Pintadas en latín

Isabel Varillas nos envía una entrada aparecida en el blog Yorokobu que nos toca muy de cerca: “En Cambridge son tan cultos que hasta hacen pintadas de protesta en latín” (puedes leerla aquí) Fundamentalmente recoge lo que apareció hace unos días en las Noticias de la BBC (pincha aquí para leerlo). El caso es que, en efecto, en esta ciudad han aparecido grandes pintadas de protesta realizadas sobre casas de lujo (de aproximadamente 1.700.000 euros; parece ser que en Cambridge el precio del suelo es un gran problema y la vivienda es enormemente cara) ¡EN LATIN!.

Mira un ejemplo:LATIN6

El texto tiene su gracia porque no solo nos trae a la memoria aquellas famosas pintadas de la Vida de Brian, sino que nos informa de que ya había precedentes en Cambridge de este medio de protesta: “Hace un par de años, pintadas en griego y latín invitaban a los ciudadanos a retirar las bicicletas atadas a las barandillas de las escaleras de la ciudad.”

Pero además se señala la dudosa corrección gramatical de los textos; ¿qué quiere decir Loci populum! o Locus in domos? Y la que contesta no es cualquiera -al fin y al cabo estamos en Cambridge-: es Mary Beard. La ilustre profesora no encuentra una traducción y sugiere una posible interpretación: lo que quieren es protestar sobre el hecho de que un hermoso lugar haya sido convertido en viviendas y reclaman casas para la gente.

En fin, que es Cambridge.

 

Anuncios

Gazapos en tiempos del Imperio

Recientemente, una entrada en este blog se refería a un gazapo oficial en Zamora. No es la primera vez que desde Notae Tironianae se señalan estas particulares formar de recuperar el latín. Hace tiempo, el profesor Gregorio Hinojo se refirió a la expresión remontada interruptus en el diario MARCA o a caueat creditor en EL PAIS, entre otras entradas.
Como apunta el prof. Battaner en su comentario en Facebook, en la película La vida de Brian (The life of Brian, Terry Jones, 1967) hay una conocida escena en la cual Brian, «militante revolucionario» del Frente Popular de Judea, escribe sobre un muro una pintada en contra de los romanos (“romanes eunt domus”). Al ser sorprendido por un centurión, se produce el efecto cómico. A éste, poco le importa la proclama antiimperialista del mensaje (una parodia del “yankees go home”). Más bien, pone el acento en la construcción de la fórmula y adopta un comportamiento semejante a un temible profesor de latín.
Al final de la escena, Brian aprende la lección. Otros, a juzgar por lo que escriben sobre los cristales o en la prensa, no.

Gustavo D. Merlo