Una autoridad clásica

Marta Martín Díaz no senvía este enlace al texto publicado por David Hernández de la Fuente en El País del 13 de abril: Una autoridad clásica. Del conjunto nuestra colaboradora subraya el siguiente pasaje:

«Hoy preocupa la falta de integridad entre nuestros políticos, pero tal vez la solución haya que buscarla en una autoridad semejante en la sociedad civil. Antes que mirar al simbolismo de una figura sacra (monárquica o presidencial), tal vez la comunidad habría de protagonizar, como en toda etapa de refundación de los sistemas políticos participativos, una revolución clasicista que mirase hacia modelos incuestionables de ejemplaridad. Estos pueden hallarse, de nuevo, en las figuras y los textos inspiradores en torno a los sistemas participativos antiguos —democracia ateniense y república romana— que pueden tomar hoy de nuevo la voz, cuando vemos el naufragio moral de nuestros representantes entre comportamientos deshonestos y manipulación interesada de la idea del bien común».

Anuncios

“Leer a Ovidio puede ser mucho más estimulante que leer a David Foster Wallace”

Estas son las declaraciones de César Aira que encabezan la entrevista que ABC cultural publica con ocasión de la presentación de su última novela, Prins, en nuestro país. Reproducimos un pequeño fragmento:

P. Sin embargo, el protagonista de la novela dice que la base de todo intelectual que se precie empieza en el mundo grecolatino.

R. Es así. Justamente anoche estuve hablando con un amigo de eso. Hablábamos de Ovidio y de cómo con estos nuevos métodos de enseñanza de la literatura, que van tanto a la contemporánea, los jóvenes se están perdiendo todo ese tesoro de mitos, de sustrato de nuestra civilización, que es la cultura grecolatina. En fin, no sé por qué se están privando de algo tan rico y tan fecundo.

P. ¿Hay que volver a la tradición grecolatina?

R. No, no. No «hay que» nada. Que hagan lo que quieran, pero yo pienso que leer a Ovidio puede ser mucho más estimulante y más rico que leer a David Foster Wallace. De ahí no se saca prácticamente nada: imitarlo o admirarlo como mucho. Pero si uno lee a Ovidio, ahí tienes todo un mar de inspiraciones. O eso creo. Qué se yo.

Marta Martín Díaz

Sísifo, héroe absurdo

Vendo roca de Sísifo,
Sísifo añeja, bien lustrada,
llevadera, limada por los siglos,
pura roca de infierno.
Para tediosos y desesperados,
amantes del absurdo
o para culturistas metafísicos.
Almohadilla de pluma para el hombro
sin coste adicional.

Fragmento de «Anuncios» de Aurora Luque.

En 1942, Albert Camus publicó El mito de Sísifo. Encabezado por unos versos del épodo de la Pítica III de Píndaro («No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero apura el ámbito de lo posible»), este ensayo pretendía bucear, a través de sus cuatro partes y un apéndice, en «una sensibilidad absurda que podemos encontrar dispersa en este siglo [XX]».

El acercamiento existencialista a esta concepción de la vida como absurdo llevó a Camus a erigir al mítico Sísifo como «héroe absurdo» en su condición de «proletario de los dioses», quienes le condenaron a empujar eternamente una roca hasta lo alto de una montaña. No obstante, el conocimiento de su miserable situación (en la que, dice Camus, piensa cada vez que lleva a cabo su descenso para recuperar la roca y volverla a subir) le libera: al aceptar su inexorable destino, hace que el absurdo deje de serlo (como ocurre también con Edipo o Prometeo). Por ello: «Hay que imaginar a Sísifo feliz».

Cuando ese siglo XX en el que y sobre el que escribió Camus estaba despidiéndose (1997), su compatriota Frédéric Beigbeder, a través de su alter ego Marc Marronnier, comprendió —y actualizó— así la famosa cita en El amor dura tres años (traducida al español en Anagrama, 2003):

«Por fin comprendo la frase de Camus: Hay que imaginar a Sísifo feliz. Quiso decir que uno repite toda su vida las mismas estupideces pero que puede que la felicidad consista precisamente en eso. Tengo que agarrarme a esta idea. Amar tu infelicidad, ya que es rica en golpes de efecto».

Marta Martín Díaz

Video de la lectura de Metamorfosis

Gracias a Vega Sánchez, que filmó y editó las imágenes, en este enlace podéis ver el video de la lectura de las Metamorfosis que tuvo lugar el viernes 23 de marzo en el Aula Minor de Anayita.

La Universidad de Salamanca se ha sumado así a la convocatoria internacional de Lectura simultánea del poema de Ovidio, Festival Europeen Latin-grec, en cuya página se colgará la grabación.

Los textos se leyeron en la traducción de nuestros compañeros, Josefa Cantó Llorca y José Carlos Fernández Corte, que también colaboraron en la lectura. En ella participaron 22 lectores, alumnos y profesores de Filología Clásica -entre ellos el poeta Juan Antonio González Iglesias-, profesores de Literatura Española -Emilio de Miguel, Javier San José y Emilia Velasco-, y de Francés -Elena Llamas-, un alumno del IES Vaguada de la Palma, la Directora de la Biblioteca Histórica de la USAL, Margarita Becedas y el Jefe del fondo Antiguo, Óscar Lilao. Además amablemente también prestó su voz el poeta Antonio Colinas, siempre disponible cuando se trata de favorecer la visibilidad de las letras clásicas.

Esta es la lista completa de lecturas y de los lectores:

  1. El comienzo (Met. 1, 1-4): Agustín Ramos (en sustitución de Carmen Codoñer, que desgraciadamente no pudo acudir por causas ajenas a su voluntad)
  2. El diluvio (Met. 1, 253-312): Eusebia Tarriño, Marta Serra, Luis Arturo Guichard
  3. Apolo y Dafne (Met. 1, 452-566): Rosario Cortés, Javier Sánchez, Marta Martín, Jorge Noreña
  4. Mercurio y Herse (Met. 2, 707-747): Ana Lorena Nieto Manini
  5. Eco y Narciso (Met. 3, 350-464): Margarita Becedas, Óscar Lilao
  6. Venus y Marte (Met. 4. 169-189): Antonio Colinas
  7. Sálmacis y Hermafrodito (Met. 4. 285-330): José Carlos Fernández Corte
  8. La peste de Egina (Met. 7, 523-581): Humberto Mederos Díaz, Carmen Pérez González
  9. Dédalo e Ícaro (Met. 8.183-259): Juan Antonio González Iglesias, Mercedes Villamán
  10. Biblis (Met. 9, 450-563): Emilia Velasco, Emilio de Miguel, Elena Llamas
  11. Galatea, Acis y Polifemo (Met. 13. 870-897):  Nicolás Santos Martín
  12. Fábula de Polifemo y Galatea de Luis de Góngora, vv. 465-504: Javier San José
  13. Ifis y Anaxárete, (Met. 14.698-760): Mª José Cantó Llorca
  14. El final (Met. 15.871-879): Agustín Ramos (en sustitución de Carmen Codoñer)

El acto fue organizado por el Máster de Creación literaria de la Universidad de Salamanca y nuestro blog Notae tironianae.

A todos los participantes y al público asistente, muchas gracias.

Susana González Marín

Mujeres malditas en Radio 5

Recuperamos algunos podcasts del programa Mujeres Malditas, de Radio 5, que presentan la vida de mujeres míticas o históricas de la Antigüedad, que,a pesar de sus méritos, fueron estigmatizadas por las circunstancias sociales en las que les tocó vivir.

Antígona: la lealtad

Ariadna: la mujer abandonada

Clitemnestra: la pasión

Medea: la queja de las mujeres

Lucrecia: la castidad que derribó al rey

Safo de Lesbos: la décima musa

Aspasia de Mileto: el discurso de Pericles

Hypatia de Alejandría

Cleopatra: una mujer inteligente

Teodora de Bizancio: de prostituta a emperatriz

Marta Martín Díaz

 

Hace un año nos dejó Gata Cattana

El 2 de marzo de 2017 fallecía, a los 25 años de edad, Ana Isabel García Llorente, más conocida por su pseudónimo Gata Cattana, bajo el cual rapeaba, o Ana Sforza, con el que firmaba sus «versos libres». «Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos», como ella misma se definía en su biografía de tuiter, experta en Relaciones Internacionales y Sistemas de Defensa, se fue cuando aún dudaba entre ser Rapera, Politóloga o Catedrática.

Creía firmemente que «el arte trasciende a la propia muerte» y tenía claro que «hay artistas que siguen estando muy vivos a través de su obra y, sobre todo, siguen siendo útiles para las personas». De ahí que, tras hallar esa misma utilidad en las creaciones de autores tanto clásicos como contemporáneos, Ana habitara artísticamente entre el pasado mitológico, el pasado histórico y nuestro presente, a veces no tan distinto a estos («nos han dao un circo malo, pero nada de pan» como canta en Los siete contra Tebas). Por eso ella vivió dando más batallas que la Persia de Alejandro, subida a lomos de Ícaro hasta que se queme el avión, siendo mejor en lo que escribía como Cicerón; encallándose en su propia guerra civil, como Lisístrata, ya que «en todos los ámbitos de la sociedad hay machismo y el rap es, ni más ni menos, un reflejo de lo que encontramos fuera». Porque ella nunca fue Helena y ni siquiera Penélope, sino la Gorgo en Esparta,/ la Cleopatra en Egipto,/ y la peor de las Erinias. Como Antígona, una humana más con su éxito y sus crisis, el mito contra la φύσις, sin miedo a apocalipsis ni al castigo de los dioses. Invocando con su cadencia a la guerrera amazona, a la vestal romana, a Safo, a Hipatia, buscando una luz.gata-cattana-cordoba-U10189996906SzF--1240x698@abc

No sabía si precisamente esa influencia póstuma a través de la propia obra sería la inmortalidad, «pero sí que es lo verdaderamente importante». Non omnis moriar; ni siquiera en siete vidas, Gata.

Su primer EP Los siete contra Tebas, que incluye los temas Antígona y Los siete contra Tebas.

Su segundo EP, Anclas, donde se encuentra Lisístrata.

Banzai, su único LP, en el cual estaba trabajando cuando murió, fue  publicado póstumamente en octubre de 2017.

Entre 2013 y 2016, mantuvo activo un blog con poemas y reflexiones, también llamado Los siete contra Tebas, que puede seguirse visitando:

Ana también fue asidua de los Slam Poetry, en los que se proclamó en más de una ocasión vencedora, aquí recitando «La Satine»:

También publicó un poemario, La escala de Mohs (2017), que actualmente se puede seguir adquiriendo a través de pedidosgatacattana@gmail.com.

Marta Martín Díaz