de los datos que rodean a la historia de Pompeya encontrarán de enorme utilidad el libro de A. E. Cooley y M. G L. Cooley, Pompeii and Herculaneum. A Sourcebook (Routledge, 2014); para los curiosos de la cultura que la Pompeya sepultada nos permitió descubrir sugiero el de M. Beard, Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana (Crítica, 2009); y para los admiradores de la belleza de los tesoros artísticos que Pompeya nos legó, la preciosa obra colectiva coordinada por M. Ranieri Panetta Pompeya. Historia, vida y arte de la ciudad sepultada (Galaxia Gutemberg, 2004). Los dados a veleidades científicas (quizá no demasiados entre los lectores de este blog) que quieran distinguir entre erupciones plinianas, estrombolianas, hawaianas, etc., o entre volcanes de escudo, de fisura, de domo de lava, etc. lo pueden encontrar en cualquier manual de vulcanología y sismología o pueden utilizar como punto de partida las entradas correspondientes de la wikipedia (pincha aquí).

¡Ah! Y no dejéis de leer una novela preciosa, Pompeya, de Robert Harris. Defraudará a muy pocos, os lo aseguro.

Agustín Ramos Guerreira