Julio César sobre Hispania

Irene Gómez nos envía este enlace a la columna de opinión de ABC: Palabras de Julio César a España (22/5/2020), de Martín-Miguel Rubio Esteban. Reproducimos el texto a continuación:

España es un país belicoso y un paisaje idóneo para la guerra. Sus habitantes siempre hemos sido despiadados y temibles guerreros. Ya César hablaba de estos parajes hispanos como los más propicios para la guerra que él había conocido: «Haec loca sunt montuosa, et natura edita ad rem militarem» (De Bello Hispaniensi, VII ). De todos los escenarios en que la Guerra Civil, entre cesarianos y republicanos, tuvo lugar, el de Hispania fue el más sangriento, el más salvaje, el más implacable. Aquí la Guerra Civil («Bellum civile ac domesticum») llegó a unos grados de tal crueldad que hasta enturbió el ánimo frío y calculador de Julio César. Sus sentimientos, profundamente excitados por la inhumana conducta de los hispanos, en ocasiones se desviaron. Nunca hubo lugar ni ocasión, como en otros sitios, para el perdón, y a todos los prisioneros se les cortaban las manos antes de soltarlos. Jamás César antes vio las barbaridades y amencia sangrienta que en España se perpetraban entre sí los españoles de distinto bando. Y eso que César había visto muchos crímenes horribles y espantos durante sus muchas conquistas. Lo dice incluso de forma expresa: «De acuerdo a los recuerdos que los hombres tienen jamás estas cosas se habían hecho».

La compasión no existía hacia ningún ser vivo, ya fuera anciano, mujer o niño, que fuera prendido por los enemigos. «Vivos aliquos ceperunt, qui postero die sunt interfecti». No había jamás clemencia en la rendición de cualquier pueblo de Hispania, sino exhibición de crueldad infinita. Los siervos estrangulaban a sus amos, y a los hijos y mujeres de estos, para salvar la vida ante un enemigo siempre inclemente. Las matanzas de ciudades enemigas enteras («iugulatio oppidanorum») era el procedimiento ordinario. A los enemigos políticos se les mataba no sin antes pasar por la espada a la familia entera. Contra la crueldad de algunos, César, contra su costumbre, comenzó también a ser cruel. Así, el esclavo que mató a su dueño, y a su mujer y a sus hijos, para conquistar el corazón de César, César lo quemó vivo. Aunque, en general, a los esclavos los crucificaban y a los soldados los decapitaban.

La palabra «ferocitas» sólo se emplea en el Corpus Cesarianum en el caso español. Es un hápax que César reserva para nosotros. Y es evidente que «ferocitas» deriva de «fera», animalizándose con ello la humanidad del hombre, lo mismo que hoy el coronavirus de la nueva gripe es un contacto de lo humano con lo animal. Cuando la peste viene de enfermedades de animales sólo la risa puede conjurar a la muerte que trae la pandemia. Por eso los romanos, de acuerdo a lo que nos cuenta Tito Livio, conjuraron el miedo mortal a la primera gran pandemia trayendo a ludiones e histriones etruscos que los hicieran reír. Fue así cómo nació el teatro en Roma, ofreciendo a la muerte la carcajada. Mejor la muerte por epidemia que coger una tenebrosis. Ambas epidemias te dejan un color macilento, caquéctico. La tenebrosis es siempre peor que una gripe, aunque sea de coronavirus. Quizás el rito apotropaico de la risa habría que celebrarlo ahora en España, en estos momentos.

La muerte entre hermanos fue también muy frecuente en Hispania durante esta guerra civil entre César y el moribundo régimen republicano: «Miles, qui fratrem suum in castris iugulasset, interceptus est a nostris, et fusti percussus». Este tipo de crímenes los romanos los castigaban matando a palos al fratricida. Se utilizaban los cadáveres de los enemigos para hacer las empalizadas frente a los enemigos sitiados, y las cabezas de los muertos, puestas en orden, se volvían hacia los enemigos para que se consternasen sus ánimos y el terror los paralizase. Es así que la crueldad se retorcía y complicaba tanto que producía arabescos de horror.

En la toma de Córdoba, César, infectado por el ambiente de horror, ejecutó a 22.000 personas. Se ejecutaba de noche en masa a las cohortes más tímidas y dubitativas en la pelea. César entró en Sevilla con la cabeza de Pompeyo «El Mozo» (Adulescens), para exponerla él mismo en la principal plaza de la ciudad. Y terminada la guerra, César se despidió de Hispania con un discurso de estilo ático, dirigido para aquellos españoles, pero que también nos puede llegar a nosotros, que hemos repetido bastantes veces los mismos pecados de nuestros padres, y del que podemos entresacar las siguientes líneas: «“Vosotros habéis aborrecido siempre la paz”, de suerte que el pueblo romano no puede jamás sacar de aquí sus legiones, a fin de que no os matéis entre vosotros. Los beneficios los recibís como injurias, y estimáis por favores los agravios. Despreciáis a quienes os gobiernan bien, y amáis a quienes os tiranizan. Así jamás habéis podido conservar ni la concordia en la paz ni el valor en la guerra (“Ita neque in otio concordiam, neque in bello virtutem ullo tempore retinere potuistis”)».

No está uno desde luego muy seguro de que los españoles hayamos cambiado mucho nuestro carácter moral que Julio César describió hace 2.070 años. Y no lo está a tenor de algunos comportamientos que nuestros políticos tienen, que no son conscientes de lo que pueden producir con sus palabras incendiarias en un entorno con tantos materiales milenariamente inflamables. Hace cuarenta años los españoles, quizás por primera vez, usamos la paz para llegar a la concordia fraternal, de suerte que la paz fuera más auténtica y más segura, pero desde hace unos pocos años jugamos al peligroso juego de desmontar la concordia. No hacemos bien. La concordia y la paz en este suelo son conquistas que han costado mucho conseguir, y haremos muy bien en mimarlas continuamente, haciendo, entre otras cosas, que la libertad de expresión sea indivisible, y que bajo ella se expresen todos, estos y los otros, los de un bando y los de otro. La hazaña de estos últimos cuarenta años la tenemos que proteger con todo nuestro afán. Es nuestro tesoro común.

 

Cosas que hacer en cuarentena (7): ver teatro clásico online

Desde el área de Teatro del Ayuntamiento de Béjar celebran el Día del Teatro (el pasado 27 de marzo) con varias propuestas que son accesibles en la red hasta el miércoles 1 de abril; entre ellas la versión de la comedia de Terencio, “El Eunuco”, estrenada en la 60 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y “Julio César”, estrenada en la 59 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

La divulgación es imprescindible: Canfora en la red

Mary Beard ha demostrado que el mundo clásico puede interesar a un público más amplio que el especializado. Sin ser Mary Beard, en una escala más modesta Luciano Canfora, catedrático emérito de Latín y Griego de la Universidad de Bari, también ha considerado que la divulgación es tarea suya. Poco conocido fuera de Italia en los círculos intelectuales ajenos al estudio de la antigüedad, sin embargo es uno de los pocos filólogos clásicos que consiguen ver algunas de sus obras traducidas al español: Julio César. Un dictador democrático, La biblioteca desaparecida. Pues bien, Óscar Lilao nos informa de que en la red podemos escucharle hablar sobre distintos temas del mundo clásico: Julio César o Pericles.

Descubre qué tienen en común Taylor Swift y Cayo Julio César

Las letras clásicas a veces son tan impredecibles que nos rodean sin que lo sepamos. No hay nada más gratificante que ver cómo personas tan admiradas y exitosas como Taylor Swift incluyen, aunque sea de forma subliminal, un poquito de lo clásico en su trabajo. Bueno, sí que hay: ver que se hace con criterio y con sentido. Un día cualquiera aparece entre los símbolos de uno de los videoclips con más repercusión de nuestra era una frase en latín, y los clásicos, hasta encontrarla, rastreamos cada segundo con miedo, por una parte a que se produzcan y perpetúen equívocos tan horribles como si fueran la Biblia, y, por otra, con ilusión y expectación ante la intriga de cómo alguien tan reconocido se ha dado cuenta de que el mundo clásico y el contemporáneo se solapan y conectan continuamente. Y entonces descubrimos cómo veinte siglos después la historia se repite y la famosísima Taylor Swift se siente en la piel de Julio César, y es así como lo manifiesta:T!.jpg

¿No lo ves? Bueno, primero déjame que te explique:

Gaius Iulius Caesar fue un líder militar y político del ocaso de la República de Roma, además de uno de los más excelentes y reconocidos escritores del latín (autor de la famosa De Bello Gallico y de De Bello Civili, entre otros).

Tras la Guerra de las Galias, su ingente acumulación de poder le acarreó una grandísima oposición entre sus enemigos políticos del Senado que terminó traduciéndose en una nueva guerra civil que César gana. Esto le procuró salir tan reforzado como para ser reconocido amo y señor de la República y autoproclamarse cónsul y dictator perpetuus. Aunque inició una próspera época de gobierno, en el Senado, ante la posibilidad de que César quisiera restaurar la monarquía en su persona, se empezaron a fraguar intrigas que se acrecentaron hasta convertirse en miedo, un miedo que movería a un grupo de senadores, entre los que incluso había personas de confianza de César como Bruto, a maquinar una conspiración para matarlo y evitar de ese modo que los valores de la República peligrasen (además de aspiraciones e intereses particulares). Así, en los idus de marzo, César fue asesinado.

Es muy difícil determinar con total seguridad qué condiciones gestaron el asesinato de César y el motivo real que movió a los senadores. No obstante, esta conspiración, de la que aún en el siglo XXI un ídolo de masas tan influyente como Taylor Swift se sirvió para uno de sus videoclips, ha pasado para siempre a los anales de la historia: Autores como Eutropio y Suetonio nos cuentan que todo comenzó cuando César acudía al Foro, donde, tras ser convocado allí por una serie de senadores (los conspiradores, liderados por Longino y Bruto) escucharía una petición escrita por ellos. Tanto su mujer Calpurnia como Marco Antonio como intentaron detenerle, pero no lo consiguieron, y los asesinos encontraron a César en el Teatro de Pompeyo, desde donde lo llevaron hasta una habitación en la que le dieron la petición. Cuando César apenas comenzaba a leerla, emprendieron el crimen, primero tirándole de la túnica y después cortándole en el cuello con una daga. Tras eso, todos, incluido Bruto, se lanzaron sobre César, que, aunque se intentó defender con un punzón y escapar para pedir ayuda, terminó yaciendo sobre un reguero de sangre, indefenso, y recibiendo 23 puñaladas, de las cuales sólo la segunda, según Suetonio, fue mortal, al acertar en el tórax. Es entonces cuando César, atónito por la traición y la ingratitud de Bruto, supuestamente pronuncia sus últimas palabras, que, a pesar de gozar de una amplísima fama y tradición, no están realmente claras, ni coinciden plenamente entre los autores que han dejado vigencia de ellas. La versión más pertinente ahora mismo es la inmortalizada por Shakespeare en una de sus tragedias (Julio César, acto III, escena 1), puesto que es esta la que Taylor Swift incluirá en uno de sus trabajos:

Et tu, Brute? (“¿Tú también, Bruto?”) ​

A pesar de que Shakespeare optó por la versión latina, se cree que, en todo caso, estas palabras serían pronunciadas en griego, ya que las altas esferas romanas eran bilingües y César, descendiente de familia patricia, también lo era. Por ello, la versión original sería:

-Καὶ σὺ τέκνον; (“¿tú también, hijo mío?”) ​

Tras el asesinato, los conspiradores huyeron, dejando el cadáver de César a los pies de una estatua de Pompeyo, ganándose para siempre la animadversión de Roma.

Como hemos adelantado, el punto en común entre Swift y César (o al menos el que conocemos) reside en esa mítica frase. Pero, ¿quién era Bruto y qué tiene que ver? Pues bien, Marcus Iunius Brutus Caepio fue también un político romano coetáneo de César que nunca se puso del lado de este en su carrera política, hecho por el que, tras la victoria de César contra los optimates, le pidió perdón. Las disculpas le valieron para colocarse entre los hombres de más confianza de César (quizá también influyó que Servilia, madre de Bruto, fuese amante de César) quien incluso le cedió el gobierno de la Galia y le nombró pretor. Bruto nunca ocultó sus principios en la política y su apoyo incondicional a la República y sus valores, y aunque César le profesaba mucho cariño, formó parte del complot. Así es como uno de los mejores amigos y protegidos de César, al que incluso consideraba su hijo, forjó una traición inolvidable para la historia, manchada de ingratitud, soberbia y egoísmo.

T2

Conociendo ya la historia y su contexto, es el momento de centrarnos en la clave del asunto y para ello debemos hacer una pequeña reflexión sobre la cita supuestamente dicha por César, que encierra en sí misma un contenido brutal y una alusión clara a la traición que utilizará magníficamente Taylor Swift:

La célebre cita denota la traición muy inesperada de un ser querido. Asimismo, podría enmascarar una advertencia o, aún más, una maldición (muy populares en Roma) pues algunos defienden que César tomó las palabras de un verso griego que se había tornado ya proverbial, que sería: “A ti también, hijo mío, te llegará el turno”. Esta maldición, de la que sólo se pronunciaría el principio, podría haber anticipado la sangrienta muerte de Bruto.

Esta frase tan corta pero tan cargada de significado reflejó a la perfección la reciente realidad de Taylor Swift, una artista estadounidense que primero llegó arrasando en la música country y después se lanzó al mercado pop, donde también causó verdadero furor y levantó un fenómeno fan que hasta hoy la avala.

T6

Entre otros numerosos premios y reconocimientos, en 2009 fue galardonada en los MTV Video Music Awards con el premio al mejor videoclip femenino por el de la canción “You belong with me. Entonces el rapero Kanye West, marido de Kim Kardashian, una de las celebrities más influyentes en la actualidad, subió inesperadamente al escenario, eclipsando su discurso y manifestando que quien verdaderamente merecía el premio era la cantante Beyoncé. La riña no duró mucho y las aguas volvieron a su cauce, al menos hasta 2016, cuando Kanye volvió a arremeter contra Swift con el lanzamiento de su canción “Famous”, puesto que no sólo incluía en su videoclip una doble de Taylor (y de varios famosos más) desnuda, sino que también la aludía en la letra de una manera no muy acertada: “I feel like me and Taylor might still have sex/ Why? I made that bi*** famous” (“Siento como que Taylor y yo todavía podríamos acostarnos / ¿Por qué? Yo hice famosa a esa p***”). Después del lanzamiento de “Famous” Taylor cargó contra West con el apoyo total de las redes sociales, pero meses después la situación dio un vuelco cuando Kim Kardashian filtró una conversación privada entre West y Swift por Snapchat de la que se deducía que Taylor conocía la letra de antemano. Tras esto, y aunque Taylor lanzó un desmentido, en las redes sociales se produjo una verdadera revolución en la que todo el mundo celebrity lapidó a Taylor Swift, tachándola de hipócrita y negándola cualquier atisbo de piedad.

A Taylor no le quedó otra que encerrarse en sí misma y apartarse por un tiempo del mundo, tras lo que resurgió con más fuerza que nunca lanzando la canción “Look what you made me do” y su videoclip, un tema completamente distinto a cualquiera de los de su carrera anterior, con una letra oscura y vengativa, directa, contra todos y cada uno de sus enemigos. A sólo horas de ser lanzado, rompió varios récords: lyric video más visto en la historia de Youtube en su primer día de lanzamiento con 19 millones de reproducciones; canción más escuchada en Spotify en sus primeras 24 horas con 8 millones de reproducciones; videoclip más visto en la historia de Youtube en un solo día, con 49.9 millones de reproducciones y 30.000 reproducciones por minuto en sus primeras 24 horas, llegando a más de 3 millones de visitas por hora. La canción logró alcanzar el número #1 en 99 países, y se posicionó en el top 10 en gran parte de Latinoamérica y Europa.

Todo lo relativo a este sencillo gira en torno al maltrato y la traición, una tan dura y sentida como la de Bruto a César. Sin embargo, Taylor consigue dar un paso más y valerse de esta traición y del engaño para vengarse de sus propios conspiradores, dejando una muy clara declaración de intenciones en cada palabra y lanzando un videoclip exquisito, una verdadera obra maestra de la insinuación y la alusión, cargada de simbolismo e imágenes que señalan y anulan a los detractores de Taylor Swift. El videoclip entero es una maravilla para los amantes de lo audiovisual y la creatividad, pero nosotros nos quedaremos con el intervalo 0:50-1:06:

Taylor aparece sentada en un trono de serpientes (otro símbolo empleado de manera sublime, pero que aquí no viene a cuento), en una especie de templo, tras unas escaleras.

T4T5

Aunque a simple vista no es fácil, si nos fijamos, veremos cómo sobre las columnas principales, grabada en letras doradas, se lee la célebre frase de la que antes hemos hablado tanto: ET TU BRUTE. Taylor no se conforma y, de manera casi imperceptible, vuelve a apelar a sus propios Bruti (Kanye, Kim y todos aquellos que iban en su contra) empleando de nuevo la misma frase, grabada en los ojos de las calaveras doradas del reposabrazos de su trono:

T3

La venganza y la traición confluyen en esta escena del video de Taylor a partes iguales, así como una demostración de fuerza de la nueva Taylor, gracias a un detalle tan vago, tan fugaz, pero tan bien ubicado y empleado como una frase atribuída a Cayo Julio César en este videoclip tan bien elaborado.

Podríamos hablar muchísimo más de esto, pero la conclusión de todo lo expuesto es clara: de nuevo, la importancia y la trascendencia de las clásicas en la actualidad. Cualquiera que no sepa latín o no conozca esta frase y su contexto nunca podría llegar a encontrar el profundo pero más que sutil sentido de esta referencia, y, por tanto, tampoco entender completamente este genial videoclip (ni muchísimas otras cosas). Y quién sabe si no llegaría un punto en el que dejasen de elaborarse trabajos audiovisuales tan increíbles y con tantísimas  referencias como este. Y, una vez más, al igual que Taylor, las lenguas clásicas nos demuestran que no están tan muertas como pensábamos.

T7

Julián Bautista

 

Las tres muertes de César

“¡Cuídate de los idus de marzo!” va a ser una de las recomendaciones más repetidas hoy entre todos los amantes de la cultura clásica, pues es una fecha histórica para nosotros. Ya el año pasado nuestro compañero Ibor nos ilustró, en una entrada que puedes leer aquí, sobre algunos aspectos de lo que para nosotros los clasicistas significa esta fecha.

Lo que yo os voy a presentar son tres de las muertes cinematográficas de César, tres representaciones distintas de lo ocurrido el 15 de marzo del año 44 a.C.  El contenido lo impartió la profesora Isabel Moreno en su conferencia “La muerte de J. César en la pequeña y gran pantalla” durante el ciclo “Las mil palabras de una imagen” realizado el mes de febrero, y al que tuve el gusto de acudir.

La primera de las muertes aparece en la película Julio César (1953) de Mankiewicz, basada en el texto de Shakespeare. https://www.youtube.com/watch?v=qgeZU7urH7I

j

En el film observamos el carácter teatral de la obra. Destaca la frase pronunciada por César antes de morir, en latín: et tu Brute.

La segunda de las muertes es la representada en la miniserie de dos capítulos Julio César (2002) de Uli Edel. (Puedes verla aquí)

j 1

En esta serie el escenario del asesinato es una curia, pero se está basando en la Curia Julia, aunque fue en la Curia de Pompeyo donde murió César.

Y la tercera es la que aparece en la serie de la HBO, ROMA (2005). (Puedes verlo aquí)

j2

Lo que tienen en común estas tres escenas, aparte del argumento, es el uso espectacular de las fuentes (que muchas veces pasa desapercibido a ojos del espectador). Se están basando en Suetonio y Plutarco:

  1. En el momento en que tomaba asiento, los conjurados le rodearon so pretexto de presentarle sus respetos y en el acto Tilio Cimbro, que había asumido el papel principal, se acercó más, como para hacerle una petición, y, al rechazarle Cesar y aplazarlo con un gesto para otra ocasión, le cogió de la toga por ambos hombros; luego, mientras Cesar gritaba “¡esto es una verdadera violencia!”, uno de los dos Cascas le hirió por la espalda, un poco más abajo de la garganta. Cesar le cogió el brazo, atravesándoselo con su punzón, e intento lanzarse fuera, pero una nueva herida le detuvo. Dándose cuenta entonces de que se le atacaba por todas partes con los puñales desenvainados, se envolvió la cabeza en la toga, al tiempo que con la mano izquierda dejaba caer sus pliegues hasta los pies, para caer más decorosamente, con la parte inferior del cuerpo también cubierta. Así fue acribillado por veintitrés puñaladas, sin haber pronunciado ni una sola palabra, sino únicamente un gemido al primer golpe, aunque algunos han escrito que, al recibir el ataque de Marco Bruto, le dijo: “¿Tú también, hijo?”. Mientras todos huían a la desbandada, quedo allí sin vida por algún tiempo, hasta que tres esclavos lo llevaron a su casa, colocado sobre una litera, con un brazo colgando.

(Suetonio, Vida de los doce Césares, 2 vols., Madrid: Gredos, 1992, vol I. pp. 160-162)

  1. 5. Cuando César entró los senadores se pusieron en pie por deferencia, y entre los cómplices de Bruto, unos se desplegaron en círculo detrás del asiento de César y otros salieron a su encuentro como si se unieran a los ruegos que en ese momento le dirigía Tilio Cimbro por su hermano fugitivo, y así, suplicándole, lo acompañaron hasta su asiento. Una vez sentado rechazó sus peticiones, y como ellos insistían con más vehemencia, César les hizo ver, uno por uno, su disgusto. Entonces Tilio agarró con ambas manos su toga y se la bajó, dejándole el cuello al descubierto, lo que era la señal convenida para comenzar el ataque. Casca le golpea el primero con su espada en la nuca, pero la herida no fue mortal, ni siquiera profunda, pues, como es comprensible, aquél era presa de la turbación al estar tan osada empresa tan sólo comenzando; y así César pudo darse la vuelta, agarrar la espada y retenerla con la mano. Casi al mismo tiempo gritaron ambos personajes, el agredido en latín: «Maldito Casca, ¿qué es lo que haces?», y el agresor en griego, a su hermano: «¡Ayuda, hermano!». Tras este comienzo un escalofrío de terror se apoderó de quienes nada sabían de la conspiración, a la vista de lo que sucedía, y no se atrevieron ni a huir ni a defender a César, ni siquiera a proferir una sola palabra. Pero los que habían preparado el asesinato desenvainaron cada cual su espada; César, rodeado por todos lados y encontrándose dondequiera que mire con el hierro hiriéndole en el rostro y en los ojos, se ve envuelto y zarandeado como una fiera salvaje entre todas esas manos. Y es que todos tenían que tomar parte en el sacrificio y gustar del crimen; por ello también Bruto le propinó una herida, una sola, en la ingle. Y hay quien dice que César se defendía contra los otros, moviéndose de un lado a otro y gritando, pero que cuando vio que Bruto blandía su espada contra él, se cubrió la cabeza con la toga y se dejó caer, ya fuese empujado por el azar, ya por sus asesinos, junto al pedestal sobre el que se alzaba la estatua de Pompeyo. Este pedestal quedó completamente ensangrentado, de modo que parecía que Pompeyo en persona presidía el castigo de su enemigo, recostado a sus pies y palpitando de sus innumerables heridas. Se dice, en efecto, que fueron veintitrés las que recibió; muchos de los conjurados se causaron heridas entre ellos al asestar tal cantidad de golpes sobre un mismo cuerpo.

Plutarco, Vidas paralelas: Alejandro y César, Madrid:  2007, vol. VI, pp. 205-206.

Una vez vistas las representaciones en pantalla y las fuentes, podemos comprobar el gran valor historiográfico que tienen estas obras: la muerte a los pies de la estatua de Pompeyo, la petición de Cimbro, Casca como primer agresor, la huida de los conjurados del lugar, el papel de Bruto… Pero cabe destacar la serie de Uli Edel, que es la más fiel al texto de Plutarco: César está sentado en el sitial, trata de defenderse, aunque incluye el “Bruto, tú también” que aparece en Suetonio. También la versión de la HBO sigue bastante bien el texto de Suetonio y Plutarco: Cimbro le coge de la toga, como señal para los conjurados, César se defiende y trata de cubrirse las piernas y la cabeza para morir con dignidad.

En conclusión, son escenas que ilustran muy bien lo que nos transmiten los textos, porque se basan en ellos. Se trata de una muy buena forma de acercar al espectador a los textos clásicos mediante la imagen.

Cecilia Ares.

 

Carnaval en Las Palmas: Alea iacta est

Una mujer avanza majestuosa por el escenario mientras desde un lugar ignoto una voz proclama su nombre, Yanira Falcón Santana, la novena candidata presentada por el Hotel Hacienda del Buen Suceso y Jardín de la Marquesa, Excelentísimo Ayuntamiento de Arucas. El diseñador Óliver Benítez Benítez ha creado para ella la fantasía “Alea iacta est”.

Desde aquel lugar que, al decir de Virgilio, Júpiter prometiera a su tatatatatara..abuela Venus, Julio levanta la cabeza:

“Una vez más la famosa frasecita y esta no en boca de un profesor, un estudiante, un erudito, no, en pleno carnaval de las Palmas de Gran Canaria”.

César mira y remira, y exclama: “¿Pero en mis tiempos no era el general victorioso quien guiaba la biga triunfal? ¿Y esta muchacha no tira ella sola –magnis itineribus– y no consigue que avancen carro y caballos en sentido contrario? Esas mañas sólo se las conocía a Mercurio y a Caco. ¿Tanto ha cambiado el mundo? ¿Están locos estos canarios?

¿Y la sentencia? ¿No dejó dicho Suetonio en Vita Diui Iuli XXXII ‘iacta alea est’? ¿O es que lo dije al revés? Tendré que consultar a Tiresias a ver si él, a quien Proserpina conservó las mientes incluso en la morada de Plutón, sabe a ciencia cierta cómo fueron los hechos.

Hercle! Siguen acordándose de mí, decenios, siglos, milenios. Indubia fama! ¡La Gloria Inmarcesible!

‘Un diseño muy imperial’ lo califica el diario Las Provincias de Las Palmas (puedes leer aquí su crónica) ¡Faltaría más! ¿Acaso no fui yo el antecesor de todos ellos, periodistas, emperadores?”

Julio se recoloca la corona, finalmente la corona de oro. Echa un último vistazo y al tiempo que suspira “Pulchra puella”, añade para su coleto: “Reposemos, los Idus de Marzo no están lejos”.

Venia impetrata

Henar Velasco López

¿Trump es como César? ¡Ojalá!

En el Huffington Post leemos un escrito de un profesor de Historia antigua de Iowa donde apela al conocimiento de la historia de Roma para extraer lecciones ante lo que ha ocurrido en EEUU (puedes leerlo aquí).

El texto contiene algunas reflexiones que son dignas de tener en cuenta pero merece puntualizaciones que cuestionan la pertinencia de esta comparación. En principio parece muy poco afortunada.

En primer lugar, sin duda César utilizó la demagogia para ascender en su imparable carrera al poder. Sin embargo, conviene ser conscientes de las diferencias entre la República romana y el sistema democrático estadounidense. Con todos sus defectos, en el sistema estadounidense los votos valen igual. En la República romana el resultado estaba en manos de las clases más poderosas económicamente.

Por otro lado, el autor asocia la figura de César a la decadencia y caída del Imperio romano, cuando el Imperio como tal no es él quien lo hace caer, sino el que en alguna medida da comienzo al modo de estructura política que Augusto consagrará y que conocemos como Imperio. Su caída sucedió varios siglos después y no olvidemos que siguió ampliándose y prosperando siglos después de Julio César, en alguno de sus momentos con verdadero esplendor.

Pero sobre todo creo que no es una comparación acertada la de Trump, que se retrata solo, con César, uno de los hombres más importantes de la historia, dotado de una notable inteligencia y visión política, cuyas reformas están en los cimientos de la cultura occidental (recordemos sin ir más lejos el calendario), y, por si fuera poco, un intelectual extraordinario que entre sus actividades políticas y militares encontró tiempo no sólo para dejarnos sus Comentarios sobre la Guerra de las Galias y la Guerra Civil, sino para redactar un texto gramatical sobre la lengua latina, de analogia, dedicado a Cicerón. En fin, igualito que Trump.

Ya sabemos lo mucho que nos ha dejado César, veremos qué legado nos deja Trump.

Susana González Marín

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: