Juan Antonio González-Iglesias en el Museo del Prado

El Museo del Prado aparece con frecuencia en este blog. Hoy además aparece junto a un nombre conocido para nosotros, Juan Antonio González-Iglesias, que imparte en el Museo una conferencia titulada “Masculinos y clásicos. Homoeróticos en la colección del Museo del Prado” coincidiendo con el recorrido expositivo La mirada del otro: escenario para la diferencia. Será el domingo 18 de junio a las 12:00.

Más información aquí

Anuncios

Latín y griego para el siglo XXI: ubi fera sunt

A partir de hoy, 14 de noviembre, se desarrollará el programa del Curso de Formación del Profesorado Latín y griego para el siglo XXI, organizado por la Delegación de Salamanca de la Sociedad Española de Estudios Clásicos en colaboración con el Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo  y la Facultad de Filología de la USAL.

Lugar de celebración: Facultad de Filología. Anayita: Aula Minor. Universidad de Salamanca

Director del curso: Marco Antonio Santamaría Álvarez

PROGRAMA

Lunes 14 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Julián Méndez Dosuna
“El griego clásico y el griego moderno”

18.00
Prof. Dr. Agustín Ramos Guerreira “El latín y las lenguas romances”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Martes 15 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Eugenio Luján Martínez
“La etimología griega y latina de los nombres propios”

18:00
Prof. Dr. Juan Luis García Alonso “La influencia del latín en el inglés”

19.30 Discusión
________________________________________________________
Jueves 17 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Jorge Bergua Cavero
“Helenismos en el español contemporáneo”

18.00
Dr. Javier Andrés Pérez: “Leer y observar. La pervivencia de las letras clásicas en el arte”

19.30 Discusión
________________________________________________________
Lunes 21 de noviembre

16.30
Profa. Dra. Blanca Prósper
“Toponimia prerromana y toponimia latina de Hispania”

18.00
Prof. Dr.  Francisco Cortés Gabaudan
“Dicciogriego: un diccionario griego-español en línea”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Martes 22 de noviembre

16.30
Prof. Dr. Luis Arturo Guichard
“El latín y el griego en la poesía contemporánea en español”

18.00
Profa. Isabel Gómez Santamaría “El latín en la narrativa juvenil”

19.30 Discusión
_________________________________________________________
Jueves 24 de noviembre

16.30
Taller sobre latín y griego en las artes actuales: cómic (Ibor Blázquez), música (Federico Pedreira) y videojuegos (Alberto López Redondo)

18.00
Prof. Dr. Esteban Bérchez Castaño
De rationibus linguae Latinae Latine docendae

19.30 Discusión

La emperatriz Teodora en la Casa de las Conchas

Continuando con la serie del ciclo de conferencias titulado “Mujeres del Mundo clásico. Entre la sumisión y el poder” hoy le toca el turno a la titulada “Mulieres fortes de Constantinopla: Teodora y las emperatrices de los siglos V y VI”.

Margarita Vallejo Girvés, profesora titular de Historia Antigua en la Universidad de Alcalá de Henares, nos presentó el pasado lunes 8, en la biblioteca municipal de la Casa de las Conchas, la figura de Teodora, una de las mujeres más importantes del siglo VI en el Imperio Romano de Oriente.

Teodora (497-548), pese a su origen humilde, fue emperatriz bizantina y esposa de Justiniano I. La conocemos en gran parte por las referencias literarias de Procopio de Cesárea, que nos presenta una imagen a veces contradictoria sobre esta mujer. Muchas veces la alaba, pero fue él sobre todo quien creó la leyenda negra que hay sobre ella. Esta mala fama, que nos ha llegado a través de la Historia Secreta de Procopio, la hizo merecedora de protagonizar muchas novelas históricas que inciden en su carácter malvado. También ha sido protagonista de muchas obras pictóricas, películas, etc.

teodora_03
Benjamin Constant, Teodora en el Coliseo

 

Pero, pese a las connotaciones negativas de las que la carga Procopio, no se puede negar que Teodora fue una mujer fuerte, con valor, con carácter y muy religiosa. La versión de Procopio fue preferida por el “morbo”; y tampoco ayudó la visión que se tenía de ella en el Imperio de Occidente, sobre todo por las confrontaciones religiosas que había entre ambas partes del imperio.

Pero Teodora no es la única figura femenina con autoridad de la época, sino que se sitúa en una tradición de emperatrices con gran poder político como Aelia Eudoxia, Aelia Eudocia, Pulqueria, Verina y Ariadne, entre otras. Su papel no se entendería bien si obviásemos a sus antecesoras.

Teodora era, como decíamos al principio, de origen humilde, y antes de conocer a Justiniano fue actriz de escenas mitológicas de tono subido y de vez en cuando ejerció la prostitución. Pero esto no le impidió llegar a ser emperatriz. Tras una vida agitada, llena de altibajos, conoció a Justiniano en el hipódromo. Aunque tuvieran algunos impedimentos para casarse (ya que había una ley que prohibía que las actrices se casasen con hombres de la nobleza) consiguieron hacer su unión oficial.

Conocemos a Justiniano como un emperador con un gran espíritu reformista, y también aquí se nota la influencia de Teodora. Pero el episodio donde ella se reveló como una valiosa y apta gobernante fue durante los Disturbios de Niká, protestas que en parte provocaron las propias acciones de Justiniano y Teodora. Los agitadores, con toda probabilidad, prendieron fuego a muchos edificios públicos, incluyendo la iglesia de Hagia Sofia, y proclamaron un nuevo emperador, Hipatio, el sobrino del anterior emperador Atanasio I. Incapaz de controlar a las masas, Justiniano y sus oficiales se prepararon para huir. En un encuentro del consejo gubernamental, Teodora censuró esta actitud y pronunció la célebre frase “la púrpura es una excelente mortaja”. Su discurso alentó a todos, incluyendo al propio Justiniano, que ordenó a sus tropas leales que atacaran a los manifestantes en el hipódromo. Hipatio y los instigadores de la rebelión fueron ajusticiados debido a la insistencia de Teodora. Por lo tanto, vemos reflejada en esta mujer una figura autoritaria, con un coraje superior incluso al de su propio marido.

Políticamente asesoró a su esposo Justiniano en muchas de sus reformas, sobre todo en las que concernían a la vida de las mujeres. Fue mediadora entre Justiniano y los monofisitas, una de las corrientes religiosas proscritas, llegando incluso a dar protección a los refugiados y perseguidos, lo cual no agradó a la parte occidental del Imperio. Su gran influencia y el poder monetario del que disponía le permitió llevar a cabo una amplia actividad evergética, construyendo iglesias, orfanatos, etc.

Dejando a un lado la visión negativa que nos ha transmitido la tradición, vemos en Teodora la figura de una de esas mujeres, que lejos de la sumisión, ejerció un gran papel, aunque secundario, en el gobierno de su esposo, quien la amó profundamente y siempre se hizo representar junto a ella como símbolo de amor, respeto y admiración, otorgándole así el reconocimiento que muchos le restaban.

Cecilia Ares del Teso

Julia, la hija de Augusto, entre la sumisión y el poder

Rosario Cortés Tovar nos ofrece una breve reseña de su conferencia “Iulia Augusti: una mujer entre el amor y la política”, que inauguró el ciclo “Mujeres del mundo clásico: entre la sumisión y el poder”, que se está celebrando en la Casa de las Conchas a lo largo de este mes y del siguiente. En consecuencia, el hilo conductor de la reseña será la siguiente cuestión:

¿Cuál fue la situación de Julia entre la sumisión y el poder?

Julia fue educada para obedecer las decisiones que su padre tomara en función de sus intereses y los del estado. Aceptó sin resistencia los matrimonios que acordó Augusto para ella con el fin de que cumpliera la función política de darle un heredero del poder imperial.  Si tenemos en cuenta que su padre no tuvo nunca en cuenta sus sentimientos, tenemos que concluir que Julia fue una mujer sometida al poder paterno.

Ahora bien, Julia había aprendido de Livia, la segunda esposa de Augusto, y de Octavia, la hermana de éste, mujeres con las que se crió y a las que también casaron por conveniencia política, que sus matrimonios tenían compensaciones, pues, además de privilegios y honores, estas mujeres gozaban de un poder derivado del de sus maridos que les permitía actuar como sus consejeras políticas e influir en sus decisiones. De modo que Julia cumplió con sus deberes de esposa en sus dos primeros matrimonios, con Marcelo y con Agripa, del que tuvo tres hijos y dos hijas. A los dos hijos mayores, Gayo y Lucio, se los arrebató su padre y los educó para que fueran  sus sucesores.

Todo parecía resuelto, pero Agripa murió pronto y Augusto le dio un nuevo marido a Julia: Tiberio, hijo de Livia. Fue elegido por su experiencia militar y política ya que Gayo y Lucio, de 8 y 5 años respectivamente, podían necesitar un tutor y regente si el emperador moría pronto. La decisión fue cruel tanto para Tiberio, que se vio obligado a divorciarse de la mujer que amaba, como para Julia, que habría preferido a un hombre menos conservador, más dedicado a las letras y al lujo que su clase les permitía. De todas formas empezaron a vivir en armonía para cumplir con el deber que se esperaba de ellos; pero algunos acontecimientos funestos que los separaron –perdieron el hijo que esperaban en un parto prematuro-, y el desacuerdo de Tiberio con los honores que antes del tiempo reglamentario les concedió Augusto a Gayo y a Lucio, determinó la separación entre ellos, que se consumó cuando Tiberio se retiró a Rodas (6 a. C.).

Julia se quedó sola en Roma: su padre no permitía su divorcio de Tiberio, de modo que no era ni viuda ni divorciada; pero seguía siendo la hija del emperador y tenía mucho atractivo para los jóvenes del grupo de aristócratas intelectuales y poetas que la rodeaba. Ella era amiga de las letras y los placeres y ellos la deseaban como un medio de aproximarse al poder. De modo que encontró amantes fácilmente y cometió adulterio, un delito castigado duramente por las leyes paternas. Puede que ya le fuera infiel a Agripa; pero sus adulterios se convertirían en más estables y descarados tras la separación de Tiberio, hasta que en el 2 a. C. se produjo un episodio de escándalo público que provocó su caída y la de sus amigos. Augusto denunció en el senado la conducta licenciosa de su hija en el Foro y junto a la estatua de Marsias, símbolo de la libertad popular. Entre los amantes de Julia citados por los historiadores destacan Sempronio Graco y Julo Antonio, poeta e hijo de Marco Antonio, que podía tener sed de venganza y ambiciones políticas insatisfechas. Es posible que más allá del delito de adulterio estuvieran cometiendo el de conspiración, porque Julo fue ejecutado; los demás, como adúlteros, fueron relegados ad insulam. No se abrió ningún proceso, puede que con el fin de evitar la condena a muerte de Julia por conspiración contra su padre. Pero estas interpretaciones tienen una base muy poco segura y hay historiadores que rechazan la existencia de una conjuración.

Augusto condenó a Julia al exilio de por vida y también la condenó sin piedad a la fama de mujer promiscua y sexualmente desenfrenada, una fama que aún pervive en novelas históricas y películas, que exageran hasta la inverosimilitud los adulterios de Julia para que su retrato responda al estereotipo misógino de mujer de libido incontrolable.

Rosario Cortés Tovar

Mujeres del mundo clásico. Entre la sumisión y el poder

Os anunciamos que la semana que viene comienza el ciclo de conferencias titulado “Mujeres del Mundo clásico. Entre la sumisión y el poder”. Está organizado por la Delegación Local de la Sociedad Española de Estudios Clásicos y tendrá lugar en la Biblioteca Pública de la Casa de las Conchas de Salamanca.

18 de enero: Rosario Cortés Tovar: “Iulia Augusti. Una mujer entre el amor y la política”

25 de enero: José Carlos Fernández Corte: “Ariadna toma la palabra”.

1 de febrero: Ana Iriarte Goñi: “Medea o el filicidio como acción política”

8 de febrero: Margarita Vallejo Girves: “Mulieres fuertes de constantinopla: Teodora y las emperatrices de los siglos V y VI.”

15 de febrero: María José Hidalgo de la Vega: “Zenobia, reina de Palmira: Historia, ficción y tradiciones.”

22 de febrero: Alberto Bernabé Pajares: “Dánae, de los griegos a la modernidad”

Os invitamos a todos a acudir.

conferencias