Entrevista con Anne Carson

Hoy os dejamos esta preciosa entrevista de Anne Carson (El Cultural, 24 de junio de 2020), en la que dice sentirse “anonadada y sin palabras” al recibir su premio Princesa de Asturias, puesto que “realmente es confuso que me den una razón para una felicidad tan grande en un momento en que el mundo se está acabando. O más bien, dado que el mundo no parece terminar, ahora que está entrando en un tiempo de desconcierto.”

Y que constituye, como siempre en ella y su producción, una defensa de los clásicos. “¿Estás listo para el futuro? Homero habla de los seres humanos como si estuvieran en el tiempo de espaldas al futuro, con sus rostros vueltos siempre al pasado. Y lo hace debido a que todos los preceptos y precedentes y ejemplos de dignidad que necesitamos para vivir nuestra vida se encuentran allí, en el pasado.”

Marta Martín Díaz

NOS GUSTA EL FÚTBOL, Y EL LATÍN

Cuando el primer día de clase de Latín la profesora nos preguntó por nuestros gustos, nunca pensamos que, por contestar que nos gustaba el fútbol, nos iba a encargar un trabajo extra. Pero los de la última fila y alguno más -que es de los nuestros, aunque en esta clase se siente en la posición de medio o de delantero- formamos un buen equipo para todo, incluido este trabajo sobre lemas de equipos de fútbol en latín.

Ya sabíamos que en la liga inglesa muchos equipos tienen en el escudo un lema en latín y, además, como hacemos todos en estos casos, hemos buscado información en Internet. (Al final del trabajo citamos las páginas web).

Pero esto de buscar la información era solo el principio, pues cuando la tuvimos reunida, comenzamos a hacernos preguntas. (A esas preguntas y a las respuestas encontradas se le llama “analizar los datos”). Vamos a transcribir aquí una de nuestras discusiones sobre el asunto.

-Mirad, mirad, resulta que, por países, los ingleses ganan por goleada, es donde hay más equipos con lema en latín: el Manchester City (Superbia in proelia), el Arsenal (Victoria concordia crescit), el Tottenham (Audere est facere), el Nottingham (Vivit post funera virtus), el Everton (Nihil satis nisi optimum), y más.

– Claro, allí están los equipos más antiguos. Son los ingleses los que inventaron el fútbol.

– Sí, pero lo del latín…

– Pues como los lemas de las universidades, por el prestigio y eso.

– Pues tendrá que haber también escudos de equipos italianos, que para eso nació allí el latín.

– En el de la Juve solo pone el nombre, Juventus, que significa “juventud”.

– ¿Y los alemanes y los franceses?

– No tenemos ninguno. ¡Qué raro!

– Sí tienen los portugueses, el del Benfica de Lisboa: E pluribus unum.

– ¿Y de los equipos españoles? Seguro que entre los de primera alguno habrá.

– A lo mejor los más antiguos.

– O el Sevilla.

– Aquí veo algunos, pero de los “modestos”. Por ejemplo, el del Cartagena: Semper simul, ad astra. Y otro parecido del equipo ese de Salamanca que jugó con el Real Madrid este invierno: Ad astra per aspera.

– El equipo que dices se llama “Unionistas Salamanca”.

– Otro más, también de la provincia de Salamanca, de la UD Santa Marta: Labore victoriam.

– Será por eso de que está allí la Universidad…

– Bueno, qué dices. No creo que tenga nada que ver.

– Mirad, he encontrado uno de Argentina, del Argentinos Juniors: Mens sana in corpore sano.

– Pero, ¿todos están en latín de verdad? Quiero decir que, si lo habrán sacado de libros en latín, o se lo habrán inventado, como hacemos nosotros para decir alguna tontería.

– Podemos buscarlo.

– Ya está. Acabo de encontrar lo de Ad astra… en un blog de cosas de griego y de latín:

-Y Mens sana in corpore sano pone en la Wikipedia que es de una sátira de Juvenal. Así que, sí es, como tú dices, “latín de verdad”.

– ¿Y qué hacemos ahora?

– Podemos buscar el verbo, siempre hay que empezar por ahí.

-Parece que hay pocos verbos: Confidemus, en el del Kilmarnock, Vivit en el del Nottingham. Otro que pone Vincit omnia industria, del Bury FC.

– Aquí he encontrado unos infinitivos en el escudo del Tottenham: Audere, Facere.ESCUDO EVERTON

– Y también habrá imperativos, para animar, ¿no?

– Sí: Supera moras. Está en el escudo del Bolton.

– Pero no hay muchos verbos.

– Claro, habrá pocos verbos porque la sustancia está en los sustantivos, “sus-tan-ti-vos”, eso es lo esencial.

– Bueno, bueno, y que el lema tendrá que ser breve, que, si no, no cabe en el escudo.

– Vamos a ver si pone algo de “fuerza”, “coraje”, “solidaridad”, “victoria”, “esfuerzo” o algo parecido. Es lo que yo pondría.

– Sí, sí, he encontrado alguno, mirad: Arte et labore, en el escudo del Blackburn Rovers.

– Ah, ya lo entiendo, va a ser eso de las frases nominales, las que no tenían verbo.

– Vaya, para una vez que atiendes en clase…

– ¿Y adjetivos? Seguro que también hay. Tal vez ponga “somos los mejores” o “los más fuertes”.

– Sí, sí: We are the champions

– Calla, calla, tiene que haber comparativos y superlativos. Mira: Vis unita fortior aparece en el del Stocke City. Y Nihil satis nisi optimum, en el del Everton.

– Pues, ya de puestos, a ver si se nos ocurre algo para vendérselo a algún equipo que no tenga latín en el escudo.

– Que el trabajo es de Latín, no de Economía.

– Pues lo ponemos para completar el trabajo…

– Si es por rellenar…

– Por ejemplo, lo de la Guerra de las Galaxias: Sit vis vobiscum (¡Que la fuerza esté con vosotros!)

– O la frase de César, esa de los pretéritos perfectos: Veni, vidi, vici (Llegué, vi y vencí).

– Mejor la ponemos en primera del plural y con dos palabras sobra: Venimus, vicimus. (Vinimos, vencimos).

–  Pues, no sé, a mí me gusta Luchar y vencer.

– Será Pugnare et vincere.

– Yo propongo un lema para la Toresana: In proelia tauri.

– “¿Que luchan como toros?” Tradúcela, listillo, que no encuentro el verbo.

– “En las competiciones, unos toros”.

Psch, psch, no creo que te compren la idea. Aunque, sin traducirla, queda bien.

– Ahora habrá que redactarlo y hacer la conclusión.

– No hemos llegado a ninguna conclusión.

– Sí, que nos lo hemos pasado bien haciendo el trabajo.

– Se lo entregamos así, a ver si cuela. Esto es un diálogo ¿no? …

… Y coló.

Trabajo realizado por el equipo de alumnos de Latín de 1º de Bachillerato del IES “Cardenal Pardo de Tavera”, Toro (Zamora), formado por:

Defensas: Miguel Silvestre, Gabriel Tivadar, Lucía Justo

Medios: Adrián Merino, Adrián Pasalodos, Lucía Vinagre, Celia Noales

Delanteros: Fernando Frontaura, Cristhoffer Saura, Sara García

Porteros: Juan Ferreruela, Yeray Pérez

Suplentes: Celia Alonso, María Clavero, Beatriz Gallego, Jaime Lavado, Nalleli Tuqueres, Rocío Vergel, Chuyi Zhou Pan,

Utillera: Isabel Gómez Santamaría

tottenham_hotspur_crest

  1. Lemas latinos de equipos de fútbol
LEMA TRADUCCIÓN EQUIPO CIUDAD Y PAÍS
AD ASTRA PER ASPERA Hasta  lo más alto superando dificultades Unionistas Salamanca C.F.

 

Salamanca

(España)

 

 

ARTE ET LABORE

 

 

 

Con técnica y con esfuerzo

 

Blackburn Rovers

 

Blackburn

(Inglaterra)

 

 AVDERE EST FACERE

 

 

 

Atreverse es conseguirlo

 

Tottenham

 

Londres

(Inglaterra)

 

 CONFIDEMVS

 

Tendremos confianza

 

Kilmarnock

Kilmarnock

(Inglaterra)

 

 CONSECTATIO EXCELLENTIAE

 

 

En busca de la excelencia

 

Sunderland A.F.C.

 

Sunderland

 (Inglaterra)

 

CONSILIO ET ANIMIS

 

 

Con cabeza y corazón

 

Sheffield

 

Sheffield

(Inglaterra)

 

DOMVS CLAMANTIVM

 

 

El campo de los que gritan

 

Gillingham

 

Gillingham

(Inglaterra)

 

E PLVRIBVS VNVM

 

 

Todos a una

 

SLB, Sport Lisboa Benfica

 

 Lisboa

(Portugal)

 

LABORE VICTORIAM

 

 

Con esfuerzo  (se logra) la victoria

 

UD Santa Marta

 

Santa Marta de Tormes

(España)

 

 MENS SANA IN

CORPORE SANO

 

 

Una mente sana en un cuerpo sano

 

Argentinos Juniors

 

Buenos Aires

(Argentina)

 

NIHIL SATIS NISI OPTIMVM

 

 

Nada basta sino lo mejor

 

Everton

 

Everton

(Inglaterra)

 

SALVBRITAS ET INDVSTRIA

 

Calidad de vida e industria

 

Swindon Tawn FC

 

(Inglaterra)

 

SEMPER SIMVL, AD ASTRA

 

 

Siempre juntos, hasta lo más alto

 

Cartagena FS

 

Cartagena (España)

 

SPECTEMUR AGENDO

¡Que se nos vea en acción!  

Barnsley FC

 

 (Inglaterra)

 

SVPERA MORAS

¡Vence los obstáculos!  

Bolton

Bolton

(Inglaterra)

 

VICTORIA CONCORDIA CRESCIT

 

La victoria nace de la unión

 

 

Arsenal

 

Arsenal

(Inglaterra)

 

VINCIT OMNIA INDVSTRIA

 

La entrega lo puede todo

 

Bury FC

 

Bury

 (Inglaterra)

 

 VIS VNITA FORTIOR

 

 

La unión hace la fuerza

 

 

Stocke City

 

Stocke-on-Trent

(Inglaterra)

VIVIT POST FVNERA VIRTVS Dura su coraje hasta después de la muerte  

Nottingham

 

Nottingham

 (Inglaterra)

 

2. Páginas con información sobre lemas en latín de equipos de fútbol

http://cafefutbol.blogspot.com/2008/06/lemas-latinos-en-el-ftbol-ingls-i.html

http://lafutbolteca.com/guia-escudos-y-uniformes/

http://meristation.as.com/zonaforo/topic/1431493/

http://www.fiebreenlasgradas.com/?p=84

https://benitezbenitez.wordpress.com/2010/01/12/escudos-de-equipos-de-futbol-con-lemas-en-latin/

https://clasicasxxi.blogspot.com/2012/01/el-latin-de-cada-dia-4-la-heraldica.html

https://es.glosbe.com/es/la/F%C3%BAtbol

https://sites.google.com/a/iesgarciabarros.org/dives-gallaecia-2012_es/o-latin-no-futbol

https://tironiana.wordpress.com/2018/06/01/cartagena-fs-semper-simul-ad-astra/

https://tironiana.wordpress.com/2019/09/23/ad-astra-de-virgilio-a-brad-pitt-pasando-por-seneca/

https://www.taringa.net/+deportes/escudos-curiosos-de-futbol_12uur6

https://www.taringa.net/+deportes/escudos-de-equipos-de-futbol-con-lemas-en-latin_iit4c

 

MITOGRAFÍA: MITOS, SENTIMIENTOS Y RAP

Mitografía  (Pincha en el enlace para ver el vídeo)

Los mitos griegos y romanos, gracias a su gran diversidad, recogen la esencia del ser humano en todos sus matices: la bondad, la crueldad, el amor, el odio, la indiferencia… Es decir, el elemento heroico, que puede resultar el más destacado, es uno de los múltiples temas tratados: tanto es así que la desgracia forma parte indisoluble de la heroicidad (si no, que se lo pregunten al bueno de Prometeo). Por tanto, toda historia personal puede ser narrada a través de los mitos, incluso la más desgraciada. A esto se le añade que toda persona vive una historia en la que él o ella es el protagonista por mucho que sea más o menos interesante.

En base a estas reflexiones decidí hacer un poema/canción de rap en la que hablara de mis sentimientos a través de los mitos grecorromanos. Sin embargo, con esta canción se pretendía sobrepasar la simple comparación entre una situación vital y el referente mitológico, imagen ya utilizada en muchas canciones y poemas, por una serie de metáforas en las que el Yo del poema viviera al mismo tiempo el episodio mitológico y el sentimiento real, de tal forma que vida mitológica y vida real se fundieran en una.

Aquí comparto la letra de la canción, a la que añadiré pequeños comentarios por estrofa con la intención de explicar brevemente los mitos mencionados y dilucidar el porqué de lo escrito. También se añadirán comentarios didácticos debido a que considero que la canción puede ser utilizada de muchas formas, especialmente durante las sesiones de las asignaturas de Latín y/o Cultura Clásica de ESO y el Bachillerato para acercar los mitos a la realidad de los adolescentes.

LETRA DE MITOGRAFÍA:

El arte de la guerra en mi cabeza se expande,
mi esencia, secuencia baluarte de carencias,
consecuencia de que Ares llame sangre
y el Estigia me propicie cual esfinge hacia el Hades.

En esta estrofa describo mis luchas internas provocadas por mis incertidumbres. Por una parte, Ares, el dios de la guerra sangrienta, hace que me domine la confusión y la ira. Y, por otra parte, el Estigia, uno de los ríos que separan el mundo de los vivos del de los muertos, me lanza hacia el Hades, nombre del dios del inframundo y, por extensión, de sus dominios, es decir, me lanza hacia la muerte y la desesperanza de igual manera que la Esfinge se suicidó tirándose desde un precipicio cuando Edipo descubrió su acertijo. El uso de propiciar es un juego de palabras con la etimología de “ofrecer en sacrificio a los dioses” y el parecido fonético con varias palabras cuyo significado es “lanzar”, sobre todo el verbo proyectar y sus derivados.

Islas de soledad rasgan mi pensamiento,
corroen todo: alma, corazón y cerebro,
a veces como Robison Crusoe, como Napoleón,
como Ariadna abandonada por Teseo.

En este caso, establezco la metáfora entre la forma en la que mis momentos o islas de soledad me corroen a mí y la soledad corroe a otras personas: a Robinson Crusoe, el cerebro por estar solo en una isla 28 años; a Napoleón, el alma por haber sido desterrado aislado en la isla Elba, aislado de la política; y a Ariadna, el corazón por haber sido, efectivamente, abandonada en una isla por Teseo tras haberlo ayudado a salir del laberinto del Minotauro entregándole el famoso hilo con el que recordar el camino de vuelta.

Entrego mi cuello, fuego como Prometeo,
me condeno al duelo, luego quedo hueco, no me quejo.
Sueño que me cuelo entre muertos como Orfeo,
recupero lo que quiero, pero luego vuelvo y pierdo.

En esta estrofa, cada personaje mitológico simboliza una parte de un mismo proceso: como Prometeo, me entrego a mis causas, aunque tenga que sufrir por ello y, como Orfeo, persigo mis causas hasta extremos, pero al final fallo y se desvanecen. Prometeo entregó el fuego a los seres humanos y, por ello, fue castigado a que un águila le comiera por el día el hígado que le crecía por la noche. Por su parte, Orfeo bajó al inframundo para recuperar a su amada Eurídice; sin embargo, la condición que le puso Hades fue que no volviera la vista atrás hasta haber salido del inframundo. Orfeo cumplió su palabra hasta haber llegado a la salida; pero en el último momento no pudo reprimirse, se dio la vuelta y Eurídice se desvaneció para perderse por siempre.

En busca de mi tierra como Eneas per-sigo
en mi camino cal-cino mi olvido per-Dido.
Altivo, maldito, maligno, lascivo,
ladino, latino como Tarquinio.

Esta estrofa, que puede resultar graciosa en una explicación a los alumnos debido a lo extremo de sus imágenes, representa las dos caras de la moneda: como protagonista de mi vida considero que obro adecuadamente; sin embargo, también realizo obras mezquinas. Esta metáfora se realiza a través de las figuras de Eneas, legendario fundador de Roma y protagonista de la Eneida, y Tarquinio el Soberbio, último rey de Roma: Eneas tuvo un romance con Dido quien, al ser abandonada, se suicidó en la hoguera (por eso “calcino” mi olvido) y Tarquinio el Soberbio fue el autor de la violación de Lucrecia.

[ESTRIBILLO]
Escribo mitografía, revivo armonías,
mezclo penas y alegrías; realidad y fantasía.
Es mi historia, propia carne viva así escrita
con sangre de tinta, se expande al mancharse en mis rimas.
Yo lo siento tanto dando este mundo mágico,
clásico, trágico, tan dentro del ánimo.
Las personas en su vida se tornan protagonistas:
tanto significa leyenda y biografía.

En el estribillo es una explicación del porqué de la canción, como se daba a entender anteriormente: esta canción se trata de una mezcla de mi historia real y la fantasía de los mitos debido a que toda persona es protagonista de su propia vida.

Deméter en mi razón ilusión ha sembrado,
mas ahora las Ceres siegan sus tallos y
todo lo daño, todo lo parto,
todo lo mato, rompo, corto y talo.

Esta estrofa está basada en el juego de palabras: la asimilación romana de Deméter, diosa griega de la agricultura, se denomina Ceres, que resulta homónimo con la castellanización de las Ceres, los espíritus de la muerte violenta que aparecen, entre otros, en la Ilíada. En base a ello se establece la contraposición entre Deméter y “sembrar” como sinónimo de la ilusión y las Ceres y “segar/talar” como sinónimo del desasosiego, disputa que estas últimas acaba venciendo.

En mi cueva me quedo, ni aire ni ideas, flaqueo,
baile de sombras frágiles, barbarie de reflejos,
espectros como Eurídice, máxime si me siento
tan solo entre nadie que me creo Polifemo.

Esta estrofa, estrechamente relacionada con la de Orfeo, de nuevo trata el tema de la soledad, en este caso, inducida por mis autoengaños: consciente de estar en la cueva de Platón permanezco (el autoengaño) por lo que convivo solo con espectros que se desvanecen, como Eurídice (la soledad). Esta soledad se equipara a la del cíclope Polifemo cuando Odiseo le engaña diciéndole que se llama “Nadie” en un episodio de la Odisea.

Lo bueno, tallado en mi recuerdo con cincel,
recobra forma con el pincel sincero del sosiego,
pero mi memoria me los roba, mi propia Circe,
me condena cual pandemia de Atenas y Pericles.

En este caso narro mi desesperanza ante la distorsión de los buenos recuerdos en comparación con otro personaje de un episodio de la Odisea, la hechicera Circe, quien hace perder la memoria a la tripulación de Odiseo y los transforma en cerdos. En el poema no se establece a Circe como un elemento externo, sino que mi propia memoria es la que, por sí misma, olvida, más que los recuerdos en sí mismos, en este caso, lo bueno de los recuerdos. Esta pérdida se establece como algo negativo, como una enfermedad, de ahí la comparación con la pandemia que asoló Atenas durante la Guerra del Peloponeso que, entre otros muchos, mató al famoso político Pericles.

Cicatrices como Aquiles, ya las ves. ¿Para qué
seguir en combate? ¿Moriré? No lo sé.
Yo seré Heracles: domaré reses de
Diómedes, robaré del edén de Hespérides.

Esta estrofa es muy dependiente del ritmo: en su mayor parte, cada tres sílabas existe una sílaba con una -e- tónica o transformada en tónica con una especie de desplazamiento acentual a la primera de esas tres sílabas: páraqué, séguirén, cómbaté… Esta estrofa establece que, a pesar de las dificultades de mis empresas, las llevaré a cabo. Además, es la única un poco positiva (y justifica el “alegrías” del estribillo) debido a que, a diferencia de Aquiles, el héroe griego de la Ilíada, quien sabía que, si luchaba en la Guerra de Troya, iba a morir, yo no lo sé; y a que, como Heracles, el héroe griego más famoso, realizaré todas mis tareas (en el poema menciono dos de los doce trabajos de Hércules).

[ESTRIBILLO]
[…]
Y congelo mi mente, me irrita la duda,
cual picadura de medusa, lastima y magulla,
serpiente que muda y muta, subyuga y dura,
no me cura Esculapio esculpió culpas crudamente.

Esta estrofa es una metáfora progresiva respecto a lo que me provoca la duda. La duda duele como una picadura de una medusa, el animal marítimo, pero también me congela como Medusa, el famoso ser mitológico derrotado por Perseo que transformaba en piedra con su mirada. En relación con la picadura de la medusa y el pelo de Medusa, de serpientes, se compara la duda con una serpiente que repta eternamente en la conciencia. Esta serpiente podría tratarse de algo bueno ya que, la serpiente se trata del atributo principal del dios romano de la medicina, Esculapio, sin embargo, Esculapio en vez de sanar la serpiente de la duda, la aviva esculpiendo culpas en mi cabeza.

Sostengo un peso fatídico, esfuerzo pírrico,
físico tormento, desfallezco, quedo lívido;
sufrimiento atípico, suplicio cínico,
eterno prisionero mítico, cíclico, soy Sísifo.

Esta estrofa está ampliamente marcada por el ritmo esdrújulo. La comparación, ampliamente utilizada en la literatura, se realiza entre los sufrimientos pasados, que provocan dolor mental e incluso físico al acudir una y otra vez a la mente y el mito de Sísifo cuyo castigo era cargar una piedra hasta el alto de una colina, que, al punto de llegar a la cima, volvía a caer en un ciclo infinito.

Como lo que toco a veces lo transformo oro
corro perdido el sentido miro admiro el Vellocino,
abandono a los míos, en un ciclo los olvido,
sacrificio de mis hijos, todos mis escritos.

En esta estrofa me pongo en la piel de Jasón para transmitir que, cuando me encuentro bien, abandono algunas cosas queridas, entre ellas, la escritura, lo que provoca una irremediable caída en la desgracia. Jasón, tras haber conseguido el Vellocino de oro, se encontraba en el mejor momento de su vida, hecho introducido en la canción mediante la correspondencia entre ser afortunado y la transformación en oro al tocar como el rey Midas. Sin embargo, en esta situación, abandonó a su mujer Medea para casarse con la hija del rey Creonte, Glauca, lo que le llevó a la ruina: Medea, como venganza, asesinó, además de a Glauca, a sus propios hijos, asimilados en la estrofa a mis escritos.

Y termino en las redes enredado como Ares
mi difícil dictamen ante las deidades:
o premiarme el símil tejido en cada frase,
o penarme la hibris como Minerva con Aracne.

Y a modo de conclusión antes del último estribillo asumo el juicio de los dioses (y del oyente) ya que, al haberme “desnudado” en la comparación de mis sentimientos con las historias divinas pueden premiarme o castigarme por mi “infidelidad” e “hibris”. La explicación de la metáfora es la siguiente: Ares (primer dios mencionado en la primera estrofa) tuvo un lío amoroso con la diosa de la belleza Afrodita, quien estaba casada con Hefesto, dios de la forja. Al enterarse, Hefesto diseñó una trampa, una red, en la que los amantes quedaron atrapados desnudos cuando se iban a acostar, expuestos ante la mirada (y el juicio) de los dioses. Por otra parte, Aracne tuvo una competición contra Minerva, la diosa romana de la sabiduría, para ver quién era la mejor tejedora, cometiendo hibris, soberbia ante los dioses, al compararse con una diosa y, sobre todo, por representar en su tejido algunas infidelidades de los dioses.

[ESTRIBILLO]

[…]

Bruno González Lázaro

Proverbios camaleónicos. La capacidad de pervivencia y adaptación de los proverbios grecorromanos (II)

Si en una entrada anterior veíamos ejemplos de proverbios muy antiguos que han sobrevivido hasta época moderna, como el otro día anunciábamos, la transmisión no es siempre palabra por palabra; ahora nos fijamos en aquellos que han experimentado distinsos tipos de variaciones

De las distintas modificaciones que pueden ocurrir, la primera que expondremos es la que responde a la variación paradójica, algo muy habitual en la reescritura de proverbios. Un ejemplo de ello es la del famoso proverbio latino Sine Cerere et Libero friget Venus, “Sin ceres ni Líber (Baco) Venus se enfría” (Eunuco v. 732 de Terencio), que afirma que el amor debe ir acompañado de vino y comida. Ya desde la antigüedad este verso fue recogido como un proverbio y gozó de fama. El caso de adaptación que encontramos en la historia de este proverbio es la que se da mediante metonimia por la correlación entre Venus y Baco con el  amor y el vino, y la correlación de Afrodita-Venus y Demetra-Ceres con el amor y la comida. El proverbio lo encontramos también, antes del latino, en Aqueo, fr. 6 S-K: ἐν κενῇ γὰρ γαστρὶ τῶν καλῶν ἔρως / οὐκ ἔστι· πεινῶντι γὰρ ἡ Κύπρις πικρά, “En un estómago vacío, deseo de los bellos no hay, porque la Chipriota es amarga para quien pasa hambre”. Este proverbio fue muy famoso en ámbito latino, aparece citado por autores como Cicerón, Isidoro de Sevilla, Donato… y también en el medievo latino. En la actualidad lo encontramos en muchas lenguas y, lo más curioso, es que se han conservado tanto la forma que incluye las divinidades como su equivalente. En italiano encontramos Senza Cerere e Bacco è amor deboe e fiacco o, con la metonimia, Senza pane e senza vino l’amor non dura da sera a mattino; senza vino e senza pane l’amor non dura da será a mane; en español existen distintos usos como «Sin pan y vino, Venus tiene frío», «Sin pan y vino no hay amor fino», «Sin el Baco y las Ceres no me acuerdo de las mujeres» o «Sin pan y vino no anda Venus camino»; en alemán «Ohne Brot und ohne Wein friert die Liebe ein»; en portugués «Sem Ceres e Baco o amor é fraco» o «Sem vino nem pâo, o amor é vâo»; o el inglés «Without Ceres and Bacchus, Venus grows cold»; y en griego moderno «χωρίς ψωμί και κρασί, παγώνει η αγάπη». O la adaptación de este mismo proverbio con una reformulación completamente distinta, pero con la misma naturaleza: «Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana», forma que encontramos en otras muchas lenguas modernas.

Otro tipo de reformulación de los proverbios, ya más actual, se da mediante los juegos lógicos o de palabras. Renzo Tosi (en su Diccionario de proverbios latinos y griegos) nos informa sobre este tipo cuya finalidad es la comicidad. Este autor nos transmite un cómico ejemplo de la película italiana Non ci resta che piangere (1984), en la que se utiliza la locución Memento mori, “Recuerda que debemos morir”. Esta cita latina la pronuncia el personaje al que da vida el actor Massimo Troisi, “Recuerda que debes morir” a lo que su interlocutor responde “Si, ahora tomo nota”; como un alumno en sus primeras clases de universidad, el actor toma nota de lo que debe hacer: morir. También encontramos, muchas veces con intenciones también cómicas, el cambio de referente de los proverbios que implica, básicamente, una variación semántica. Un ejemplo es la modificación de la locución cartesiana original Cogito ergo sum, realizada por Rafaello Franchini, en Aforismi que cambia el proverbio original por «Coito ergo sum».

El último tipo de cambio al que haremos referencia, aunque existen muchos otros recursos para ello, es la adaptación a las situaciones según el paso del tiempo. Es decir, tomar un adverbio clásico y adaptarlo a las condiciones del momento en el que uno lo cita. Por ejemplo, el famosísimo proverbio latino Si vis pacem, para bellum, “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”, que ya aparece testimoniado en Tucidides (I, 124,2): ἐκ πολέμου μὲν γὰρ εἰρήνη μᾶλλον βεβαιοῦται; “La paz queda más firme que la guerra. No es extraño encontrar una reformulación de este proverbio con la finalidad contraria; por ejemplo, Erasmo, en clave antimilitarista, escribe Pacem vult ille et tu bellum paras, en la que la voluntad de paz se contrapone a los preparativos de la guerra, frase que posteriormente fue utilizada por personajes como Ulrich Graf von Brockdorff-Ranzau, o también presente en Mémoires de Napoléon Bonaparte, de Bourriene. Otra reformulación de este proverbio es Si vis pacem para pactum, invitación a encontrar una solución en las tensiones internacionales, pronunciado por Andrew Caregie. O la variación por los pacifistas de Si vis pacem para pacem.

Teniendo en cuenta todos estos tipos de adaptaciones y variaciones de los proverbios y la capacidad de cambio y adecuación de los proverbios a las situaciones excepcionales, como la que estamos viviendo en estos momentos ¿qué nuevos topoi aparecerán después de esta situación excepcional? Ya se han podido leer algunas variaciones del refranero español como la reformulación del proverbio “La primavera la sangre altera”, con la adaptación al confinamiento en plena entrada de esta estación: “La primavera el corona altera”, o la creación de “Primavera, primavera, del sofá a la nevera”; o la adaptación de “El comer y el rascar, todo es empezar” con un cambio de referente: “Confinar y engordar, todo es empezar”. ¿O cambiaremos los valencianos el año 10 por el 20?

Alba Boscá Cuquerella

 

Bibliografía

García Romero, F. (2014). “Reírse cuando no hay motivo de risa: la risa sardónica” en I. Mamolar Sánchez (ed.), El humor desde la Antigüedad hasta nuestros días, Liceus, 27-54.

–– (2011). “‘Con la luz apagada todas las mujeres son iguales’. Sobre un tópico proverbial en griego antiguo”, en A. Pamies – J. de D. Luque – P. Fernández (eds.) Paremiología y herencia cultural. 29-38.

Schwamenthal, R. – Straniero, M.L. (1991). Dixionario dei proverbi italiani. Rizzoli.

Tosi, R. (2018). “Riusi di proverbi latini nella cultura italiana”, en Calíope, 35, 4-27.

–– (2017). Dizzionario delle sentenze latine e greche. BUR.

–– (2014). “Dall’antico al moderno. Variazioni di topoi proverbiali nella tradizione italiana” in Nuova Corvina, 26. 77-78.

–– (2014). “Radici classiche della moderna tradizione proverbiale europea” in Á. Ludmann (ed.) Fonti ed interpretazioni. ELTE. 9-24.

–– (2004). “I Greci: gnomai, paroimiai, apophthegmata” in G. Ruozi, Teoria e storia dell’aforisma. Mondadori. 1-16.

 

Aquiles en el Prado

Adelaida Martín Sánchez nos avisa de las nuevas actividades online que el Prado propone dentro de su sección Pradoeducación. Todas ellas son muy atractivas, pero una en particular nos concierne especialmente: Aquiles en el Prado, una actividad que se irá desarrollando los martes del mes de mayo. Os ofrecemos la presentación que cuelga en la página:

En marzo de 2020 se estrenaba en el Teatro Real la ópera Aquiles en Esciros. La representación operística era el resultado de un proyecto de investigación acometido por el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), institución que tiene un convenio de colaboración con el Museo Nacional del Prado desde el año 2018.

Para celebrar estos lazos se decidió realizar un nuevo itinerario bajo el título Aprender a ser mortal. Aquiles en el Museo del Prado. La actividad tenía como objetivo establecer puentes entre el proyecto de investigación musical y la colección permanente del Museo, planteando una relación entre las artes musicales y plásticas y estableciendo una selección de las obras de la colección cuya iconografía estuviera relacionada con la figura de Aquiles. 

A través del siguiente recurso, vamos a poder realizar alguna de las paradas que formaban parte de ese itinerario. Os recomendamos que estéis pendientes de la web ya que cada martes, a las 10 h, publicaremos una nueva parada con sus observaciones asociadas.

Proverbios camaleónicos. La capacidad de pervivencia y adaptación de los proverbios grecorromanos (I)

Son numerosos los antiguos proverbios griegos y latinos que han sobrevivido en la cultura occidental actual y que permanecen en las lenguas modernas. Todavía hoy en día utilizamos expresiones proverbiales que, con modificaciones o no, fueron ya utilizadas por los antiguos griegos y romanos. Este es uno de los testimonios que demuestran la unidad de la cultura occidental.

Para empezar ¿Qué es un proverbio? Los antiguos griegos utilizaban el término παροιμία (“proverbio”) y se interesaron tanto en sus características formales y de contenido como en su uso retórico (uno de los primeros fue Aristóteles, pero no podemos olvidar otros rétores de época romana ni a Quintiliano o Donato, estos dos en ámbito latino). El proverbio lo podríamos definir como un recurso que expresa un tipo de conocimiento popular con carácter metafórico de valor universal y de índole ética y práctica, es decir, que implica una decisión previa, sea correcta o no, sobre un tema concreto que suele ser el principio de una preocupación común. Se trata de expresiones de carácter metafórico que nacen, la mayoría de ellas, de una circunstancia concreta cuyo uso posteriormente se generaliza. Por ejemplo, la celebérrima locución Σαρδάνιος γέλος, “risa sardónica, que designa la risa que no responde a un motivo alegre, tiene un marcado carácter metafórico y puede designar malicia, ironía, sarcasmo; todavía hoy la seguimos utilizando y, lo que más llama la atención, es que uno de sus usos se encuentra en ámbito médico: la risa sardónica es uno de los síntomas del tétanos. O, por ejemplo, en Valencia existe el proverbio «Pitjor que l’any 10» (“Peor que el año 10), como sinónimo de catástrofe, que hace referencia a la llegada de la filoxera que destruyó las vides valencianas en el 1910. La forma del proverbio es similar a otro tipo de expresiones universales como la gnome o apotegma, con las que comparte rasgos comunes como son el valor general, su carácter ético y práctico, etc. (Ar. R. 1395a 17-18 Incluso algunos proverbios son también máximas”), diferencias y similitudes que todavía hoy en día provocan ríos de tinta al respecto.

Algunos de los proverbios antiguos más famosos son, por ejemplo, en ámbito griego: ὅπλον τοι λόγος ἀνδρὶ τομώτερόν ἐστι σιδήρου, “La lengua para un hombre es más afilada que un arma(Pseudo-Focílides 124); τὸ σιγᾶν πολλάκις ἐστὶ σοφώτατον ἀνθρώπῳ νοῆσαι, “Muchas veces, para el hombre el callar es el más sabio de sus pensamientos” (Nemea V, v. 18 Píndaro); o incluso la famosísima y todavía actual locución κροκοδείλου δάκρυα, “Lágrimas de cocodrilo” (recogida en una obra bizantina). Mientras que en ámbito latino encontramos Omnia vincit amor,El amor todo lo vence” (Virgilio, Bucólicas 10, 69), Mens sana in corpore sano, “Mente sana en un cuerpo sano (Juvenal 10, 365), Semper honos nomenque tuum laudesque manebunt, “Permanecerán eternamente tu honor, tu fama, tus alabanzas” (Eneida 1, 609), o Impia sub dulci melle venena latent, “Bajo la dulce miel se esconden oscuros venenos” (Ovidio, Amores 1, 8, 104).

¿Cómo es posible que desde los inicios de la literatura occidental con Homero se haya transmitido este tipo de saber sapiencial? ¿En qué circunstancias se ha dado? ¿Ha sido una transmisión estática, sin ningún cambio o ha sufrido adaptaciones?

Los proverbios han llegado a nuestros días por distintos caminos. Algunos lo han hecho por un uso constante e ininterrumpido (al menos en el ámbito literario); por ejemplo, del griego antiguo han pasado al latín antiguo, posteriormente, al latín medieval y, con el paso del tiempo, a las lenguas modernas. Un ejemplo de este tipo de tradición de un proverbio es el que tomamos de García Romero (2009. “Pervivencia de la tradición proverbial grecorromana”, Proverbium, 26, 119-150): en español «La perra que tiene prisa pare crías ciegas»; en inglés «The hasty bitch brings forth blind whelps/puppies»; en alemán «Die eilende Hündin wirft blinde Junge, wenn die Hündin nicht eilte, würfe sie nicht blinde Junge»; y en italiano «La cagna frettolosa fà li cagnuoli ciechi». La documentación griega más antigua de este proverbio la encontramos en Arquíloco de Paros, poeta del siglo VII a. C. en el famoso fragmento 196a West en los versos 35-41: “Con mucho a ti te prefiero, pues tú no eres infiel ni tienes doblez, mientras que ella es mucho más tornadiza y a muchos hace amigos suyos; tengo miedo de engendrar hijos ciegos y prematuros por su afán acuciado, tal como hacen las perras. En este pasaje no encontramos el proverbio propiamente dicho, pero sí un testimonio de su conocimiento. El proverbio como tal lo encontramos también en griego antiguo recogido en la colección de Macario 5.32: ἡ κύων σπεύδουσα τυφλὰ τίκτει,“La perra que tiene prisa pare crías ciegas”; en griego bizantino: ἡ σκύλα σπουδαξομένη τυφλὰ κουλούκια ἐγέννησεν; en la Antigüedad Tardía cristiana en Gregorio de Nacianzo; o en época imperial en Galeno. En latín lo encontramos en el latín medieval, recogido por Erasmo: Canis festinans caecos parit catulos. Pero esto no se queda únicamente en ámbito grecorromano, según los expertos en la materia, el proverbio aparece documentado en textos orientales desde el siglo XIX a.C. Esta pervivencia, con adaptaciones, responde a la continuidad de la cultura desde la Antigüedad hasta nuestros días, pero también a los rasgos formales de los proverbios, que facilitan la fosilización de estas formas en el pensamiento occidental y las hacen resistentes al paso del tiempo.

Otro ejemplo de continuación es el proverbio «En tierra de ciegos el tuerto es el rey», que se remonta a un origen medieval: Beati monoculi in terra caecorum, “Felices los tuertos en tierra de ciegos”, que encuentra un paralelo perfecto en el griego ἐν τυφλῶν πόλει γλαμυρὸς βασιλεύει; En la ciudad de los ciegos el lagañoso es el rey, en un escolio a la Iliada XXIV, 192. Este proverbio lo recoge también Erasmo en sus Adagia (3, 4, 96) Inter caecos regnat strabus y actualmente se conserva en muchas lenguas, por ejemplo, en italiano: «In terra di ciechi chi ha un occhio è signore»; en francés, esta expresión la recoge Rousseau en sus Confesiones.

Otras veces los proverbios tienen evidentes precedentes clásicos, pero su historia de transmisión no es continua. Por ejemplo, en la Antigüedad griega fue famoso el topos de Hiponactes δύ’ ἡμέραι γυναικός εἰσιν ἥδισται, / ὅταν γαμῇ τις κἀκφέρῃ τεθνηκυῖαν, “Dos son los días realmente felices que da una mujer, cuando se casa y se lleva al matrimonio, que, aunque por fortuna ya no es un proverbio que se use en el día a día, todavía se conserva dialectos italianos como el véneto I òmeni i gode de le done el zorno che i le tol e quel che le crepa o el lombardo I consolazion d’on homm hin dò: quand el menna a cà la sposa e quand la porten via, con parecido formal entre las versiones dialectales y la griega. Lo que sorprende de este caso es que en la antigüedad este verso no fue particularmente famoso. De hecho, además de algún locus similis como un epigrama de Paludes, no se nos han conservado lo que serían “los pasos intermedios” de la transmisión. De este proverbio no encontramos paralelos exactos en latín y es muy difícil encontrar la pista a estas copias exactas dialectales.

Hasta aquí ejemplos de la larga supervivencia en los proverbios antiguos. Dejamos para una próxima entrada otros casos en los que los proverbios han experimentado variaciones y adaptaciones a las nuevas circunstancias.

Alba Boscá Cuquerella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De nuevo Antígona

Mª Ángeles Martín nos envía una nueva muestra de cómo los clásicos, y especialmente algunos, siguen presentes a la hora de afrontar las circunstancias actuales. Es la columna Sófocles de Rosalía Sánchez, publicada en La Gaceta de Salamanca del 29/4/2020.

Seguimos con la cadena literaria

Continúo la cadena literaria con el poema 20 del olvidado Libro de Conjuros de Agustín García Calvo, en el que se sirve de un priamel muy sui generis:

20

Canten otros la guerra, y los almendrales de Troya
     floreciendo de metralla de avión y obús
o bajo el vientre de oruga del tanque asiano los huesos
     crujiendo tiernos de Patroclo ojos-de-miel;

que otros digan la peste de los bancales del Indo
     y publiquen raudos bajo negro titular
la carretera orlada de mil cadáveres fijos
     y vientres reventando de acetona y pus;

no ha de faltar quien cuente la bien-prensada carroña
     de las víctimas del choque del camión y el tren
o el rosario de hambre de críos negros o cuántos
     suicidios el termómetro marca en Nueva York;

que al que le dio la Sibila sus dones últimos cante
     la podredumbre del Progreso, y por la mar
destripados delfines por entre espumas hediondas
     de mierda ciega del potente Capital;

cante a millones las huevas humanas abriéndose: el Globo
     nacido todo en cancerosa coliflor
y en montañas de lata de auto y plástico rancio
     venenosas picoteando palomas de la Paz

otro lo cuente. A mí ni me guía el aire por esos
     círculos ni la memoria sabe serles fiel;
que es que tal vez la plaga y catástrofe millonaria,
     la guerra, el terremoto y el Armagedón

no son más que las muchas horrendas máscaras tuyas
     con que apareces en la escena temporal:
con que te escondes. Y yo, aunque tu cara sea ninguna,
     a ti he de verte misma y sólo hablar de ti.

Mauricio Esteban

Cosas que hacer en la cuarentena (21): seguir leyendo a Edith Hall

Comenzamos la cuarentena con la recomendación de leer Los griegos antiguos. Las diez maneras en que modelaron el mundo moderno de Edith Hall, profesora de Estudios Clásicos en el King’s College de Londres, y la continuamos ofreciendo nuevos títulos que la propia autora a puesto a disposición del público de manera gratuita a través de su página web.

La razón de la liberación de estos libros, que Hall da en el mismo apartado de su página web, es hacer accesible su investigación académica al mayor número de gente posible, ya que ella misma estudió gracias a las aportaciones de los contribuyentes británicos y reconoce que los precios de la mayoría de libros académicos son desorbitados.

De hecho, Edith Hall es una de las principales investigadoras del proyecto The People’s History of Classics, financiado por el Arts and Humanities Research Board del gobierno británico, que se centra en mostrar las voces de mujeres y hombres de la clase obrera británica que estuvieron involucrados en el estudio de las antiguas Grecia y Roma entre los años 1789 y 1917. El último libro de Hall, publicado en marzo de este año, surge del trabajo de este proyecto de investigación: A People’s History of Classics: Class and Greco-Roman Antiquity in Britain 1689-1939.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: