El Google Maps de Julio César

Adelaida Andrés nos envía un complemento a la entrada que ya sacamos hace unos días sobre el diseño de las calzadas romanas y el proyecto emprendido por Pau Soto, del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC), que consiste en introducir en un mapa, con la máxima precisión posible, todas las carreteras del imperio romano. Se trata de la noticia presentada por La Vanguardia con más texto explicativo y una galería de imágenes: El Google Maps de Julio César.

Mapa pormenorizado de las calzadas romanas

Adelaida Andrés nos envía la noticia publicada por El Español: Los 40.000 kms de calzadas romanas en la Península: el mapa al detalle de las carreteras del Imperio.

Pau de Soto Cañamares, del Instituto Catalán de Arqueología Clásica, con el proyecto Viator-e, financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, presenta un mapa pormenorizado de las calzadas del Imperio romano de Occidente.

Desde Italia, recordando a Tucídides

Adelaida Andrés nos envía este artículo publicado en Corriere de la Sera (12/03/20) por el prof. Marco Ricucci: Il coronavirus ai tempi di Atene. La lezione di Tucidide

Afortunadamente la descripción que Tucídides hace de la peste de Atenas es lo suficientemente sobrecogedora para que podamos apreciar las diferencias a favor de nuestra situación:

Aquel año, como todo el mundo reconocía, se había visto particularmente libre de enfermedades en lo que a otras dolencias se refiere; pero si alguien había contraído
ya alguna, en todos los casos fue a parar a ésta. En los demás casos, sin embargo, sin ningún motivo que lo explicase, en plena salud y de repente, se iniciaba con una intensa sensación de calor en la cabeza y con un enrojecimiento e inflamación en los ojos; por dentro, la faringe y la lengua quedaban enseguida inyectadas y la respiración se volvía irregular y despedía un aliento fétido. Después de estos síntomas, sobrevenían estornudos y ronquera, y en poco tiempo el mal bajaba al pecho acompañado de una tos violenta; y cuando se fijaba en el estómago, lo revolvía y venían vómitos con todas las secreciones de bilis que han sido detalladas por los médicos, y venían con un malestar terrible. A la mayor parte de los enfermos Ies vinieron también arcadas sin vómito que les provocaban violentos espasmos, en unos casos luego que remitían los síntomas precedentes y, en otros, mucho después. Por fuera el cuerpo no resultaba excesivamente caliente al tacto, ni tampoco estaba amarillento, sino rojizo, cárdeno y con un exantema de pequeñas ampollas y de úlceras; pero por dentro quemaba de tal modo que los enfermos no podían soportar el contacto de vestidos y lienzos muy ligeros ni estar de otra manera que desnudos, y se habrían lanzado al agua fría con el mayor placer. Y esto fue lo que en realidad hicieron, arrojándose a los pozos, muchos de los enfermos que estaban sin vigilancia, presos de una sed insaciable; pero beber más o beber menos daba lo mismo. (Historia dela Guerra del Peloponeso 2, 49, 1-5, trad.: J. J. Torres Esbarranch)

Coronavirus vs. Astérix

Eugenia Torijano nos da la noticia, completada por el enlace a La Vanguardia que nos remite Adelaida Andrés y este otro a Charente Libre, que nos hace llegar Carmen García Cela. Ya desde hace días circula en las redes la premonitoria aparición en Astérix en Italia (2017) de un personaje llamado Coronavirus, adversario de los héroes galos en la gran carrera Transitálica, ¿Quién se oculta bajo su máscara?

Astérix y Obélix cumplen 60 años y el metro de París lo celebra

Durante mucho tiempo he evitado recurrir a Astérix y sus compañeros en el blog porque me parecía demasiado “fácil”, pero recientemente he comprobado con sorpresa que es un personaje prácticamente desconocido para nuestros jóvenes alumnos. Así pues, creo que su cumpleaños -¡ya sesenta!- y las celebraciones que han tenido lugar en París constituyen la perfecta excusa para reencontrarnos con él.

En efecto, Adelaida Andrés nos envía este enlace a la página de la RAPT (Régie Autonome des Transports Parisiens), que se suma a las conmemoraciones por el cumpleaños de Astérix, celebrado el 9 de octubre. Ese día, doce estaciones de la red del Metro parisino cambiaron de aspecto e incluso de nombre (Ourcq fue rebautizada “Abraracurcix”, Cité se convirtió en “Lutecia”, Rome en “Están locos estos romanos” ), se sustituyeron los carteles publicitarios por viñetas de sus aventuras, Astérix y Obélix acompañaron a Panoramix a repartir poción mágica entre los viajeros de la Gare de Lugdunum (Gare de Lyon). Visita en Twitter #AsterixDansLeMetro

En esa misma página podéis ver los vídeos de la transformación de algunas estaciones. Aquí os dejamos una muestra.

Por supuesto, todo ello además tenía la vista puesta en la próxima publicación del nuevo álbum el día 24 de octubre, “La hija de Vercingetórix” (puedes leer aquí la entrada que se publicó sobre El papiro del César). Lo celebramos, pero nos siguen gustando más aquellas antiguas aventuras, La vuelta a la Galia, La Cizaña, o Astérix y Cleopatra. ¿Cuál es vuestra preferida?

Susana González Marín

 

Sertorio en Benidorm

Adelaida Andrés nos envía una noticia publicada en El País del 3 de noviembre: nuevas investigaciones han descubierto que los que se creían hasta ahora yacimientos íberos eran fortificaciones romanas, que a su vez habían dado lugar a asentamientos en  lugares tan conocidos como Benidorm, Denia, Calpe o Moraira.  Estos enclaves militares fueron establecidos por Sertorio en su guerra contra Sila para vigilar la costa e intentar impedir el avituallamiento de los enemigos.

En Tossal de Cala, por ejemplo, entre Benidorm y Finestrat, las excavaciones han desenterrado un auténtico cuartel romano, con una muralla defensiva de casi un metro de anchura.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: