Nuccio Ordine: Clásicos para la vida

Con algo de retraso nos hacemos eco de la publicación en España de un nuevo libro de Nuccio Ordine, Clásicos para la vida. Una pequeña biblioteca ideal, donde, tras una breve introducción titulada “Si no salvamos los clásicos y la escuela, los clásicos y la escuela no podrán salvarnos”, ofrece una breve antología de pasajes de los clásicos de todos los tiempos: Homero, Hipócrates, Plauto, Ariosto,  Shakespeare, Gracián, Goethe, Rilke, Borges, etc.

Eusebia Tarriño nos envía el enlace a la entrevista que se publicó en El Mundo el 15 de diciembre: Nuccio Ordine: “Los clásicos nos humanizan, nos libran de la barbarie”

Y os ofrecemos también el reportaje publicado en El País del 24 de octubre: “El profesor que triunfa en la universidad es el burócrata”

Anuncios

“Cuando la justicia te llama, hay que acudir, argumentar y defenderse”

Publica hoy El País en su versión electrónica, a propósito de la denuncia de la Fiscalía General del Estado ante el Tribunal Supremo contra los miembros de la Mesa del Parlament, las palabras de uno de dichos miembros, Joan Josep Nuet, coordinador general de Esquerra Unida i Alternativa, el grupo catalán correspondiente a Izquierda Unida, y diputado de Catalunya Sí que es Pot. Nuet atribuye a la acusación irregularidades en su caso particular y anuncia su decisión de acudir al tribunal a defenderse.

No es este el lugar para analizar esta clase de cuestiones que a todos nos ocupan e inquietan esta temporada. Traigo aquí la noticia porque las palabras textuales del Sr. Nuet que el periodista utiliza como titular (no sé si usadas consciente o inconscientemente por parte del diputado) no son un simple principio del derecho consuetudinario o una máxima útil, sino exactamente las mismas que figuran como deber en la primera norma de la primera tabla de las Leyes de las Doce Tablas:

SI IN IVS VOCAT, ITO (“Cuando la justicia te llama, hay que acudir”)

De la noticia no se extrae con precisión si el diputado presenta la idea como la conveniencia de valerse de un derecho o la obligación de cumplir una ley. Puede que ambas cosas. No sería malo que los ciudadanos pensásemos que detrás de las obligaciones de las leyes se hallan los derechos que nos amparan, para que no viésemos la convivencia solo desde la perspectiva de la reclamación de nuestros derechos, sin prestar atención a nuestros deberes.

Sin entrar a considerar los problemas que se han debatido tradicionalmente en el mundo de los historiadores y de los juristas sobre la antigüedad o el origen de las leyes de las Doce Tablas, recuerdo aquí el valor que los historiadores romanos dieron a esta promulgación como la feliz consecuencia social y cultural del enfrentamiento entre patricios y plebeyos en el seno de la sociedad romana. En el año 462 a. C. el tribuno de la plebe Gayo Terentilio Harsa propuso la creación de una comisión para la redacción de un código legal (Liv. III, 9) que defendiese a los plebeyos ante la aplicación arbitraria de la ley por parte de los magistrados, facilitada por la inexistencia de un código escrito. Esta propuesta tuvo una larga andadura que no podemos detallar aquí. Pero tras la visita a Grecia o la Magna Grecia (455 a. C.) de una comisión para recabar información sobre estos detalles y conocer sobre todo las leyes de Solón, en el 451 se crearon unos decemviri legibus scribendis a los que se otorgaron poderes consulares y a los que se encargó dicha redacción. Redactaron unas leyes en Diez Tablas que otro decenvirato posterior de patricios y plebeyos completaría con la promulgación en 449 a. C. de las Leyes de las Doce Tablas. Los avatares políticos para llegar a ello fueron complejos, según la redacción de Tito Livio, incluida una revuelta popular que acabó con su poder y restableció la república ante lo que se estaba convirtiendo en un poder personal. Así que os aconsejo la lectura del libro III de Ab Vrbe Condita.

Las Leyes, que se expusieron en el foro, primero en madera y después en bronce, desaparecieron físicamente quizá en la invasión gala del año 390 a. C. Ahora las conservamos de forma fragmentaria a partir de las numerosas citas de otros autores. De esta en concreto podéis encontrar su redacción o algunos comentarios en Cicerón (De Legibus 2, 9), en Gelio. (Noctes Atticae 20, 1), o en Pomponio Porfirio (Commentum in Horati Sermones, 1, 9, 76).

Nada más. Ahí queda el texto para que el derecho romano pueda ser hoy, como siempre, inspiración y objeto de debate con total actualidad. El texto completo de la ley es:

SI IN IVS VOCAT, ITO. NI IT, ANTESTAMINO: IGITVR EM CAPITO.

Más o menos: “Si alguien es llamado a juicio, que acuda. Si no va, que se deje testimonio de ello y, en consecuencia, que se le capture”.

Agustín Ramos Guerreira

 

Siete tesoros mundiales bajo las aguas

Elena Villarroel nos envía este enlace al diario El País:

La Unesco designa siete ejemplos de protección del patrimonio cultural subacuático. Cuatro de ellos son españoles.

Por cierto, varios están relacionados con el transporte de vino en la antigüedad…

Lo interesante son las hermosas fotografías, puedes verlas pinchando aquí.