Latín y griego para el siglo XXI: ubi fera sunt

A partir de hoy, 14 de noviembre, se desarrollará el programa del Curso de Formación del Profesorado Latín y griego para el siglo XXI, organizado por la Delegación de Salamanca de la Sociedad Española de Estudios Clásicos en colaboración con el Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo  y la Facultad de Filología de la USAL.

Lugar de celebración: Facultad de Filología. Anayita: Aula Minor. Universidad de Salamanca

Director del curso: Marco Antonio Santamaría Álvarez

PROGRAMA

Lunes 14 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Julián Méndez Dosuna
“El griego clásico y el griego moderno”

18.00
Prof. Dr. Agustín Ramos Guerreira “El latín y las lenguas romances”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Martes 15 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Eugenio Luján Martínez
“La etimología griega y latina de los nombres propios”

18:00
Prof. Dr. Juan Luis García Alonso “La influencia del latín en el inglés”

19.30 Discusión
________________________________________________________
Jueves 17 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Jorge Bergua Cavero
“Helenismos en el español contemporáneo”

18.00
Dr. Javier Andrés Pérez: “Leer y observar. La pervivencia de las letras clásicas en el arte”

19.30 Discusión
________________________________________________________
Lunes 21 de noviembre

16.30
Profa. Dra. Blanca Prósper
“Toponimia prerromana y toponimia latina de Hispania”

18.00
Prof. Dr.  Francisco Cortés Gabaudan
“Dicciogriego: un diccionario griego-español en línea”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Martes 22 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Luis Arturo Guichard
“El latín y el griego en la poesía contemporánea en español”

18.00
Profa. Isabel Gómez Santamaría “El latín en la narrativa juvenil”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Jueves 24 de noviembre

16.30
Taller sobre latín y griego en las artes actuales: cómic (Ibor Blázquez), música (Federico Pedreira) y videojuegos (Alberto López Redondo)

18.00
Prof. Dr. Esteban Bérchez Castaño
De rationibus linguae Latinae Latine docendae

19.30 Discusión

Anuncios

Hasta el curso que viene

Hoy despedimos el blog puesto que prácticamente está acabando el curso. Creemos que el balance ha sido positivo y, aunque ha habido momentos de desfallecimiento -especialmente hace tres o cuatro semanas-, hemos logrado mantenernos publicando al ritmo que nos habíamos propuesto, una entrada al día, salvo vacaciones, fines de semana y festivos (un total de 167 entradas publicadas). Hemos tocado temas variados y creemos haber cumplido con el objetivo de mostrar que, ya te fijes en Elsa Pataky o en Woody Allen, en Forges o en Renée Vivien, el mundo clásico está en todas partes. Para los amantes de los datos diremos que en Facebook tenemos 484 seguidores y en Twitter 206; el blog ha tenido 45.309 vistas y 25.485 visitantes (hasta este momento, día 16 de junio, 9:35), que proceden de todos los lugares del mundo, incluida Nueva Zelanda. Sin duda las entradas que han conseguido un éxito inigualable han sido las de los tatuajes: 7.937  visitas tuvo “20 tatuajes que no entenderás si no sabes griego y latín”, de Marina López Molina, y 5.648 “Errores para toda la vida: los famosos se hacen tatuajes en griego y latín”, de Marina Lozano. El mejor día fue el 13 de mayo de 2016, en el que se llegó a las 3.217 vistas.

Desde aquí queremos agradecer a todos vuestra participación y colaboración: primero a los que nos habéis facilitado el soporte económico, logístico y moral que necesitábamos; al Dpto. de Filología Clásica e Indoeuropeo y a sus Directoras Rosario Cortés Tovar y Adelaida Andrés Sanz; a la Delegación Local de la Sociedad Española de Estudios Clásicos y sus Presidentas, Mª José Cantó Llorca y Mª Paz de Hoz García-Bellido; al Dpto. de Literatura Española e Hispanoamericana y a su Directora Mª Ángeles Pérez López y especialmente a los profesores de ese departamento Javier San José Lera, Emilio de Miguel Martínez y Francisca Noguerol Jiménez; a la Delegación de Alumnos de la Facultad de Filología y a su representante Marcos Medrano Duque; al Decanato de la Facultad y a su decano Vicente González Martín, al Servicio de Actividades Culturales y su director Manuel Heras; a Mª Ángeles Martín Sánchez, maestra de algunos de nuestros alumnos, que desde el principio nos ha apoyado y nos ha proporcionado materiales interesantes. Agradecemos y pedimos disculpas a todos a los que hemos dado la lata y a los que hemos solicitado favores de distinto tipo, desde escribir y revisar entradas a formar parte de jurados literarios. No olvidamos a los que vinisteis a aquella primera reunión y especialmente a Cecilia Ares del Teso y Sabela Cacabelos Vidal, que se han encargado durante todo el curso de las páginas de Facebook y Twitter. Y naturalmente muchas gracias a todos los que habéis enviado información, redactado las entradas y a los que habéis participado en las actividades que se han organizado desde este foro. Por último, sólo nos queda agradecer su fidelidad y apoyo a nuestros seguidores y lectores.

Esto no es una despedida. Esperamos que el año que viene nuestros colaboradores vuelvan con ánimos renovados y llegue una nueva remesa de estudiantes de Filología Clásica que se incorpore a este proyecto.

Feliz verano a todos.

Marco Antonio Santamaría Álvarez

Mª José Cantó Llorca

Francisco Cortés Gabaudan

Susana González Marín

Gustavo Daniel Merlo

 

 

En la muerte de Umberto Eco

El pasado 19 de febrero nos dejaba para siempre el célebre pensador y novelista italiano Umberto Eco, que no necesita presentación para cualquier persona con una mediana cultura. Fue autor de sesudos e influyentes estudios sobre semiótica (de la que era catedrático en Bolonia), estética y crítica literaria, pero una simple glosa de sus aportaciones más relevantes requeriría más espacio que el aconsejable para una entrada de blog, así que me centraré en la obra que le lanzó a la fama tras convertirse en un imprevisible fenómeno de masas: El nombre de la rosa, aparecida en el ya lejano 1980.

Tanto la trama policíaca, en la que se suceden una serie de asesinatos enigmáticos, como la original ambientación, una abadía benedictina en el norte de Italia en el s. XIV, atrajeron a infinidad de lectores de toda condición, a los que no ahuyentó la ingente erudición que el autor despliega sobre los temas más variopintos: la economía monástica, la iconografía medieval, las disputas teológicas sobre la pobreza en la orden franciscana, las querellas entre papa y emperador, los saberes medievales sobre hierbas o sobre piedras preciosas, literatura clásica, cristiana y árabe… todo ello trufado con constantes expresiones y hasta párrafos en latín… sin traducción. Algún crítico señaló malévolamente que el éxito de ventas de la novela se explicaba porque ofrecía a los lectores la ilusión de sentirse cultísimos al sumergirse en ese mar de alusiones librescas.

rosaSi la novela arrasó como lo hizo fue sin duda porque podía leerse en varios niveles: estaba por un lado el argumento detectivesco, que se entendía sin gran dificultad prescindiendo de todo lo demás, pero los lectores más instruidos serían capaces de penetrar en los niveles más profundos, históricos, literarios, filosóficos y hasta teológicos, y llegar a descubrir la simbología de los personajes y las personas reales que se escondían bajo su máscara. Así, Adso de Melk, el novicio que presencia los hechos y los narra en su vejez, remite al verbo latino adsum, “estoy presente”. Su maestro, Guillermo de Baskerville, el perspicaz franciscano empeñado en desentrañar los crímenes de monjes, tiene parte de Sherlock Holmes (inmortalizado en el Sabueso de los Baskerville de A. C. Doyle) y parte de Guillermo de Ockham, lógico implacable, también inglés, franciscano y del s. XIV. Es sin duda la figura más homenajeada en el libro. El propio título de la obra apunta con claridad a la corriente filosófica de la que Ockham es el principal representante: el nominalismo. Ante sus teorías un estudioso del signo lingüístico como Eco sólo podía sentir la mayor de las fascinaciones. La rosa y su nombre. ¿Existe la rosa, o lo que fuera, aparte de su nombre, o sólo en él? La discutida relación entre nombre y esencia, ya tratada por Platón en el Cratilo, como recuerda Borges:

Si, (como el griego afirma en el Cratilo) el nombre es arquetipo de la cosa, en las letras de rosa está la rosa y todo el Nilo en la palabra Nilo. (“El Golem”, de El mismo, el otro; leído por el mismo autor, lo puedes escuchar aquí)

No es gratuita la referencia, porque no se precisa mucha imaginación para reconocer un trasunto de Jorge Luis Borges en el gran antagonista de Guillermo, Jorge de Burgos, hispano, bibliotecario y ciego. Sus dos personalidades condensan el meollo ideológico de la novela y encarnan los dos tipos de intelectual frente a la cultura de masas, descritos en su obra de 1965, Apocalípticos e integrados. El apocalíptico Jorge (benedictino) trata de preservar intacto y fuera de la circulación general el saber tradicional, en el que se contiene toda la verdad, mientras que el integrado Guillermo (franciscano), con ciertos aires renacentistas, cree que puede ampliarse mediante la razón y la investigación científica de la naturaleza. (No deja de ser curioso que los dos últimos papas hayan elegido los nombres de Benedicto y Francisco, aunque este último sea argentino y se llame Jorge).

Es memorable el debate final entre Guillermo y Jorge sobre la risa y su defensa en el segundo libro de Poética de Aristóteles, cuya última copia se guarda en el monasterio, pero mejor será dejar el tema para una nueva entrada.

Marco Antonio Santamaría

El papiro del wáter

papiroCuesta imaginar un destino más cruel para un documento que acabar siendo usado como papel higiénico. Eso fue lo que le ocurrió a un malhadado papiro de Oxirrinco con eruditos comentarios a unos versos de Ilíada (2.277-318). Es un contundente ejemplo de la gran paradoja que se da en la transmisión de los textos de la Antigüedad: los libros que se guardaron celosamente en bibliotecas públicas o privadas en su mayoría sucumbieron con el tiempo a incendios, saqueos y destrucciones, mientras que los que se desecharon y acabaron en tumbas, en basureros o como forro de momias (los llamados cartonajes), tenían el destino de ser recuperados. Durante décadas, la mayor mina de papiros griegos estuvo en la montaña de basura de la ciudad egipcia de Oxirrinco, desenterrada desde los últimos años del s. XIX por los célebres filólogos ingleses Bernard Grenfell y Arthur Hunt, pioneros y titanes de la papirología. Del montículo sacaron a la luz millares de papiros de todo tipo, que llevaron a la Universidad de Oxford y fueron publicando en la colección de los Oxyrhynchus Papyri, que aún se sigue editando y va ya por 80 volúmenes, con más de 5200 papiros. Las sorpresas no han dejado de sucederse, al aparecer entre los hallazgos fragmentos de obras literarias perdidas y de las que incluso no se tenía noticia, así como múltiples documentos de la vida cotidiana.

Uno de los ejemplares más curiosos es el papiro catalogado como P.Oxy. 67.4633, del s. III d. C., publicado en 2001, que se ha hecho famoso en círculos papirológicos tras aparecer hace unos meses en un blog de divulgación mantenido por Brice C. Jones. Ya el editor del papiro, J. Spooner, mencionaba su destino ignominioso, acrecentado por una investigadora de papiros bíblicos, Anne Marie Luijendijk, que lo ha calificado como “el papiro del wáter” (toilet papyrus), por si el pobre papiro no tuviera ya bastante con la pátina que lo recubre desde hace siglos. Este aditamento biológico, por cierto, se ha mostrado de lo más interesante para conocer la dieta del usuario (no el lector, el otro). Un arqueobotánico de Londres lo analizó y encontró restos de salvado de trigo, que precisamente suele prescribirse para el estreñimiento por su elevado contenido en fibra. Podemos preguntarnos sobre las razones para este uso tan inhabitual de un papiro (pues a pesar de estar pulidos, no debían de considerarse lo bastante tersos para estos menesteres). ¿Era lo que se tenía más a mano y fue tomado al azar entre papeles desechados? ¿O hubo un ensañamiento premeditado? ¿Se trató de la venganza de un escolar poco aplicado en los estudios homéricos, o fue obra de un erudito rival del autor de los comentarios? Recordemos que ya Catulo imagina enmerdados los versos del poetastro Volusio: Annales Volusi, cacata carta (36.1): “Anales de Volusio, papel lleno de mierda” (en
la traducción de Juan Antonio González Iglesias), o “Papel con palominos” (en la de
Aníbal Núñez, que intenta reproducir la aliteración de cacata carta). Solo hay espacio para elucubraciones. Confiamos en que en la sala oxoniense donde se conserva no necesiten pinzas para poder trabajar.

Marco Antonio Santamaría Álvarez

La tumba de Nefertiti: ¿estamos en vísperas del mayor descubrimiento arqueológico de la historia?

A finales del pasado mes de julio, el egiptólogo británico Nicholas Reeves daba a conocer una teoría bomba: detrás de las paredes de la tumba de Tutankamón podría encontrarse aún intacta la tumba de otra célebre figura de la historia de Egipto: Nefertiti.

Nef

 

 

Recordemos que la reina Nefertiti (c. 1370 a. C. – c. 1330 a. C.) fue esposa del “farón hereje”, Amenofis IV, conocido como Akenatón (reinado: c. 1353-c. 1336), artífice de la drástica reforma monoteísta de la religión egipcia, en la que Atón pasó a ser el único dios que recibía culto. En Amarna, adonde trasladó la capital, se halló en 1912 el bellísimo busto de Nefertiti, de imponente majestad, uno de los iconos del arte universal y pieza estrella de la Isla de los Museos de Berlín. Tras varios cambios de ubicación, actualmente se expone en el Neues Museum. Akenatón fue el padre de Tutankamón, pero su madre no fue Nefertiti, sino una hermana no identificada del faraón, según mostraron recientes estudios genéticos.

La revolucionaria teoría de Reeves sobre la ubicación de la tumba de Nefertiti partió de la publicación en internet de unas fotos de alta resolución de la tumba de Tutankamón, realizadas con un escáner de 3D por la empresa española Factum Arte. Examinando las fotos con detalle, Reeves descubrió en dos de los muros los perfiles de dos antiguas puertas, selladas y cuidadosamente camufladas.

Que la tumba de Tutankamón era demasiado pequeña en comparación con las de otros faraones de la misma dinastía (la XVIII) es algo que ya constató su descubridor, Howard Carter. Según Reeves, este hecho se debería a que en origen sería la tumba de Nefertiti y tendría una mayor extensión, con una distribución en forma de L y un giro a la derecha, como otras tumbas de reinas. Lo que debió ocurrir es que, al morir Tutankamón prematuramente a los diecinueve años, tras nueve de reinado (c. 1332–1323), su tumba aún no estaba preparada, por lo que se decidió instalarla en la parte más exterior de la tumba de Nefertiti. Los espacios interiores se habrían sellado y así permanecerían todavía hoy. Detrás de la pared occidental también habría una cámara sellada de la misma época que la tumba de Tutankamón.Tut

 

 

 

Una prueba de esta reutilización de una tumba preexistente es que la pared norte de la tumba de Tutankamón, detrás de la cual estarían las estancias ocultas, tiene una técnica de pintura diferente al resto, lo que prueba que es más antigua. De hecho, Reeves propone que el faraón muerto que está representado no sería Tutankhamón (como siempre se había creído), sino Nefertiti, para lo que ofrece paralelos de otros retratos suyos, con una característica marca de expresión bajo el labio.

rasgo

 

 

Reeves consiguió enseguida permiso de las autoridades egipcias para comprobar in situ la exactitud de su teoría. Desde septiembre se han realizado prospecciones con radar que parecen indicar con bastante margen de seguridad (según las autoridades egipcias) que en efecto detrás de la tumba de Tutankamón hay espacios huecos.

Si el descubrimiento de la tumba del joven faraón en 1922 por obra de Howard Carter dejó boquiabierto al mundo por lo fastuoso de sus tesoros, en especial de la deslumbrante máscara funeraria, es posible que un ajuar aún más rico salga a la luz próximamente, con imprevisibles consecuencias para la egiptología y la historia del arte.

Para más información:

http://www.larazon.es/internacional/nos-espera-nefertiti-detras-de-la-puerta-PJ10915082#.Ttt1e2khClWV9Z5

 

El artículo original está en: https://www.academia.edu/14406398/The_Burial_of_Nefertiti_2015_

 

Marco Antonio Santamaría Álvarez