Entrevista con Aurora Luque en Babelia

El País publicó ayer en Babelia una breve entrevista con Aurora Luque, que reproducimos a continuación:

Poeta, profesora y traductora del griego, Aurora Luque (Almería, 57 años), acaba de publicar Gavieras (Visor), por el que obtuvo el último premio Loewe de poesía.

¿Qué le parece lo mejor y lo peor del confinamiento? Lo peor, la muerte de tantos: la imagen de los furgones sacando cadáveres de Bérgamo me hizo gritar. Y la actitud sucia de la derecha española, infectada por un fanatismo antipolítico más peligroso que el Covid-19. Lo mejor, el ser testigo de un giro de la historia y de la Fortuna-velut-luna que obliga a repensarlo todo.

¿Qué ha descubierto durante este tiempo? Que es necesario simplificar y buscar la lentitud, el silencio y el respeto. Que las redes sociales nos dominan y controlan y nos han robado el tiempo verdaderamente libre.

¿Qué libro le hizo querer ser poeta? Juan Ramón Jiménez me descubrió la capacidad de las palabras para decir lo Otro, lo raro, lo complejo y lo bello. Pero libro, lo que se dice libro… La realidad y el deseo. De hecho quiero que en mi funeral suene una canción basada en el poema ‘Las ruinas‘, un bellísimo oratorio pagano.

¿Qué poema ajeno le habría gustado escribir?Anquises‘, de Olga Novo, o ‘Libre te quiero‘, de Agustín García Calvo.

¿Qué tópico sobre la Grecia clásica es falso? El de la mesura y serenidad: no hay tal cosa, sino pasión por el conocimiento. Los poemas y los mármoles griegos encierran puro enamoramiento de la vida.

¿Por qué leer a los clásicos? ¿Los griegos? Porque lo pensaron todo por vez primera desde una libertad maravillosa que les permitió volar muy alto sin la coacción de una autoridad vigilante y sin obsesionarse por la inmortalidad ni por los paraísos de ultratumba. Investigaron lo humano con una pasión insólita. Por eso envejecieron los autos sacramentales de Calderón de la Barca y en cambio sigue siendo fresca y sugerente la Odisea.

¿Por cuál empezar para que no nos rindamos a la primera? No sé. Yo empecé por el Fedro de Platón con 16 años y me enamoré de golpe. La Antígona y el Edipo de Sófocles nunca defraudaron a nadie.

¿Qué poema grecolatino recomendaría a un rapero? Pues todos. Pero mira, ya que estamos en esta primavera sin abrazos, las ‘Vísperas de Venus’: ‘Cras amet qui numquam amavit quique amavit cras amet’. Tiene mucho ritmo.

¿Qué aprende una poeta traduciendo? Aprende mucho de sí misma, de sus carencias. Traducir es como entrar sigilosamente en el laboratorio hiperactivo de la mente de otro u otra poeta. No hay lectura más íntima y exploratoria que la traducción.

De no ser escritora le habría gustado ser… Compositora de música. O periodista de viajes (pero el viaje han muerto por envilecimiento). O papiróloga. De niña quería ser científica y astrónoma.

¿Cuál ha sido el último libro que le ha gustado? La relectura de El surco del tiempo de Emilio Lledó. También me ha sorprendido la libertad desde la que Irene Vallejo ha escrito El infinito en un junco, sin ese babear acomplejado tan español ante el brilli brilli de las nuevas tecnologías.

¿Cuál es la película que más veces ha visto? Sin ponerme expresamente a verla, cuando emiten Doctor Zhivago me quedo siempre hipnotizada hasta que aparecen el escritorio helado y la casa nevada de Varykino, donde Lara y Zhivago se refugiaron para dejarse morir. Nunca una película comercial cifró tan certeramente la urgencia vital de la poesía.

¿Qué canción usaría como autorretrato? Las simples cosas, de Chavela Vargas.

¿Qué suceso histórico admira más? El impulso colectivo que puso en pie la democracia de Atenas, cuando se inventó la libertad como un bien ciudadano.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? El fútbol, esa insustancial coyuntura de pantorrillas y objeto golpeado.

¿A quién le daría el próximo premio Cervantes? A Clara Janés, Julia Uceda o María Victoria Atencia.

Hoy sale a la venta Grecorromanas, un nuevo libro de Aurora Luque

Todas aquellas obras que en una u otra lengua ha producido
el celo de los sabios —se abre a ellos la puerta de los cielos—,
ya sean los cantos que los diestros crean,
ya lo compuesto en libre lenguaje de la prosa,
tú las mejoras, cuando las lees, al hacerlas tuyas.
Versos pertenecientes a la laudatio funebris de Fabia Aconia Paulina a su marido, y a una Roma que ya no volverá, en traducción de Aurora Luque.
Me di cuenta de lo estrecho que es el canon que transmite la Historia de la Literatura, totalmente androcéntrico. Hay muchos rescates aún por hacer de poetas que están en penumbra por razones de género. Cualquiera puede ver que faltan muchos nombres.
Aurora Luque (2003) (El País)

Hoy celebramos la publicación de esta singular antología en la que Aurora Luque recoge los testimonios supervivientes de autoras de la Antigüedad grecorromana. Un lapso de once siglos (VII a.C. – IV d.C.), que nos lleva desde la época arcaica de Safo (fundadora indiscutible de esta “comunidad sostenida de referencias, símbolos, mitos” (p. 5) que se despliega a lo largo de la antología), a la época clásica de Corina y Erina, para llegar a la época helenística de autoras como Édile, Ánite y Nosis, finalizando con las hermanas romanas de todas ellas, como son las viajeras Julia Balbia y Terencia, las Sulpicias (la elegíaca y la satírica) o la última pagana, Fabia Aconia Paulina.

Como se puede suponer, un periodo tan grande de tiempo trae consigo una enorme variedad estilística, que va “desde la monodia erótica de Safo al lamento fúnebre de Erina, desde el himno político a Roma de Melino a la cruda sátira antiimperial de Sulpicia, desde la poesía de banquete de Praxila a los epigramas de las viajeras Balbila o Terencia”, como señala la editorial en su sinopsis del libro).

En él también hay espacio para el recuerdo de esas voces que, por los azares de la transmisión, no han podido llegar hasta nosotros a través de su propia producción, sino por testimonios ajenos que informan sobre la existencia de su obra hoy en día desaparecida. Este es el caso de las autoras bajo las secciones de ‘Las palabras perdidas.’ Sin duda, un ejercicio de justicia poética por parte de Luque, ya que en el caso de muchos autores masculinos en esta misma tesitura esto no ha sido un impedimento para ser (re)conocidos a lo largo del tiempo.

Esta antología hace su aparición en un momento en el que tanto los lectores como el propio mercado editorial están preparados para acogerla con los brazos abiertos. No obstante, hay que destacar cómo para Luque este tema no es ninguna novedad. Ya en 1987, cuando esta sensibilidad hacia el enfoque de género apenas existía en nuestro país, dedicó su memoria de licenciatura en la Universidad de Granada a la «Poesía compuesta por mujeres en la Antigua Grecia. Épocas clásica y helenística». Y todo ese trabajo la avala a la hora de abordar esta antología, al mismo tiempo que pone de relevancia lo necesario y nuclear del rescate de estas voces en nuestros días.

Voces que se presentan en una cuidada traducción, con el rigor filológico y poético al que Luque, desde su formación de filóloga clásica y su condición de poeta, nos tiene acostumbrados. Por un lado, dicha formación filológica le otorga también el conocimiento preciso de la función cultural del ejercicio de traducción en nuestros tiempos. Luque es plenamente consciente de cómo el imaginario del mundo grecolatino para y en cada época le debe mucho a sus traductores, que son uno de sus principales moldeadores. (Aunque en la actualidad entran en juego muchas otras disciplinas en la creación de este imaginario, nosotros, como filólogos, primamos el de la palabra escrita que nos ha sido legada). Su condición de poeta, a su vez, hace que domine los códigos poéticos vigentes, tal y como las autoras de los originales hicieron en sus respectivas épocas.

Finalmente, en lo que respecta a esta edición en su conjunto, su formato (monolingüe, con una amplia introducción contextualizadora y notas al pie de página) y su asequible precio (14’95 €), la hacen totalmente cercana al lector general de poesía. Así, podemos afirmar satisfactoriamente, como hiciera la propia Aurora Luque hace un par de años que: “una traducción hace literatura. No solamente transmite y vehicula, sino también hace la literatura de cada época, de cada momento.”

Marta Martín Díaz

Semónides y el Mediterráneo

“Y otros
revolcados en medio del huracán marino
y entre las muchas olas de un mar cárdeno,
mueren, aunque luchaban
por ganarse la vida”.

Semónides en traducción de Aurora Luque (Aquel vivir del mar, 2015, página 90)

En apenas mes y medio, más de 200 personas han sido contabilizadas como muertas en el mar Mediterráneo este 2019. En los últimos años, el Mare Nostrum se ha convertido en una fosa común, como desgraciadamente hemos hecho eco en este blog desde sus inicios (pica aquí y aquí ). Esta transformación del Mediterráneo ha sido posible gracias a las eficaces necropolíticas de nuestros gobernantes e instituciones, que olvidando aquel principio de hospitalidad que rigió la mediterraneidad de los griegos, mantienen barcos de rescate atracados en sus puertos, sin permitirles actuar.

Para más información y datos exactos sobre lo que ha ocurrido en estos dos primeros meses del año recomiendo leer este reportaje de Contrainformación.es.

Marta Martín Díaz

 

Sísifo, héroe absurdo

Vendo roca de Sísifo,
Sísifo añeja, bien lustrada,
llevadera, limada por los siglos,
pura roca de infierno.
Para tediosos y desesperados,
amantes del absurdo
o para culturistas metafísicos.
Almohadilla de pluma para el hombro
sin coste adicional.

Fragmento de «Anuncios» de Aurora Luque.

En 1942, Albert Camus publicó El mito de Sísifo. Encabezado por unos versos del épodo de la Pítica III de Píndaro («No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero apura el ámbito de lo posible»), este ensayo pretendía bucear, a través de sus cuatro partes y un apéndice, en «una sensibilidad absurda que podemos encontrar dispersa en este siglo [XX]».

El acercamiento existencialista a esta concepción de la vida como absurdo llevó a Camus a erigir al mítico Sísifo como «héroe absurdo» en su condición de «proletario de los dioses», quienes le condenaron a empujar eternamente una roca hasta lo alto de una montaña. No obstante, el conocimiento de su miserable situación (en la que, dice Camus, piensa cada vez que lleva a cabo su descenso para recuperar la roca y volverla a subir) le libera: al aceptar su inexorable destino, hace que el absurdo deje de serlo (como ocurre también con Edipo o Prometeo). Por ello: «Hay que imaginar a Sísifo feliz».

Cuando ese siglo XX en el que y sobre el que escribió Camus estaba despidiéndose (1997), su compatriota Frédéric Beigbeder, a través de su alter ego Marc Marronnier, comprendió —y actualizó— así la famosa cita en El amor dura tres años (traducida al español en Anagrama, 2003):

«Por fin comprendo la frase de Camus: Hay que imaginar a Sísifo feliz. Quiso decir que uno repite toda su vida las mismas estupideces pero que puede que la felicidad consista precisamente en eso. Tengo que agarrarme a esta idea. Amar tu infelicidad, ya que es rica en golpes de efecto».

Marta Martín Díaz

Lesbos, 1 de noviembre de 2015

(Imagen de cabecera de El Confidencial)

Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Dale, para nosotras, vida nueva a las voces,
a las risas antiguas, las liras y a la música
que hizo tan penetrantes los besos del pasado…
Tú que guardas el eco de liras y de voces,
Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Renée Vivien (trad. de Aurora Luque)

(Mi colega Pau Pavón Rodríguez, ya habló de la relación de Safo en la poesía de Renée aquí )

La primera entrada de este blog  se hacía eco de la enorme contraposición de la isla de Lesbos en los tiempos de Safo y Alceo y nuestros días. Algo más de un año y 5000 muertes en el Mediterráneo después, desde nuestras Notae seguimos queriendo mostrar nuestro desconcierto y pesar por esta situación. Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua, para que no seamos indiferentes a todo lo que estas personas están sufriendo.

Marta Martín Díaz

Puedes ver más información aquí y aquí. Y también en los siguientes enlaces, donde además puedes ayudar:

ACNUR

Amnistia internacional

Médicos sin fronteras

Proactiva open arms

Save the Children

UNICEF

Lesbos, enero de 2017

(La imagen de cabecera procede de Comunidad Valenciana ONGD)

Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Dale, para nosotras, vida nueva a las voces,
a las risas antiguas, las liras y a la música
que hizo tan penetrantes los besos del pasado…
Tú que guardas el eco de liras y de voces,
Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Renée Vivien (trad. de Aurora Luque)

(Mi colega Pau Pavón Rodríguez, ya habló de la relación de Safo en la poesía de Renée aquí )

La primera entrada de este blog  se hacía eco de la enorme contraposición de la isla de Lesbos en los tiempos de Safo y Alceo y nuestros días. Algo más de un año y 5000 muertes en el Mediterráneo después, desde nuestras Notae seguimos queriendo mostrar nuestro desconcierto y pesar por esta situación. Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua, para que no seamos indiferentes a todo lo que estas personas están sufriendo.

Marta Martín Díaz

Puedes ver más información aquí y aquí. Y también en los siguientes enlaces, donde además puedes ayudar:

ACNUR

Amnistia internacional

Médicos sin fronteras

Proactiva open arms

Save the Children

UNICEF

Lesbos, 22 de octubre de 2015

(Imagen de cabecera de Buzz Feed News)

Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Dale, para nosotras, vida nueva a las voces,
a las risas antiguas, las liras y a la música
que hizo tan penetrantes los besos del pasado…
Tú que guardas el eco de liras y de voces,
Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Renée Vivien (trad. de Aurora Luque)

(Mi colega Pau Pavón Rodríguez, ya habló de la relación de Safo en la poesía de Renée aquí )

La primera entrada de este blog  se hacía eco de la enorme contraposición de la isla de Lesbos en los tiempos de Safo y Alceo y nuestros días. Algo más de un año y 5000 muertes en el Mediterráneo después, desde nuestras Notae seguimos queriendo mostrar nuestro desconcierto y pesar por esta situación. Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua, para que no seamos indiferentes a todo lo que estas personas están sufriendo.

Marta Martín Díaz

Puedes ver más información aquí y aquí. Y también en los siguientes enlaces, donde además puedes ayudar:

ACNUR

Amnistia internacional

Médicos sin fronteras

Proactiva open arms

Save the Children

UNICEF

Lesbos, 1 de agosto de 2015

(Imagen de cabecera de ACNUR)

Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Dale, para nosotras, vida nueva a las voces,
a las risas antiguas, las liras y a la música
que hizo tan penetrantes los besos del pasado…
Tú que guardas el eco de liras y de voces,
Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Renée Vivien (trad. de Aurora Luque)

(Mi colega Pau Pavón Rodríguez, ya habló de la relación de Safo en la poesía de Renée aquí )

La primera entrada de este blog  se hacía eco de la enorme contraposición de la isla de Lesbos en los tiempos de Safo y Alceo y nuestros días. Algo más de un año y 5000 muertes en el Mediterráneo después, desde nuestras Notae seguimos queriendo mostrar nuestro desconcierto y pesar por esta situación. Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua, para que no seamos indiferentes a todo lo que estas personas están sufriendo.

Marta Martín Díaz

Puedes ver más información aquí y aquí. Y también en los siguientes enlaces, donde además puedes ayudar:

ACNUR

Amnistia internacional

Médicos sin fronteras

Proactiva open arms

Save the Children

UNICEF

Lesbos, 29 de octubre de 2015

(Imagen de cabecera de El País)

Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Dale, para nosotras, vida nueva a las voces,
a las risas antiguas, las liras y a la música
que hizo tan penetrantes los besos del pasado…
Tú que guardas el eco de liras y de voces,
Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua.
Renée Vivien (trad. de Aurora Luque)

(Mi colega Pau Pavón Rodríguez, ya habló de la relación de Safo en la poesía de Renée aquí )

La primera entrada de este blog  se hacía eco de la enorme contraposición de la isla de Lesbos en los tiempos de Safo y Alceo y nuestros días. Algo más de un año y 5000 muertes en el Mediterráneo después, desde nuestras Notae seguimos queriendo mostrar nuestro desconcierto y pesar por esta situación. Lesbos de orillas áureas, danos nuestra alma antigua, para que no seamos indiferentes a todo lo que estas personas están sufriendo.

Marta Martín Díaz

Puedes ver más información aquí y aquí. Y también en los siguientes enlaces, donde además puedes ayudar:

ACNUR

Amnistia internacional

Médicos sin fronteras

Proactiva open arms

Save the Children

UNICEF

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: