Revisión de la cronología de la historia del Mediterráneo

Manuela y Mª Ángeles Martín Sánchez nos envían el enlace de esta noticia publicada en ABC (17-6-2020), cuyo texto reproducimos:

Dos investigadores cambian la cronología de la Protohistoria en el Mediterráneo

El arqueólogo griego Stéfanos Gimantzidis, junto con el investigador Dr. Bernhard Weninger, ha realizado largos análisis de radiocarbono en el Egeo y se ha concentrado en el asentamiento de Sindos (una importante ciudad y cementerio de la Antigüedad), situado a pocos kilómetros de la ciudad de Tesalónica.

En Sindos, y gracias al apoyo y a la colaboración de las autoridades griegas, estudió su estratigrafía, y sus datos sobre cerámica y huesos animales estratificados resultaron consistentes con otra larga serie de datos de radiocarbono y dendrocronologías en el asentamiento de Assiros, cercano a Sindos.

Cambia la datación conocida hasta ahora

Los resultados de estos estudios, ahora publicados hace pocos días en la revista científica Plos One en ingles (https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0232906 ) se basan en el estudio científico de datos de radiocarbono y no en el histórico, utilizado hasta ahora. Los primeros datos científicos encontrados en distintos sitios arqueológicos del Mediterráneo Occidental (entre ellos la excavación hispano-tunecina de la antigua ciudad de Utica, en Túnez) donde se encontraba pequeñas cantidades de cerámica griega ya mostraban que la cronología debería elevarse de forma significativa.

Y es ahora cuando estos dos investigadores lo han podido demostrar con sus análisis de los datos de Sindos de forma científica. La conclusión, tras el detallado estudio de los datos de radiocarbono de material orgánico ( huesos animales domésticos) , muestran que el Periodo Geométrico tardío I data de 870 a 735 a.C., mucho antes de lo reconocido hasta ahora, que era de 760 a 735 a. C.

Revisión de la historia mediterránea

La primera implicación de esta nueva cronología permite comprender mejor el periodo Geométrico Tardío I que hasta ahora era considerado una fase transformativa en el Mediterráneo con una intensificación de contactos entre el Egeo y Levante y el principio de la expansión de las colonias griegas hacia el Oeste. Se pensaba que todo ello había ocurrido entre 760 y 735 a.C., en una sola generación, mientras que ahora todo ello deberá revisarse.

«Los cambios son radicales no solo para Grecia, sino también para la historia mediterránea», afirma Gimatzidis a ABC. Recuerda que los sistemas cronológicos en varias regiones del Mediterráneo dependen en parte de la cronología griega. Y comenta que discusiones parecidas sobre cambios de cronología se están llevando a cabo desde hace tiempo en Italia y España, teniendo como punto de referencia unos pocos fragmentos de cerámica griega como en Huelva.

Es consciente que aunque no se acepten de inmediato estos datos, ya comenzará el cambio que conlleva el retroceder cada fase de los periodos Protogeométricos y Geométricos entre 50 a 150 años. Considera por ello que se necesitan más dataciones y prepara nuevos estudios en el este del Egeo, concretamente en Efeso.

El arqueólogo griego de Viena

Stéfanos Gimantzidis, el arqueólogo que estudió en la Universidad de Tesalónica y obtuvo su doctorado en la Universidad de Berlín, es uno más de los profesionales helenos que investigan desde otras instituciones europeas. Lleva nueve años trabajando en Viena y es ahora Investigador Principal de la Academia de Ciencias Austriaca, investiga desde el Instituto Arqueológico de la capital. Dirige numerosos proyectos arqueológicos fundados por FWF (Fondo Científico Austriaco) concentrándose en la arqueología de la Edad de Hierro y los periodos arcaicos del Egeo, Italia, Oriente Próximo y los Balcanes. En esta excavación, ha colaborado estrechamente con el Dr. Bernhard Weninger, del Instituto de Prehistoria de la Universidad de Colonia y especialista en datación por radiocarbono y paleoclimatología

Semónides y el Mediterráneo

“Y otros
revolcados en medio del huracán marino
y entre las muchas olas de un mar cárdeno,
mueren, aunque luchaban
por ganarse la vida”.

Semónides en traducción de Aurora Luque (Aquel vivir del mar, 2015, página 90)

En apenas mes y medio, más de 200 personas han sido contabilizadas como muertas en el mar Mediterráneo este 2019. En los últimos años, el Mare Nostrum se ha convertido en una fosa común, como desgraciadamente hemos hecho eco en este blog desde sus inicios (pica aquí y aquí ). Esta transformación del Mediterráneo ha sido posible gracias a las eficaces necropolíticas de nuestros gobernantes e instituciones, que olvidando aquel principio de hospitalidad que rigió la mediterraneidad de los griegos, mantienen barcos de rescate atracados en sus puertos, sin permitirles actuar.

Para más información y datos exactos sobre lo que ha ocurrido en estos dos primeros meses del año recomiendo leer este reportaje de Contrainformación.es.

Marta Martín Díaz

 

Palinuro, patrón del Mediterráneo

El conocimiento de la antigüedad clásica no deja de utilizarse en la interpretación de la actualidad. Esperanza González nos envía el enlace a una breve reflexión que Máriam M-Bascuñán escribía en El País el día 16 de junio a propósito de la noticia de que el gobierno español iba a acoger a los emigrantes del barco Aquarius,  Aquarius, la fuerza del ejemplo. El texto empezaba recordándonos que Aquarius en la mitología griega se asociaba a veces con Deucalión, hijo de Prometeo, que, para salvarse del Diluvio ordenado por Zeus, construyó una gran nave donde se embarcó con su esposa Pirra. Cuando las aguas bajaron, ambos pudieron repoblar la tierra siguiendo las indicaciones divinas.

La autora ensalza la capacidad de la cultura antigua para plantear cuestiones universales. De hecho, ella no ha sido la única que ha recurrido al mundo clásico con este propósito. Diego Corral nos envía el enlace a un texto del escritor Santiago Alba Rico, Nuestra Antígona,  publicado el día 13 de este mes de junio en el número 173 de la Revista Contexto, CTXT. Lo que está pasando en el Mediterráneo forma parte de la situación general del mundo hoy día. Y España y el mundo entero están llenas de muertos, los que quedan en las cunetas de nuestros caminos y los ahogados en el Mediterráneo. ¿Cómo tratamos a estos muertos?  Esa es la pregunta que se plantea el autor: los cadáveres insepultos vistos a través de la lente de la antigüedad clásica. 

No es la primera vez que se invoca a Antígona para reclamar respeto a los muertos: Gustavo Martín Garzo el 9 de agosto de 2009 publicó en El País “Las enseñanzas de Antígona” para referirse a los cadáveres insepultos del bando republicano que quedan en los montes. Han pasado nueve años. Parece que pocos han escuchado a Antígona, pero ella sigue ahí.

Susana González Marín

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: