Cosas que hacer en la cuarentena (22): cocinar

Ahora que muchas personas están dedicándole un tiempo extra a cocinar, compartimos un par de recetas de la Antigua Roma. Son extremadamente sencillas de elaborar, si bien la primera de ellas requiere algunos ingredientes poco o nada habituales en las despensas hoy en día, como el hinojo o la ruda, siendo esta última una planta empleadísima en la Antigüedad y que hoy solo puede conseguirse en tiendas especializadas.

Epityrum verde, negro y salpicado

Haz de la siguiente manera el epityrum verde, el negro y el salpicado: extráeles el hueso a las aceitunas verdes, a las negras y a las salpicadas. Adóbalas así: hazles un corte, añade aceite, vinagre, coriandro [cilantro], comino, hinojo, ruda y menta; guárdalas en una orzuela; que quede aceite por encima. Haz uso de ellas así.

(Catón, De agri cultura, CXXIX. Trad. de Alfonso García-Toraño, ed. Gredos).

2a

Dulces caseros

Sacar el hueso de unos dátiles, rellenar de nueces, piñones o de pimienta molida. Envolverlos con sal, freírlos en un recipiente con miel cocida y servir.

(Apicio, VII, XI, 1. Trad. de Bárbara Pastor, ed. Coloquio)

Ana Laguna

El latín y el griego que viajan por el espacio interestelar

En 1977 la NASA envió al espacio las sondas Voyager 1 y Voyager 2, aprovechando una alineación concreta de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno que se repite cada 175 años (redondeando) y que, mediante la asistencia gravitatoria -que consiste en emplear energía del campo gravitatorio de un cuerpo celeste para modificar la trayectoria y velocidad de una sonda o nave espacial; en otras palabras, en este caso: propulsión gratuita-, permitió que ambas sondas hayan llegado más lejos que ningún otro objeto creado por el ser humano.

Foto1

Aunque la misión primaria de las Voyager era obtener información, principalmente, de Júpiter y Saturno -planetas a los que ya habían llegado, o sobrepasado, para 1981-, las sondas siguen operativas, alejándose cada vez más de la Tierra, y se calcula que seguirán transmitiendo información a nuestro planeta hasta, aproximadamente, 2025. En este tiempo han permitido conocer una ingente y preciosa cantidad de datos y han aunado una serie de récords -como ser los primeros objetos creados por humanos en alcanzar el espacio interestelar- y méritos, entre ellos, la icónica fotografía de la Tierra conocida como Pale Blue Dot (“Punto azul pálido”).

Foto2

Las sondas Voyager viajan, cada una, con un vinilo: el llamado Golden Record (“Disco de Oro”), que contiene una suerte de best of de la Tierra: una selección de imágenes, sonidos y piezas musicales recopiladas por un equipo liderado por Carl Sagan e ideado como pequeña muestra de nuestro planeta si, en algún momento, vida extraterrestre se topase con uno de los vinilos y fuese capaz de acceder a los contenidos. Bach, cantos tradicionales de diversos países, sonidos de la naturaleza o fotos de humanos en distintas situaciones son algunos de los contenidos que se escogieron para representar la vida terrestre.

Foto3

En los vinilos se incluyeron, además, audios de saludos breves en 55 idiomas distintos. Cinco de ellos, lenguas muertas: acadio, hitita, sumerio, latín y griego antiguo. Alguien, en ese comité de selección de los contenidos, los consideró relevantes, allá por 1977.

Los audios en latín y griego antiguo fueron encargados a Frederick M. Ahl, profesor de Clásicas de la Cornell University donde, por entonces, también era docente Carl Sagan. Estos saludos pueden escucharse en esta página, y dicen así:

  • Οἵτινές ποτ᾿ἔστε χαίρετε! Εἰρηνικῶς πρὸς φίλους ἐληλύθαμεν φίλοι [audio]
  • Salvete quicumque estis; bonam erga vos voluntatem habemus, et pacem per astra ferimus [audio]

 Además, uno de los sonidos incluidos en los vinilos es un mensaje en morse, que puede escucharse [aquí]. Se trata de la requetecitada ad astra per aspera (.- -.. / .- … – .-. .- / .–. . .-. / .- … .–. . .-. .- en morse).

Cuando la Tierra haya desaparecido, la última muerte del latín y del griego irá unida a la de las Voyager.

Ana Laguna

La correspondencia de Julio Verecundo en Vindolanda

Ana Laguna nos envía la noticia de que ahora podemos leer el texto de cuatro cartas que hace 19 siglos Julio Verecundo, el prefecto de la primera cohorte de Tungros (población situada en la zona de Tongeren, hoy dentro de Bélgica), escribió o recibió en Vindolanda. Allí, en el condado de Northumberland, en el límite norte del Imperio romano, se levantó un fuerte a finales del siglo I, antes de que se empezara a construir el Muro de Adriano. Este valiosísimo yacimiento va revelando en sucesivas excavaciones no solo objetos sino tablillas de madera escritas con tinta en latín, que nos permiten vislumbrar la vida cotidiana de sus antiguos habitantes.
Los textos, entre ellos una carta a su esclavo sobre un transporte de verduras o una carta de recomendación, aparecen comentados y traducidos en el artículo de A.K. Bowman, J.D. Thomas y R.S.O. Tomlin, “The Vindolanda Writing-Tablets (Tabulae Vindolandenses IV, Part 3): New Letters of Iulius Verecundus“, Britannia 50, 2019, pp. 225-251. Ana Laguna nos sugiere como complemento la lectura de la experiencia didáctica de Fernando Lillo: “Escribiendo en latín como los soldados romanos: taller de tablillas de Vindolanda y Vindonissa y óstraca de Egipto y Libia“.

Mitología urbana

Pichiavo es un dúo de artistas de Valencia dedicados principalmente a la pintura y la escultura. En los últimos años se han hecho famosos internacionalmente por realizar grandes murales que fusionan el arte y la mitología clásicas con arte urbano muy influenciado por el graffiti de la llamada old school. A veces emplean la etiqueta “urban mythology” para su obra.

Foto 1
“Strategos”. Leiria, Portugal (2017).

Sus piezas representan personajes y escenas de la mitología clásica, que aparecen en primer plano, superpuestos sobre un fondo de firmas de diversos estilos del graffiti integradas con las figuras centrales mediante transparencias. Sus obras se caracterizan por la fusión de estilos además de por el realismo de los personajes mitológicos, las transparencias mencionadas y el uso de colores pastel.

Foto 2
Mural en Carballo, Galicia (2019).

“Siempre hemos pensado que hablar de lo que uno conoce o de sus orígenes es mucho más fácil porque es más creíble. Somos de cultura mediterránea, toda nuestra historia se basa en la grecorromana y, evidentemente, somos amantes de la cultura clásica. Es muy fácil reinterpretar los mitos de la antigüedad en la época contemporánea.” [FUENTE: Metal]

Foto 3
Mural en San Diego, EEUU (2017).

“El arte clásico estaba un poco intocable, y nosotros quisimos retomar esa elegancia, sus formas bellas y llevarlas a nuestro terreno del grafitti, por eso siempre hay un juego de transparencias, de color y le damos otra vida. Cogemos lo bueno de sus mitos y sus proporciones y los actualizamos a nuestros días” [FUENTE El Diario.es]

Foto 4
“Poseidón”. Lisboa, Portugal (2018).

Se pueden ver más trabajos suyos en su web y en su instagram.

Ana Laguna

Duolingo para aprender latín

Aquí llega una posible competencia para nuestro Curso intensivo (online) de Latín elemental: Duolingo, la famosísima aplicación para aprender idiomas, incorpora también el latín. Ana Laguna nos informa de que, como aún está en fase de desarrollo, se puede solicitar contribuir corrigiendo y creando contenido para el curso -gratis, supongo-, en este enlace: https://incubator.duolingo.com/apply/la/en. Requisito: escribir un pequeño texto, en latín, sobre por qué eres óptimo para el puesto.

 

De cuando Ventris anunció en la BBC que había descifrado el Lineal B

Circula por internet un audio, de apenas tres minutos, de parte de una grabación de la BBC en la que Michael Ventris -quien identificó que lo que subyacía a la escritura Lineal B era griego- anuncia por primera vez de forma pública su desciframiento. Sucedió el 1 de julio de 1952. Me resulta un documento magnífico y emocionante para un clasicista. Se puede escuchar en este enlace.

“For a long time I, too, thought that Etruscan might afford the clue we were looking for. But during the last few weeks, I’ve suddenly come to the conclusion that the Knossos and Pylos tablets must, after all, be written in Greek – a difficult and archaic Greek, seeing that it’s 500 years older than Homer, and written in a rather abbreviated form, but Greek nevertheless. 

Once I made this assumption, most of the peculiarities of the language and spelling which had puzzled me seemed to find a logical explanation, and although many of the tablets remain as incomprehensible as before, many others are suddenly beginning to make sense. As we expected, they seem to contain nothing of any literary value, but merely record the prosaic and often trivial details of the palace administration. We have lists of men and women, for instance, where each name has the person’s trade next to it, and we rediscover familiar Greek words like ποιμήν, ‘shepherd’, κεραμεύς, ‘potter’ χαλκεύς, ‘brownsmith’, *χρυσοϝοργός, ‘goldsmith’. Some of the persons have longer descriptions, like ‘So-and-so, a goatherd watching over the quadrupeds belonging to So-and-so’, or ‘three waitresses whose mother was a slave and whose father was a smith’, or ‘stonemasons for building operations’. Other tablets are lists of commodities, such as wheels: so many of elm, so many of metal, so many with metal bindings and so many of willow. Most of the phrases are quite short. The longest sentence I can find has 11 words and occurs on a tablet from Pylos, which seems to be an assessment for tithes, somewhat as follows: ‘The priestess holds the following acres of productive land on a lease from the property-owners and undertakes to maintain them in the future’. 

The Pylos tablets look like being Greek throughout, which is only what one would expect from their date and location. But even if it turns out that any of the main phrasing of the Knossos tablets is in Greek, and that this is interspersed with names and words of some indigenous language, we shall still be forced to revise our conception of the history of this period. The last palace of Knossos has all the appearance of being part of a native island culture. But, if my suggestion is right, the Greeks must in fact have arrived in Crete at its building, and not merely been its destroyers, and it must have been they who devised the new Linear script B for their own purposes. If this is so, there’s a case for calling the tablets which Myres and Bennett have published Mycenaean, and not Minoan in a strict sense at all. I’ve suggested that there’s now a better chance of reading these earliest European inscriptions than ever before, but there’s evidently a great deal more work to do before we are all agreed on the solution to the problem”. 

Traducción: “Durante mucho tiempo yo también pensé que el etrusco podía proporcionar la clave que estábamos buscando, pero en las últimas semanas he llegado a la conclusión, de forma repentina, de que las tablillas de Cnosos y Pilos deben de estar escritas en griego; un griego difícil y arcaico, ya que es 500 años anterior a Homero, y un griego en forma algo abreviada, pero griego, no obstante. 

Una vez hice esta suposición, la mayoría de las peculiaridades de esta lengua y de su escritura que me habían estado desconcertando parecieron encontrar una explicación lógica. Aunque algunas tablillas son aún tan incomprensibles como antes, muchas otras están empezando a cobrar sentido. Como esperábamos, no parecen contener nada valioso desde el punto de vista literario, sino que simplemente testimonian detalles prosaicos y a menudo triviales de la administración palacial. Tenemos, por ejemplo, listas de hombres y mujeres, donde cada nombre tiene [escrito] el oficio de dicha persona al lado, y encontramos palabras familiares en griego, como ποιμήν, ‘pastor’, κεραμεύς, ‘alfarero’, χαλκεύς, ‘cobrero’, *χρυσοϝοργός, ‘orfebre’. Algunas personas tienen descripciones más largas, como “Fulanito, un cabrero que cuida de los cuadrúpedos pertenecientes a Fulanito”, o “tres sirvientas cuya madre era esclava y cuyo padre era herrero”, o “albañiles para operaciones de construcción”. Otras tablillas son inventarios de productos, como p. ej. ruedas: “tantas de madera de olmo, tantas de metal, tantas con sujecciones de metal, tantas de madera de sauce”. La mayoría de las frases son muy cortas. La más larga que he podido encontrar tiene 11 palabras y está en una tablilla de Pilos, que parece haber sido una tasación para el diezmo; [dice] algo así: “La sacerdotisa posee la siguiente cantidad de acres de tierra productiva en arrendamiento de sus propietarios y se compromete a mantenerlas en el futuro”. 

Las tablillas de Pilos parecen estar todas en griego, que es lo esperable teniendo en cuenta su datación y lugar de origen. Pero si resulta que el grueso de las tablillas de Cnosos está en griego pero intercalado con nombres propios y palabras de alguna lengua indígena nos veremos obligados a replantearnos nuestra concepción de la historia de este período. El último palacio de Cnosos parece pertenecer a la cultura nativa de la isla, pero, si lo que sugiero es cierto, los griegos debieron de haber llegado a Creta a la par que se construía, y no haber sido simplemente sus destructores, y deben de haber sido ellos quienes concibieron la nueva escritura Lineal B para sus propios fines. Si esto así, habría que llamar las tablillas que han publicado Myres y Bennett “micénicas”, y no “minoicas” en absoluto. Sugiero que existen ahora mejores posibilidades que nunca de leer estas inscripciones, las más antiguas de Europa, pero, evidentemente, hay muchísimo más trabajo que hacer antes de que todos nos pongamos de acuerdo en la solución al problema”. 

1jpg.jpg
Dos fragmentos de una carta de Michael Ventris a Emmett L. Bennett, en cuyos estudios sobre el Lineal B se apoyó Ventris para el desciframiento. Fechada el 18 de junio de 1952, pocos días antes del anuncio radiofónico. Ventris le comunica su hallazgo (“creo que tengo buenas noticias para ti: lo mejor es que juzgues tú mismo, pero creo que he descifrado el Lineal B, y que [las tablillas de] Cnosos y de Pilos están, ambas, en griego”). Más adelante, incluye algunas de sus lecturas. La carta puede consultarse completa aquí .
Apenas unos días después del anuncio, John Chadwick, que estaba, en el momento de la intervención de Ventris, escuchando la BBC, hizo por conseguir el contacto de Ventris y comenzó un intercambio de cartas entre ellos. Esta es la primera que Chadwick le envió, donde, además de colmarlo de felicitaciones, le ruega que trabajen juntos en el desciframiento:

2.jpg
“Estimado Sr. Ventris: Permítame en primer lugar felicitarlo por haber solucionado el problema minoico; es un logro magnífico y está ud. tan solo al comienzo de su triunfo. […] Me gustaría mucho poder hablarlo con usted y espero que podamos concertar un encuentro. Supongo que no viene a Oxford muy a menudo. De todos modos, si hay algo que pueda hacer un mero filólogo, hágamelo saber” (Puede leerse completa aquí)
Fechada el mismo día -el 13 de julio de 1952-, se conserva (disponible en el mismo enlace) la respuesta de Ventris a Chadwick, aceptando el ofrecimiento y mostrándose desanimado por la falta de respaldo inicial -durante los primeros meses, Ventris encontró el rechazo de muchos especialistas, rechazo reforzado por los prejuicios, ciertamente, de que Ventris no fuese filólogo ni tuviese relación con el mundo universitario: era arquitecto-.

3.jpg
“Estimado Sr. Chadwick: Muchas gracias por su carta. Es muy alentador tener noticias de alguien que ha trabajado en el problema minoico y que está de acuerdo con mi teoría del griego, ya que, francamente, me veo en estos momentos bastante necesitado de apoyo moral. Todo este asunto está llegando a un punto en el que mucha gente lo mira con gran escepticismo, y soy consciente de que, de momento, hay mucho que no puede explicarse de forma satisfactoria […] Me sería muy útil contar con su ayuda, no solo para intentar averiguar el sentido de los testimonios, sino también para obtener conclusiones correctas en cuanto a las formaciones [de palabras], en términos de dialecto y etapa de desarrollo [de la lengua]”
Poco después, en 1953, publicaron, conjuntamente, el artículo “Evidence for Greek Dialect in the Mycenaean Archives”, la primera publicación que avalaba científicamente el descubrimiento anticipado y, juntos, compartirían para siempre el honor del desciframiento.

Ana Laguna

Nuevas noticias sobre Romulus

Hace unos meses, nuestra compañera Ana Laguna nos traía una noticia que no por atrayente dejaba de ser inquietante: se nos venía encima Il Primo Re, película sobre el mito fundacional de Roma, y con diálogos en latín arcaico porque hemos venido a jugar. Mediaset, por cierto, se ha hecho con los derechos de emisión en España, así que es cuestión de tiempo que podamos catarla.

Pues tenemos un nuevo giro de los acontecimientos: y es que la cadena Sky, financiación de la productora Cattleya mediante, está rodando Romulus, una serie de diez episodios que servirá de extensión de la película ya mencionada… y que también estará en latín arcaico.

Todos los detalles están en este artículo de El País.

Alberto López Redondo

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: