Hasta el curso que viene

En Notae tironianae necesitamos un descanso e interrumpimos nuestra actividad hasta el curso que viene (¡qué intriga!, ¿cómo será?, ¿merecerá otro poema épico como La Virusiada, con la que hemos concluido de manera tan redonda nuestra andadura este 2019-20?).

Felices vacaciones a todos nuestros lectores y colaboradores.

Nuestro propio escándalo arqueológico: Iruña-Veleia

En diferentes ocasiones hemos seguido en nuestro blog los escándalos escándalos relacionados con la filología clásica fuera de nuestras fronteras, pero hoy tenemos que dar cuenta del cierre en los juzgados del caso de las falsificaciones de Iruña-Veleia, con la condena al arqueólogo Eliseo Gil y a su socio Rubén Cerdán. Aunque ciertamente les ha salido barato, como informa El Diario.es: una condena penal insignificante y una multa de 72 euros. Reproducimos el texto de la noticia en El País (10/6/2020): Condenado el arqueólogo que falseó la historia del euskera y del cristianismo en el País Vasco:

El fraude arqueológico ha llegado a su fin. El Juzgado de lo Penal 1 de Vitoria-Gasteiz ha condenado a dos años y tres meses de prisión al arqueólogo Eliseo Gil por un delito continuado de estafa y un delito continuado de falsedad documental por el caso de los falsos hallazgos supuestamente revolucionarios en el yacimiento de Iruña-Veleia (Álava). Gil pregonó que su equipo había dado con unas piezas de arcilla del siglo III que representaban un calvario y que contenían referencias jeroglíficas egipcias y signos de euskera. La trascendencia del supuesto hallazgo consistía en que adelantaba la aparición de los primeros vocablos escritos en lengua vasca 800 años, un hito que se desmoronó en sede judicial.

La sentencia también condena a Ruben Cerdán, un supuesto físico nuclear formado en Tel-Aviv que elaboró los informes que avalaban la presunta autenticidad de los hallazgos, a un año y tres meses de cárcel por un delito continuado de estafa en concurso con un delito de falsedad documental. Ninguno de los dos acabará entre rejas porque ninguna de las penas asignadas supera por separado los dos años de prisión. La Fiscalía y la Diputación de Álava, personadas como acusación, reclamaban entre cinco años y medio y siete años y medio de cárcel para Gil, pero las “dilaciones en el proceso”, que ha trascurrido durante casi 15 años, han marcado la decisión judicial, según la resolución. El grupo Lurmen gestionaba los trabajos en el yacimiento y actuaba con una subvención de 3,7 millones de euros a cargo de la sociedad pública Euskotren.

La juez subraya en su sentencia que Gil, director de los trabajos en el yacimiento de Iruña Veleia en el momento de los hechos, se compinchó con Cerdán para conferir a las piezas arqueológicas encontradas entre 2005 y 2006 —que contenían inscripciones supuestamente revolucionarias sobre el euskera y la historia del cristianismo en la Península Ibérica— una autenticidad “que no tenían”. La magistrada entiende que en la excavación se realizaron grabados sobre 36 piezas arqueológicas para conferirles así un valor histórico del que carecían por ser simplemente cerámica ordinaria, y poco relevante, de la época romana. La Fiscalía elevaba hasta 171 los grafitos irregulares sospechosos de manipulación contemporánea. La pena a Gil incluye el pago de 72 euros, dos euros por cada pieza adulterada, y ambos tendrán que abonar 12.490 euros a la Diputación Foral de Vitoria, a quien le cobraron el informe irregular valorado en esa suma por el que Cerdán, “movido por el ánimo de obtener un lucro ilícito” según la sentencia, confería relevancia a esos materiales vulgares.

El juicio requirió 12 sesiones en la Sala de Vitoria y por allí declararon tanto los ahora condenados como compañeros en el yacimiento o peritos. Los investigadores Miguel Berjón, Ángel Apellaniz y Carlos Castro, quienes renunciaron al proyecto ante las irregularidades en los métodos que presenciaban, aseguraron que las piezas valiosas aparecían solo después de pasar por los lavados manuales. Los hallazgos sobre el terreno nunca revelaban incisiones reseñables; no constaban esos grafitos revolucionarios. La incorporación posterior de cámaras de seguridad en el yacimiento desembocó en que ya no volvieron a aparecer nunca más restos del empaque histórico del que supuestamente aparecían en los terrenos. Tampoco ayudó que uno de los trabajadores, Óscar Escribano, admitiese que falsificó uno de los vestigios a modo de “broma”. Escribano declaró en la primera jornada del juicio y aceptó un año de cárcel, por lo que quedó libre.

La magistrada admite que no puede confirmarse totalmente si fue Eliseo Gil quien realizó los grabados sobre los hallazgos cuestionados, pero sí señala que los conocimientos de este arqueólogo y el cargo que ostentaba como director de las operaciones le permitían conocer a la perfección que esos supuestos materiales que mostraba como únicos eran realmente una falsificación. “Él mismo o terceros por su encargo tuvieron la ocasión de causar los daños que las piezas presentan”, explica la resolución. Las sospechas ponían a Gil en la diana porque los estudios realizados sobre los materiales cuestionados mostraban que las grafías de las incisiones se asemejaban mucho a muescas que el propio arqueólogo aplicó en forma de adornos sobre una letrina que se construyó como réplica en la excavación.

Los más de 16.000 folios que han protagonizado este caso incluían distintas sospechas de que algo irregular ocurría en Iruña-Veleia. Entre los materiales observados se dio con un grabado de una sirena, una representación femenina con cánones impropios de esa época, o la alusión al filósofo Descartes. Los arqueólogos aseguraron que había aparecido un resto con el nombre de varios personajes históricos y que entre este elenco de figuras griegas y romanas se hallaba el pensador francés del siglo XVII. El fallo judicial, de 256 páginas, elimina cualquier atisbo de revolucionario en aquella cerámica romana adulterada con un punzón del siglo XXI.

 

Viaje de estudios de la promoción de 1957

Adelaida Martín Sánchez, a la que agradedemos desde aquí su amabilísima colaboración, recuerda para nuestro blog el viaje de estudios que su promoción (Salamanca 1957) realizó a Italia en compañía del prof. Tovar:

“Al terminar nuestra carrera, en junio de 1957, con los dinerillos que teníamos recaudados, cotemplamos la posibilidad de realizar nuestro viaje de fin de carrera a Italia, decisión que en aquellos momentos estaba fuera de lo corriente entre los alumnos de la Facultad de Letras. En las reuniones preparatorias decidimos hablar con el prof. Tovar para exponerle nuestro plan y preguntarle si estaría dispuesto a acompañarnos en unas condiciones que no iban a ser muy buenas, pues nuestras economías no eran muy boyantes. Tras estudiar las fechas, nos dijo que podíamos contar con él en los términos propuestos: viaje en tren desde Salamanca, a Florencia, Roma y Génova, con los transbordos correspondientes, y regreso en barco -de Génova a Barcelona- y tren desde Barcelona a Salamanca.

En Florencia el alojamiento para los caballeros era en un convento de frailes y para las señoras en uno de monjas, y en Roma y en Génova en los albergues de la juventud de aquella época, con dormitorios de literas, corridos y con servicios comunes.

En el albergue de Roma, en la sala común de caballeros a D. Antonio Tovar le correspondió ocupar la parte superior de una litera, ocupada abajo por un calabrés, que se reía cuando D. Antonio le decía que él era Profesor de la Universidad de Salamanca y desde abajo le volteaba como un balón. Le propusimos buscar un hotel, pero no lo permitió, porque nuestra economía no estaba para eso. Eso sí, conseguimos que el jefe del albergue pusiera una nota que decía “No molestar al profesor”.

Su conocimiento de los lugares que íbamos a visitar era tal que nos dejaba maravillados con sus explicaciones, de modo que nunca se nos olvidarán las de los museos de Florencia, del Vaticano, de las catacumbas y otros edificios. Como complemento, nos llevó un día a la playa y otro consiguió que participáramos en una audiencia general con el Papa Pío XII.

En Génova, donde embarcamos rumbo a Barcelona, D. Antonio nos dijo: “La comida del último día la haremos juntos y les invito a café”, y allí, ante nuestro asombro, nos expresó su agradecimiento: “Les he reunido porque quiero darles las gracias por haberme elegido para acompañarles en este viaje para el que yo sé que había muchos profesores candidatos; ha sido para mí una inyección de ánimo en estos momentos difíciles en la Universidad (había sido cesado como Rector) el saber que para mis alumnos supongo mucho”.

 

I Congreso de la Sociedad Española de Estudios Clásicos

En el año 1956, la Sociedad Española de Estdios Clásicos, de la que era presidente Antonio Tovar, celebró en Madrid su primer Congreso.

Tovar, entonces catedrático de Latín de la Universidad de Salamanca, convocó a sus alumnos, entre los que estaba Adelaida Martín Sánchez (a la que agradecemos la información y las fotos), y les instó a que asistieran para beneficio de su formación. Les acompañó en el viaje en tren su esposa Chelo. A su llegada D. Antonio les presentó a las grandes figuras que participaban en él y los incluyó en las recepciones, como por ejemplo en la del Ayuntamiento de Madrid, como atestigua la foto adjunta.

Foto Tovar y salmantinos en congreso
De izquierda a derecha, mirando a la cámara, Antonio Tovar; a continuación Pity Serrano; el Conde de Mayalde, alcalde de Madrid; Manuel Palomar Lapesa; Adelaida Martín Sánchez, Begoña Ruiz, Mª del Dulce nombre Estefanía y Concha Giner
foto2.pdf con números
1. Adelaida Martín Sánchez  2. José Rubio Alija. 3. Pity Serrano 4. Lola Cruz 5. Felisa Crisanto 6. Esposa de Palomar Lapesa. 7. Mª del Dulce Nombre Estefanía 8. Begoña Ruiz 9. Clementina González. 10. Rosalía Polo. 11. Carmelo Solano. 12. ? 13. Manuel Palomar Lapesa 14. Concha Giner. 15. Patxi Altuna. 16. Engracia Domingo. 17. Jesús Liaño. 18. Agustín García Calvo. 19. Isabel Pérez Calvo. 20. Javier Petriguena. 21. ? 22. José Oroz

 

Y todo, idea de Afrodita

Cuando el rubio Apolo se acostó al atardecer, la lengua se me quebró. Y al punto, como moneda de bronce en mi piel, el fuego me atravesó. La diosa Afrodita fue la que ideó un plan para que yo me enamorara a través de un guiño de ojos. Bajo un cielo anaranjado, mis mejillas estaban arreboladas. Las aves volaban tranquilas en un campo de girasoles. Todo me parecía hermoso.

Elena Villarroel Rodríguez

Regalos navideños para aficionados a las Clásicas

Como viene siendo tradicional en estas fechas, dejamos para los Reyes Magos algunas sugerencias.

Para niños:

El hilo de Ariadna. Mitos y laberintos de Jan Bajtlik. Ed. Maeva. (29,90 €); a partir de 7 años:

thumb.php.jpg

Sin salirnos de la mitología, para niños a partir de 9 años,La historia de Atenea de Isabel e Imogen Greenberg (Astronave), 15,95 €

Atenesa.jpg

Playmobil nos ofrece tres figuras de gladiadores al módico precio de 7,79 €, o al mismo precio tres soldados romanos. O el jefe de los gladiadores a 2,79 €. Merece la pena echar un vistazo a la página de Playmobil porque hay más cajas relacionadas con el mundo clásico

3 Gladiadores.jpg

Para no tan niños:

Los amantes de los juegos con miniaturas encontrarán el set Pax Romana que incluye una construcción y figuras de los ejércitos romanos y celtas para pintar. (46,56 €)Pax.jpg

Anne Carson, recoge los fragmentos de Safo y los traduce y reinterpreta en Si no, el invierno (envío de Marta Martín Díaz). Vaso roto nos ofrece una edición trilingüe; el texto español es de Aurora Luque (29 €)

Si_no_el_invierno._Cuadernos_de_Safo_1000x1000.jpg

Gladiadores y lanistas

The Conversation es una publicación digital nacida en Melbourne (Victoria, Australia) con el propósito de difundir libremente noticias y análisis escritos por la comunidad académica e investigadora y dirigidos directamente a la sociedad. La edición española está radicada en Madrid y forma parte de una red internacional de editores. Diego Corral nos envía un artículo aparecido en agosto en este medio  sobre los gladiadores de la antigua Roma, redactado por el Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Granada, Mauricio Pastor Muñoz: Lanistas: entrenadores, representantes y traficantes de gladiadores

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: