Curso de latín en video

Hoy nos hacemos eco de la competencia. No somos los únicos que ofrecemos la posibilidad de aprender latín a distancia (pincha aquí para conocer nuestro curso, actualmente en marcha): Mª Ángeles Martín nos informa de que Carlos M. Aguirre ofrece un curso de latín en video para todos aquellos que no pueden seguir clases presenciales.

Susana González Marín

Anuncios

Emilio de Miguel lee en Rtve: Amo el latín

Si uno pone en Google “concentración en favor de los clásicos 8 septiembre” los dos primeros resultados nos remiten a la intervención de Jesús de la Villa en ese acto, cuyo texto podéis leer aquí (ha sido publicado en la página de la SEEC y se hace eco la página de Céfiro, Asociación Asturiana de Profesores de Latín y Griego). En honor a la verdad la mayor parte de los resultados que vienen a continuación nos remiten a distintas concentraciones de aficionados al automóvil antiguo repartidas por toda la geografía española.

Aunque la repercusión no ha sido mucha sí debemos hacer constar que la noticia se pudo leer en varios periódicos de ámbito nacional (El País, Público, El Mundo -cuyo titular fue especialmente deprimente-, etc. ) y hubo imágenes en varios noticiarios. Es más, el tema llegó hasta el programa La resistencia, donde David Broncano lo aprovechó en clave de humor (puedes verlo aquí; agradecemos a Bartomeu Obrador Cursach su envío).

En este apartado cabe destacar que la noticia de la concentración tuvo una presencia especial en RTVE, tanto en las Noticias de las 15:00 del 8 de septiembre como en las de las 21 del domingo 9. Pero además en ambos telediarios pudimos ver a Emilio de Miguel, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Salamanca, fiel seguidor de nuestro blog, leyendo en su despacho un texto que redactó para un acto en defensa de las Clásicas (“Yo conozco mi herencia, ¿y tú?”) convocado el día 12/12/12 a las 12:00 en toda España. En Salamanca se celebró en el edificio de Anayita de la Facultad de Filología y  constituyó un éxito de participación (Textos e imágenes en formato pdf son accesibles en el repositorio Gredos de la USAL; es más rápido buscar en Google Yo conozco mi herencia, ¿y tú? Gredos). En la televisión sale este fragmento, que nos deja con ganas de más:

El profesor Emilio de Miguel amablemente nos ha dado permiso para reproducir el texto entero y además ha tenido la deferencia de actualizarlo. Lo reproducimos a continuación:

Amo el latín

Amo el latín porque es una lengua en la que los buenos profesores no tienen por qué ser nativos. De hecho, mi querido Gregorio Hinojo era de Fuentes Calientes.

Amo el latín porque todos mis mejores pecados tienen nombre en latín. Y eso significa que los latinohablantes también los practicaban. Y quien practica mis mismos pecados, si tiene que condenarme, me condenará con mucha benevolencia.

Amo el latín porque cuando en esa lengua leí la palabra virgen la estaba utilizando Ausonio y era para invitar a las doncellas a disfrutar las rosas de la vida.

Amo el latín porque en español la mediocridad es funesta pero la nombrada por Horacio era dorada y su aurea mediocritas es mi aspiración en esta vida.

Amo el latín porque mis curas medievales, que eran individuos muy jaleosos, es decir, el campechano Berceo, el zumbón Juan Ruiz y el falso misógino arcipreste de Talavera, no hubieran podido escribir magníficos libros en castellano sin venir ellos mismos de leer magníficos libros en latín.

Amo el latín porque me es fiel. En efecto, en mi generación el latín y la fe iban unidos, pero cuando me divorcié de la fe, el latín se quedó conmigo.

Amo el latín porque es una lengua larga en recursos y de dulce aspereza. Y eso es justo lo que siempre he esperado de las lenguas que he amado en esta vida.

Amo el latín porque, nacido en Reinosa, parece que puedo presumir de un nombre con no sé qué abolengo regio cuando no es más que el nombre latino de una aldea llena de ranas: Ranosa.

Amo el latín porque era la lengua de Poncio Pilatos, el cual, además de cumplir muy bien con sus obligaciones como Presidente de la Comunidad Autónoma de Judea, era un tipo limpio que se lavaba mucho y muy bien las manos.

Amo el latín porque cuando hago turismo, el criterio para visitar o no un país es saber si antes estuvieron allí los romanos. Si no estuvieron, por algo sería, me digo, y prescindo de ese destino. (Exceptuados Nueva York y Brasil, claro).

Amo el latín porque los romanos tenían muchos dioses y en época de crisis o en caso de padecer gobiernos imbéciles que arrinconen a las Humanidades, la abundancia de dioses multiplica las posibilidades de blasfemia. 

Susana González Marín

Reportaje de la concentración del día 8 en Madrid en defensa de las Clásicas

Adhesión del Dpto. de Filología Clásica e Indoeuropeo de la Universidad de Salamanca a las reivindicaciones por las que se ha convocado la concentración de profesores y padres de alumnos en defensa del Griego y el Latín (Madrid, 8 de septiembre de 2018)

El Dpto. de Filología Clásica e Indoeuropeo de la Universidad de Salamanca desea
expresar su apoyo y adhesión a la Sociedad Española de Estudios Clásicos, la
plataforma “Escuela con Clásicos”, la Sociedad de Estudios Latinos, la Asociación
Cultura Clásica, la Asociación Cultural Hispano-Helénica, la Sociedad Española de
Bizantinística, la Asociación Murciana de Profesores de Latín y Griego y otros
colectivos, con respecto a la petición que realizarán al Gobierno de España el día 8
de septiembre para que se garantice la impartición de las asignaturas troncales de
Griego y Latín dentro del itinerario de Humanidades y Ciencias Sociales de
Educación Secundaria, considerándolas estratégicas en el currículo, y que con ello
se facilite la formación de grupos con aquellos estudiantes que estén interesados en
cursarlas, con independencia del número de alumnos matriculados y en igualdad de
condiciones al resto de materias troncales.
Asimismo, aprovecha la ocasión para felicitar a dichos colectivos por esta
iniciativa, que sin duda redundará en beneficio no sólo de los estudios y los
estudiantes de Griego y Latín, sino de toda la Academia y la Cultura de nuestro país.

En Salamanca, a 5 de septiembre de 2018.

Adjuntamos un reportaje fotográfico del viaje organizado desde aquí a Madrid. Agradecemos su envío a Mª Paz de Hoz, presidenta de la Sección local de Salamanca de la SEEC.

IMG_8064IMG_8108IMG_8106IMG_8105IMG_8104IMG_8102IMG_8085IMG_8084IMG_8083IMG_8081IMG_8080IMG_8077IMG_8076IMG_8075IMG_8073IMG_8066

 

Acude a la concentración en defensa del latín y griego en Madrid el 8 de septiembre

 La Plataforma Educativa “Escuela con Clásicos”, junto con la Sociedad
Española de Estudios Clásicos (S.E.E.C.), la Sociedad de Estudios Latinos
(SeLat), la Asociación Cultura Clásica, la Asociación Murciana de Profesores de
Latín y Griego (Amuprolag), el Collegium Latinitatis, la Sociedad Cultural Hispano
Helénica, la Sociedad Española de Bizantinística y otros colectivos, anuncia a los
medios de comunicación la convocatoria de una CONCENTRACIÓN ante las
puertas del Ministerio de Educación en Madrid (C/ Alcalá, 34), el próximo
sábado 8 de septiembre a las 12:00 de la mañana, para pedir al Gobierno que
se garantice la impartición de las asignaturas troncales de Griego y Latín dentro
del itinerario de Humanidades y Ciencias Sociales, considerándolas estratégicas
en el currículo y con ello se facilite la formación de grupos con aquellos
estudiantes que estén interesados en cursarlas, con independencia del número
de alumnos matriculados y en igualdad de condiciones al resto de materias
troncales.

La petición se produce en un momento en el que la pervivencia de las Clásicas en nuestros centros de Enseñanzas Medias está seriamente amenazada por la supresión de los grupos de Griego en muchos institutos españoles. Hay incluso autonomías en España en las que desde hace más de 10 años no se convocan oposiciones de Griego. La desaparición del Griego —que tememos inminente si no se pone remedio— significará, inevitablemente, en un plazo breve, también la del Latín, cuya lengua y cultura están estrechamente unidas a las griegas y contribuyeron a su vez a otorgar al mundo griego el papel central que le correspondió en la Europa humanista, moderna y contemporánea. Griego y Latín son dos lenguas, pero una misma cultura, como bien sabían los escritores y científicos griegos del Imperio Romano, que llevaron al mundo heleno a vivir su segunda edad de oro. Ambas lenguas y pueblos se retroalimentaron durante siglos y sentaron las bases de la cultura occidental. Fue aquel un modelo pluricultural, de integración y no de exclusión, lo que garantizó su pervivencia durante siglos.

Hoy toca defender el Griego como hace un par de años tocó defender la Filosofía. Es el modelo humanista de nuestra educación el que está en juego en un momento en el que otras naciones de nuestro entorno, como Francia o Italia, apuestan claramente por el reforzamiento del papel de los clásicos. No perdamos aquí una batalla que se está ganando en otras partes.

Conviene decirlo en voz alta: el estudio de Griego ayuda al alumnado a mejorar la expresión oral y escrita no sólo de la lengua propia, sino de cualquier otra que estudie, dado el común origen indoeuropeo de casi todos los idiomas modernos del continente, amén de sus estructuras sintácticas similares; gran parte del léxico culto de esas lenguas y la práctica totalidad del vocabulario científico y técnico de todo el orbe son helenismos. Es decir, el griego es una lengua universal con todas las letras y más viva que nunca.

El acceso a los textos griegos en su lengua original permite conocer directamente no solo la producción literaria griega, base de la latina y la occidental, sino también la vasta producción filosófica, científica y artística de los autores griegos y descubrir su amplia vigencia en el mundo actual. De esta forma, las nuevas asignaturas de Valores Éticos o Educación para la Ciudadanía, por ejemplo, se ven completadas y reforzadas, de forma natural, por los temas transversales tratados a lo largo de los dos cursos de Griego que, por desgracia, se están dejando de impartir en el Bachillerato. Gracias a esto, el alumnado afianza su conciencia individual y, mediante el autoanálisis, adquiere los valores humanísticos propios de una sociedad civilizada. Con la materia de Griego, juntamente con la de Latín, será consciente de su pertenencia a la comunidad política, socioeconómica y cultural europea, cuyos ideales de libertad, democracia, igualdad, mesura y respeto del ser humano tienen su origen en el mundo griego antiguo. La adquisición de virtudes como la solidaridad, la tolerancia, el respeto al resto de la comunidad, el desarrollo de la sensibilidad artística y literaria junto con los valores del ejercicio físico competitivos, a la manera de los certámenes atléticos panhelénicos, conformarán un ser humano armónico y completo, pleno de valores humanísticos (incluso los aspectos más controvertidos en la herencia de los clásicos merecen ser estudiados, porque aquellos, para bien o para mal, han sido fuente determinante de inspiración hasta nuestros días). Por añadidura, a nadie se le escapa que las materias de Historia del Arte o Literatura, además de la Filosofía o la Historia, se ven claramente reforzadas por el estudio de Griego.

En definitiva, es inadmisible que nuestro sistema educativo se vea privado del estudio de Griego en Bachillerato, dejándose paradójicamente aventajar por el de otros países del entorno, más o menos lejano, en los que la herencia greco-latina resulta menor en todos los aspectos.

Nos consta que los titulares tanto del Ministerio de Educación como del de Cultura reconocen el valor de las lenguas clásicas, pero es necesario y urgente que regulen su presencia en el currículo del Bachillerato de manera que se garantice la enseñanza de Griego con independencia del número de alumnos matriculados, impidiendo que pueda ser suprimida por los criterios más o menos espurios, en modo alguno educativos, esgrimidos por las direcciones de los centros, con la aquiescencia de la inspección educativa, criterios que habitualmente transgreden las normas estatales e incluso las propias normas de las Consejerías, como se ha visibilizado recientemente en el IES Abdera de Adra.

Aunque las competencias en Educación estén transferidas a las CCAA, es responsabilidad del Gobierno supervisar e intervenir, en su caso, las administraciones autonómicas que incumplen sistemáticamente su propia regulación además de las reglas de juego que son para todos, como el R.D. 1834/2008 sobre atribución docente de las diferentes especialidades, que no permite al profesorado de Griego o Latín impartir Lengua Española a costa de que el alumnado, por minoritario que sea, deje de cursar Griego.

El Museo del Prado organiza comentarios en latín a obras mitológicas

Mª Ángeles Martín nos informa de que el Museo del Prado ha organizado un itinerario educativo con comentarios en latín para conocer varias obras mitológicas: Venus y Adonis de Tiziano; El juicio de Paris de Rubens, Las tres Gracias de Rubens, etc. Algunas sesiones ya han tenido lugar pero los videos están colgados en la página web del Museo. Los comentarios están a cargo de Guillermo Palao, Jorge Tárrega Garrido y Esteban Bérchez Castaño, del Collegium Latinitatis.

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

LATÍN CON TINTA DE TORO

Vivimos en una época paradójica que busca la innovación en la Antigüedad y hace que la cultura clásica circule por caminos insólitos. El lenguaje publicitario de nuestros días habla latín. Así que esta antigua lengua de cultura ha cobrado nueva vida gracias a la publicidad.

1Puesto que las palabras en latín abundan en los nombres comerciales de los vinos de la D. O. Toro, decidimos emprender su estudio. Pero no queríamos únicamente usar estos nombres como pretexto para estudiar gramática, aunque es cierto que aprenderla así ha resultado mucho más agradable. No, nosotros queríamos ir un poco más allá, investigar el contexto social y cultural que daba al latín otra oportunidad, conocer las razones por las que se elige un nombre para un vino, en definitiva, comprobar que no aprendíamos solo para la escuela, sino también para la vida. Por una vez, los conocimientos de latín que íbamos adquiriendo en el instituto nos permitían relacionarnos con nuestro entorno, con las gentes de Toro dedicadas al cultivo de la vid y a la producción del vino. Ahora saber era una aventura y un medio para comunicarnos. Es decir, que nuestro proyecto tiene una parte académica, pero también constituye un estímulo social, una invitación a conocer la vida, las vidas asociadas a la cultura del vino.

Nuestra primera labor fue recopilar información elaborando un listado de los nombres de los vinos. Teníamos dudas y posiblemente no hayamos incluido todos los que existen, pero partiendo de una muestra de unas veinte referencias seguras podíamos llegar ya a algunas conclusiones. De entrada, observamos que la mayoría de las denominaciones contenían un único término latino (Alabaster, Celsus, Pictor, Triens), en unos pocos casos aparecían combinadas dos palabras latinas formando un sintagma (Spiritus Sancti), o encontrábamos sintagmas mixtos, formados por una palabra latina y otra en otra lengua (Cañus Verus, Puertas Novas, Volvoreta Probus). En alguno de estos sintagmas mixtos el término no latino podía “imitar” el latín (Cañus), o nos planteaba dudas el término que habíamos tomado por una palabra latina (Novas).

Nos fijamos luego en la clase de palabra a la que pertenecía cada término. Predominaban los sustantivos (Campus, Liber, Liberalia, Numanthia, Pictor), aparecían adjetivos (Celsus, Novellum, Prima, Tertius, Vetus, Probus), eran poco comunes los verbos (Adoremus, Amant), había algún adverbio (Nondum). Los sustantivos y los adjetivos están formulados casi todos en nominativo y la mayoría en singular (Campus, Celsus, Liber, Pictor, Tertius). Pero había excepciones, Spiritus Sancti está en caso genitivo y Liberalia es un plural.

Por su significante, todos eran nombres sonoros, que tenían algo de rotundo y evocador a la vez, como todo buen nombre comercial que aspire a hacer diana en la intención de compra del consumidor, pero no podíamos conformarnos solo con este eco, aunque fuera este el primer objetivo de la publicidad. Nosotros somos lectores críticos, incluso de textos de etiquetas publicitarias, así que nos importaba también el significado. Empezamos a pensar que en algunos casos la elección del nombre latino no se limitaba a una mera búsqueda de sonoridad. Y aquí advertimos que los nombres parecían responder a varias tendencias: topónimos (Cañus Verus, Numanthia, Pintia, Taurus, Termanthia, Termes, Spiritus Sancti), cultura asociada al vino en la antigua Roma (Liber, Liberalia, Novellum, Triens), guiños alusivos a la propia producción de la bodega que elabora y comercializa el vino (Celsus, Nondum, Prima, Tertius, Vetus, Volvoreta Probus), si bien en esta última tendencia hemos considerado en un apartado especial los nombres que contienen formas verbales (Adoremus, Amant). Sin embargo, los nombres Alabaster y Pictor no admitían clasificación en ninguna de las tendencias observadas.

2Comenzamos precisamente por ellos. Alabaster, con una pronunciación idéntica en latín y en español, posee una sonoridad poderosa y, además, por el significado de la palabra, “alabastro”, evoca el brillo de una superficie lisa, de hermoso pulimento, con irisaciones favorecidas por la luz del sol. Como el alabastro, el vino nace de la tierra, necesita sol y la mano del hombre lo afina. Alabaster significa también “vaso de alabastro para perfumes”, así que, por metonimia, es un nombre apropiado para una botella que guarda la esencia del vino. Pictor -la palabra latina para decir “pintor” y sobrenombre de la familia romana de los Fabios, entre los que se encontraba Fabio Píctor, el famoso analista, es decir, historiador que organiza su obra por años-  parecía también un nombre elegido por su propia sonoridad, aunque en la etiqueta aparece una mancha de pintura o tinta roja, como la de la uva tinta de Toro.

Continuamos por el grupo de los topónimos, es decir, las denominaciones que corresponden a nombres de lugar. Numanthia, Pintia, Termanthia, Termes designan antiguas ciudades con nombre romano, localizadas todas ellas en la zona del Duero. En cierto modo, buscan el arraigo de la bodega en la zona, entroncar con una tradición milenaria y prestigiosa, la del cultivo de la vid en las tierras de Toro. Son todos ellos un homenaje a la tierra. Curiosamente estos nombres comerciales pertenecen a bodegas que se han instalado en la D.O. Toro tras elaborar también sus vinos en otras denominaciones de origen. Y algo similar puede decirse del nombre Taurus, el que designaría en latín a la propia ciudad de Toro, pues ha llamado así a uno de sus vinos una bodega que llegó no hace mucho tiempo a esta denominación. Por supuesto esta misma tendencia a homenajear a la tierra también la cultivan las bodegas originarias de Toro, utilizando topónimos que hacen referencia a lugares más próximos, como Cañus Verus. Y, por último, el nombre Spiritus Sancti, es decir, “Del Espíritu Santo”. Aquí sabíamos que podía tratarse de un topónimo de cercanía, de una alusión a un lugar bien conocido para todos los toresanos: el Monasterio de Sancti Spiritus. Pero nos tentaba la idea de que el nombre fuera también un guiño para evocar la excelencia del vino, para decirnos que era divino, que tenía espíritu, que estaba bendecido, y que era misterioso, como el propio Espíritu Santo. Por qué no, si todo eso es capaz de trasmitirlo el nombre elegido. En este grupo de topónimos hemos encuadrado también Campus, siendo campus la palabra latina para referirse a una llanura, a un campo cultivado y, por metonimia, a la cosecha. Es un término general para designar la tierra donde se cultiva el vino y, a la vez, el fruto de esa labor.

3 vinoPasamos ahora a los nombres relacionados con la propia cultura del vino en Roma: Liber, Liberalia, Novellum, Triens. Aquí hemos aprendido que los nombres recuerdan el trabajo duro de los viticultores, pero también la celebración, la fiesta asociada al vino y al dios Líber o Baco. Sabemos que Liberalia nombra las fiestas celebradas en la antigua Roma en honor de Liber, Líber, antiguo dios itálico de la fertilidad identificado con el dios griego Dioniso, introductor del cultivo de la vid y dios del vino. Se celebraban el 17 de marzo y se caracterizaban por los cantos rudos y el uso de máscaras. Era el momento en que tradicionalmente los niños comenzaban a vestir la toga viril, es decir, marcaban uno de los ritos de paso a la edad adulta.

Por su parte Novellum, la forma neutra del adjetivo novellus,-a,-um, es un diminutivo de novus, -a,-um, es decir, “nuevo”, “joven”. Novella, -ae aplicado a vitis, el nombre latino para vid, significa “viña nueva, recientemente plantada”. Hemos sabido gracias a M. Remesal, responsable de comunicación de la bodega, que la elección del nombre estuvo marcada, por una parte, por el deseo de crear una relación entre la marca del vino y la historia, tradición y cultura de los vinos de Toro; y por otra, por la similitud fonética con “novela”, ya que al iniciar el proyecto del vino Novellum la bodega patrocinaba un premio literario de novela breve.

Por último, sobre el nombre Triens, averiguamos que la palabra latina triens, trientis designa una moneda de bronce de la antigua Roma, utilizada durante la República, equivalente a un tercio de un as. Pero otro significado de esta misma palabra nos parecía mucho más apropiado para nombrar un vino: el que hace referencia a una medida de capacidad equivalente al tercio de un sextarius, siendo el sextarius (0,54 litros) una sexta parte del congius (3,25 litros).

Por lo que respecta a los nombres alusivos a la propia producción de la bodega (Nondum, Prima, Tertius, Vetus, Volvoreta Probus), vimos en ellos la referencia al tipo de vino elaborado o a los primeros pasos en la andadura de una bodega. Nondum, que en latín significa “aún no”, Prima, que en latín significa “primera”, podrían hacer alusión a un vino joven o a un nuevo proyecto comercial. Tertius, que en latín significa “tercero”, podría referirse a que era el tercero en la producción de la bodega. Celsus, que significa “elevado, sublime”; Vetus, que significa “viejo”; y Volvoreta  Probus, donde el término probus significa “virtuoso u honrado”, pero también “de buena calidad”, y referido a plantas “que brota bien”, evocaban el esfuerzo por la calidad del vino y eran nombres de buen augurio.

Dentro de la tendencia a ver en los nombres guiños alusivos a las propias bodegas, ofrecemos la que tal vez sea nuestra interpretación más arriesgada, la relativa a los nombres constituidos por formas verbales conjugadas (Adoremus, Amant). Nos parecía que podían contener una especie de mensaje, una declaración de amor. Adoremus y Amant sonaban prácticamente igual en su traducción al español: “adoremos”, “aman”. Son verbos transitivos, pero su complemento directo no estaba explícito, hemos sobreentendido que se refieren al propio vino, ese es, a nuestro entender, el objeto del amor y de la adoración. La información sobre Adoremus contenida en la página web de la bodega confirmó nuestra intuición.

Hasta aquí la parte académica del proyecto, pero vamos a seguir trabajando en sus aspectos sociales.

Nos despedimos con una curiosidad, la palabra latina sapere, como en español saber, significa “saber” en el doble sentido de “tener conocimiento” y “tener sabor”, así que: sapere aude!

4 vino

Trabajo realizado por David Alonso, Pablo Pérez, Sara Prieto, Sheila Rodríguez, Mónica Ruiz, Zaira Rubio y Sheila Villafáfila, alumnos de Latín de 1º de Bachillerato del IES Cardenal Pardo De Tavera, de Toro (Zamora), coordinados por I. Gómez Santamaría, profesora de Latín de dicho instituto  (Proyecto de Innovación Docente de la Universidad de Salamanca; ID2017/212)

* Agradecemos la colaboración de D.O. Toro, Bodega Rejadorada. Y, especialmente, el entusiasmo de la profesora Mª Jesús López Fernández.

 

Relación de nombres de vinos

NOMBRE DEL VINO SIGNIFICADO DEL NOMBRE TIPO DE VINO BODEGA
 

Adoremus

 

adoremos

 

Reserva

Vino de larga guarda

 

Vega Saúco

 

Alabaster

 

alabastro,

frasco para perfumes

 

 

Reserva

Vino de larga guarda

 

Teso La Monja

 

Amant

 

aman

 

Crianza

 

Orot

 

Gran Colegiata Campus

 

llanura,

campo cultivado,

cosecha

 

 

Crianza

Top de gama

 

Fariña

 

Cañus Verus

 

Cañus Verus (Topónimo)

verus= verdadero

 

Crianza

 

Covitoro

 

Celsus

 

elevado, sublime

 

Crianza

Edición limitada

 

Vetus

Liberalia

 

Liberalia, fiestas de Líber, dios del vino  

Crianza

 

Liberalia

 

Liber

 

Líber, dios del vino

 

Gran reserva

Vino de larga guarda

 

Liberalia

 

Nondum

 

todavía no

 

Joven

 

Industria Alimentaria Vicente

 

Novellum

 

diminutivo de novus, -a, -um,“nuevo”

 

Crianza

 

Rejadorada

 

Numanthia

 

topónimo

 

Reserva

 

Numanthia

 

Pictor

 

pintor, Píctor (analista)

 

Reserva

 

Viña Guareña

 

Pintia

 

topónimo

 

Crianza

 

Vega Sicilia

 

Puertas Novas

 

novas= “nuevas”

 

Crianza

 

Valpiculata

 

Prima

 

primera

 

Crianza

 

Viñedos Maurodos

 

Spiritus Sancti

 

topónimo

(Del Espíritu Santo)

 

Crianza

 

Domaine Magrez  Espagne

Termanthia topónimo Reserva Numanthia
 

Termes

 

topónimo

 

Crianza

 

Numanthia

 

Tertius

 

tercero

 

Joven

 

Monte La Reina

 

Triens

 

medida de capacidad equivalente a 0.18 litros

 

Crianza

 

Legado de Orniz

 

Vetus

 

vetus= “viejo”

 

 

Crianza

 

Vetus

 

Volvoreta Probus

 

*volvoreta= mariposa (en gallego)

probus= “honrado”, “de buena calidad”, “que brota bien”

 

Joven

 

Viña Zangarrón