Mérida en 3D

El País se hace eco de la reconstrucción de la ciudad romana de Mérida gracias a la aplicación de realidad virtual Imageen VR. Lee aquí la noticia.

Anuncios

Palinuro, patrón del Mediterráneo

El conocimiento de la antigüedad clásica no deja de utilizarse en la interpretación de la actualidad. Esperanza González nos envía el enlace a una breve reflexión que Máriam M-Bascuñán escribía en El País el día 16 de junio a propósito de la noticia de que el gobierno español iba a acoger a los emigrantes del barco Aquarius,  Aquarius, la fuerza del ejemplo. El texto empezaba recordándonos que Aquarius en la mitología griega se asociaba a veces con Deucalión, hijo de Prometeo, que, para salvarse del Diluvio ordenado por Zeus, construyó una gran nave donde se embarcó con su esposa Pirra. Cuando las aguas bajaron, ambos pudieron repoblar la tierra siguiendo las indicaciones divinas.

La autora ensalza la capacidad de la cultura antigua para plantear cuestiones universales. De hecho, ella no ha sido la única que ha recurrido al mundo clásico con este propósito. Diego Corral nos envía el enlace a un texto del escritor Santiago Alba Rico, Nuestra Antígona,  publicado el día 13 de este mes de junio en el número 173 de la Revista Contexto, CTXT. Lo que está pasando en el Mediterráneo forma parte de la situación general del mundo hoy día. Y España y el mundo entero están llenas de muertos, los que quedan en las cunetas de nuestros caminos y los ahogados en el Mediterráneo. ¿Cómo tratamos a estos muertos?  Esa es la pregunta que se plantea el autor: los cadáveres insepultos vistos a través de la lente de la antigüedad clásica. 

No es la primera vez que se invoca a Antígona para reclamar respeto a los muertos: Gustavo Martín Garzo el 9 de agosto de 2009 publicó en El País “Las enseñanzas de Antígona” para referirse a los cadáveres insepultos del bando republicano que quedan en los montes. Han pasado nueve años. Parece que pocos han escuchado a Antígona, pero ella sigue ahí.

Susana González Marín

Plinio y los caballitos de mar

Plinio habla sobre el hippocampus o caballito de mar en numerosos pasajes de su Historia natural. En el libro IX lo menciona como ejemplo de réplica marina de un animal terrestre (“Todos los seres que nacen en algún elemento de la naturaleza existen también en el mar”), y en el XXXII ofrece recetas variopintas en las que interviene esta criatura (y otras muchas) para todo tipo de dolencias: alopecias replet hippocampi cinis (“Las cenizas de caballo de mar terminan con la alopecia”, Plin. nat. XXXII,67). A este remedio alude en su artículo de El País (publicado ayer, 14 de junio) Montero González. Pero no solo. Según Plinio, en ese mismo libro, el caballito de mar también es un antídoto contra el veneno de la liebre marina (§58), alivia la dermatosis escamosa (§83), los dolores de costado (§93), la incontinencia de orina (§109), las fiebres frías (§113), es afrodisíaco (§139), etc. Todas estas maravillas nos remiten a una época lejana, en la que el hombre buscaba en la Naturaleza solución a sus males. Hoy estamos llegando a un grado tal de destrucción de esta fuente de vida (“En el 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos”, también noticia de El País), que mucho nos tememos que para nuestros descendientes el caballito de mar será un ser tan fabuloso como lo son hoy las recetas de Plinio para nosotros.

Eusebia Tarriño Ruiz

Más noticias sobre el yacimiento de Turuñuelo de Guareña

El yacimiento de Turuñuelo ya había aparecido en Notae tironianae en una entrada firmada por Blanca Prósper. Ayer El País publicaba nuevas noticias:

Hallados en el yacimiento tartésico del Turuñuelo huesos humanos y una estatua de mármol única en la península

De nuevo la técnica al servicio de la arqueología

Con algo de retraso recuperamos el reportaje de Jesús Ruiz Mantilla publicado en El País del día 9 de febrero “Los 159 bombazos que destruyeron Pompeya por segunda vez”.

En realidad la noticia se refiere a dos proyectos en los que participa la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando relacionados con la arqueología clásica.

El primero es la reconstrucción digital de la Casa de Diana Arcaizante realizada por la RABASF en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y el Museo Arqueológico de Nápoles: “Han desarrollado un libro digital para el que se han utilizado herramientas que van desde drones a presentaciones en 3-D, estratigrafías, georradares y varias bases de datos combinadas. El trabajo, dirigido por  José María Luzón y Carmen Alonso, recoge no sólo los progresos en Pompeya sino también los retrocesos. Como el daño que sufrieron las ruinas por los bombardeos aliados de la Operación Avalanche, previos al desembarco en Salerno en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial.” Puedes disfrutar del resultado pinchando aquí

El proyecto sobre Numancia ha sido  encargo de Acción Cultural Española (AC/E): “Han reconstruido el aspecto de las casas mediante cámaras aéreas y fotogrametría. “Con auténtico rigor científico y una precisión milimétrica”, añade Carmen Alonso. “Tanto que mediante los vuelos del dron se ha podido establecer una nueva planimetría de la ciudad en que las curvas de desnivel apenas quedan separadas 15 centímetros una de otra.” Puedes ver aquí un video de la creación de este libro digital.

Una autoridad clásica

Marta Martín Díaz no senvía este enlace al texto publicado por David Hernández de la Fuente en El País del 13 de abril: Una autoridad clásica. Del conjunto nuestra colaboradora subraya el siguiente pasaje:

«Hoy preocupa la falta de integridad entre nuestros políticos, pero tal vez la solución haya que buscarla en una autoridad semejante en la sociedad civil. Antes que mirar al simbolismo de una figura sacra (monárquica o presidencial), tal vez la comunidad habría de protagonizar, como en toda etapa de refundación de los sistemas políticos participativos, una revolución clasicista que mirase hacia modelos incuestionables de ejemplaridad. Estos pueden hallarse, de nuevo, en las figuras y los textos inspiradores en torno a los sistemas participativos antiguos —democracia ateniense y república romana— que pueden tomar hoy de nuevo la voz, cuando vemos el naufragio moral de nuestros representantes entre comportamientos deshonestos y manipulación interesada de la idea del bien común».