Lecturas romanas

Este año se celebran los 1900 años de la muerte de Trajano y de la ascensión al poder de Adriano. Para conmemorarlo, les sugerimos la lectura de este libro, en el que su autor, Félix Machuca, tiene muy presente la figura de Trajano, El sueño del búho. Es ésta una novela que retrata la vida de las élites de Hispalis. Scaeva el Zurdo es un soldado hispano enrolado en la segunda legión trajana, que acaba de regresar a Hispalis tras haber luchado en las guerras dacias. Pero Hispalis ha cambiado, ya no es la misma tierra, por lo que intenta abrirse camino gracias a su habilidad en el manejo de las armas. Amor, celos, envidia y una conspiración para la sucesión del emperador Trajano.

En otro orden de cosas, la Diputación de Sevilla presentó en Fitur la publicación El Legado de Roma en Sevilla. Se trata de un completo recorrido por las vías de comunicación que en la Roma republicana e imperial unían los municipios de la provincia (Vía de la Plata, Ruta Bética Romana, La Vía Augusta). Podéis ver la publicación pinchando en este enlace.

Por último, para leer este verano, podemos encontrar en las librerías algunas obras muy actuales, pero todas ellas inspiradas en el mundo clásico:

  • Africanus: el hijo del cónsul, de Santiago Posteguillo.
  • Britannia, de Simón Scarrow.
  • Mater familias, de Lindsey Davis.
  • El retorno de Astrea, de Frederick A. de Armas.
  • El asesinato de Sócrates, de Marcos Chicot.

Elena Villarroel Rodríguez

 

 

 

 

 

 

 

9788490676905.jpg

 

 

Anuncios

La correspondencia de Circe y Penélope

Vamos a proponer a los lectores una novela de Begoña Caamaño: Circe o el placer del azul (Vigo, Galaxia 2014, traducción de Xosé Antonio López Silva; título original: Circe ou o pracer do azul). Continúa con el tema de la Odisea en la actualidad y también con el de las mujeres en la Antigüedad, tratados en otras entradas.

Circe1

La novela narra la amistad entre Penélope, la esposa de Ulises, y Circe, la hechicera hija de Helios (el Sol) y Perseis. Ambas son reinas, aquella de Ítaca y esta de la isla de Eea. Estos dos personajes, tan distantes geográficamente, se ponen en contacto cuando Circe decide escribir una carta a Penélope. Le cuenta, de la forma más respetuosa posible, que Ulises está con ella por voluntad propia y que son amantes. Así da a Penélope la oportunidad de utilizar la información como ella crea conveniente. A pesar de las circunstancias, se va forjando poco a poco una amistad entre las dos mujeres a través de las cartas que se mandan por medio de un pájaro.

La autora nos plantea una visión feminista de varios mitos clásicos, todos en relación con las dos protagonistas de la historia o familiares suyos, como Helena, Clitemnestra o Medea. Nos hace preguntarnos cosas como qué relación había realmente entre Ulises y Penélope y entre Ulises y Circe. También explica la razón por la que Circe tiene la costumbre de hechizar a los hombres que llegan a su isla o incluso el motivo por el que Helena llegó a Troya.

La autora imita sutilmente a Homero en el estilo y consigue que la mente del lector se traslade al contexto de la novela sin que la lectura deje al mismo tiempo de ser dinámica. Además también facilita la lectura con explicaciones, muy integradas en la historia, para quien no esté familiarizado con los mitos.

La literatura de Begoña Caamaño se caracteriza por la visión feminista que aporta a cada tema que trata. Además adapta el estilo al tipo de historia que narra. Con estas características la misma autora publicó en 2012 otra novela en la que también reinterpreta grandes mitos femeninos y por la que recibió el Premio de la Asociación de Críticos Españoles: Morgana en Esmelle.

Nuria Freiría

 

¿Te gusta la novela histórica? Esta es la que inspiró Gladiator

La Profesora Susana González hablaba el otro día de la importante actualidad de Roma a través de las palabras publicadas en El PAIS por Mary Beard. “La autora”, indica Susana, “parte de una situación ahora de plena actualidad: «A finales del siglo IV d.C., el río Danubio era el paso de Calais de Roma»”.

Recojo ambas referencias y me permito recomendar un muy amargo y excelente libro que abrió fronteras en el mundo de la novela histórica: El águila en la nieve, de W. Breem (1926-1990), Madrid, 2008 (=1970), Alamut (trad. N. Gres). Citado así a poca gente le resultará conocido, ni el autor, ni la obra; pero si recogemos que su personaje principal, el general Cayo Paulino Máximo, es el precursor del Máximo de Gladiator, nos interesará de inmediato la historia de cómo la última de las Águilas de Roma quedó destruida, sin que él y su mermado ejército pudieran hacer nada, por un río de hielo. Aquel Máximo, en distinta época que el conocido contrincante de Cómodo en la película, tiene que enfrentarse justamente al cruce de los pueblos bárbaros del Rin en el 476. El Rin no es el Danubio, como decía Mary Beard, la autora de El triunfo romano (Barcelona, 2008, Crítica); pero, para la realidad, el nombre importa poco. La odisea de los pueblos alanos, suevos, vándalos, …, pidiendo cruzar y ser aceptados en el Imperio, ya en su decadencia, es tan trágica como la actual peregrinación de los refugiados sirios. Me permito recomendar la lectura de esta obra a cualquiera que tenga interés en el mundo antiguo y en entender, si es que resulta necesario, a quien, tras abandonarlo todo, pide un desideratum por el que considera válido morir.

Isabel Moreno Ferrero