Dolly Parton Challenge

Get you a woman who can do it all

Nos sumamos al Dolly Parton Challenge (de arriba abajo y de izquierda a derecha):

LINKEDIN (imagen de Dan Cretu)                        FACEBOOK

INSTAGRAM                                                                 TINDER

Y si no has oído hablar de él pincha en la página de La Vanguardia

Susana González

 

 

 

 

 

Una nueva Odisea ilustrada

Hace unos meses la profesora Eusebia Tarriño compartía en este blog su lectura de Una Odisea. Un padre, un hijo, una epopeya). En este libro, Daniel Mendelsohn narra la relación con su padre, y su familia extensa, a través de un seminario sobre el poema homérico que él mismo impartió y al cual su padre, un matemático octogenario ya jubilado, asistió como alumno.

La Odisea queda en familia de nuevo (como bien titula Peio H. Riaño esta entrevista a sus dos autores ) a propósito de La Odisea: Ilustrada, editada por Malpaso; puesto que la selección y traducción de  textos corren a cargo de Carmen Estrada (catedrática de Fisiología que, tras jubilarse, se matriculó en Filología Clásica) y las ilustraciones pertenecen a su hijo, el dibujante Miguel Brieva.

Además, esta Odisea parece ser una fiel hija de sus tiempos. Por una parte, Estrada busca con su traducción enfatizar el papel de las mujeres en la travesía de Odiseo. Como ella misma señala en la entrevista arriba mencionada: “Ellas llevan su [la de Odiseo] narración. Entonces, ¿quién es el protagonista? Ellas son esenciales.” Un papel que, al volver al griego original, vio en muchas ocasiones mermado e incluso borrado por completo de las traducciones, como también indica en la entrevista.

Esto me recuerda al enfoque con el que Emily Wilson afrontó su traducción de la Odisea al inglés, la primera traducción a este idioma llevada a cabo por una mujer. No obstante, desconozco si Estrada ha leído la traducción de Wilson o si conoce la polémica que algunas de sus elecciones, en concreto las que tenían que ver con el vocabulario en torno a las mujeres del poema, tuvieron en ciertos ámbitos académicos así como en algunos medios.

Por otra parte, este ir y venir sobre el griego original y sus posteriores traducciones por parte de Estrada, nos ofrece una concepción del poema homérico consciente de la importancia de su recepción, en este caso, en traducciones, a lo largo de los tiempos, como la propia Estrada reflexiona también en la entrevista: “Es un libro que tiene infinitas lecturas, porque es un reflejo de quienes la leen. Ahora podemos hacer esta lectura, porque las mujeres hemos pasado desapercibidas durante muchos años.” A su vez, en su presentación del libro la editorial señala cómo Brieva entabla un diálogo interdisciplinar con Homero a través de sus ilustraciones, un elemento más de la recepción del poema.

Marta Martín Díaz

Feliz Navidad

El blog Notae Tironianae os desea Felices Fiestas y se toma un merecido descanso hasta después de la visita de los Reyes Magos

Imagen de la Adoración de los Reyes Magos en el Códice de Roda (s. X-XI, folio 206r.)

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La violencia contra la mujer es una lacra muy antigua, como se puede comprobar leyendo a los clásicos. Sí, en efecto, hoy ninguna mujer querría vivir en la Atenas de época clásica ni en la Roma de Augusto (es probable que tampoco ningún hombre; sin embargo, los hombres podían tener más o menos suerte, pero ninguna mujer, por muy afortunada que fuera en el reparto de riqueza y status social, la tenía. Lee Mujeres y poder de Mary Beard.)

A este respecto, las discutidísimas obras de Ovidio, entre otras las Metamorfosis, consideradas por algunos “un manual de la violación”, han dado pie a una saludable polémica académica que demuestra la complejidad de su recepción y la riqueza del texto, un ejemplo excelente de cómo la interpretación de los clásicos no puede reducirse a su idealización ni puede pasar por alto la alteridad del mundo antiguo. A este respecto también encontramos posiciones extremas, desde los que consideran que la obra debería censurarse o ser apartada del canon a los que, desde posiciones ultraderechistas, recurren a los clásicos como  soporte de sus peligrosas ideas acerca de la mujer. (Aconsejamos la lectura de Donna Zuckerberg, Not All Dead White Men: Classics and Misogyny in the Digital Age, Harvard University Press, 2018, sobre este tipo de prácticas en las redes sociales estadounidenses)

Pero, como prueba de que no todo es tan sencillo, nos despedimos con este verso que Ovidio dirige a los maridos (Amores 3, 4, 7): nec corpus servare potes, licet omnia claudas (“No puedes vigilar su cuerpo, aunque cierres todas las entradas”)

Susana González Marín

Ann Carson: celebrando el Nóbel que no fue

El Premio Nobel de Literatura no es un tema ajeno a este blog, como las entradas que se
dedicaron a Bob Dylan con motivo de su victoria en el año 2016 demuestran (puedes verlas aquí). No obstante, este año la carrera por el premio ha sido una espera emocionante para lo que formamos parte de este blog, puesto que Anne Carson, filóloga clásica, poeta, ensayista, traductora, y profesora de Clásicas en la Universidad de Michigan, se ha mantenido entre las favoritas para hacerse con el premio hasta el último momento.
Aunque finalmente no pudo ser, siempre es una buena ocasión para celebrar y promover la lectura de una de las voces más fascinantes de nuestro tiempo, en la que la imbricación del pasado clásico, y su literatura, con el presente es una constante. (Como breve ejemplo, y uno de mis favoritos: el diálogo sobre la guerra entre Virginia Woolf y Tucídides en Hombres en sus horas libres). Para ello, sirva esta entrevista, publicada en El País el pasado mayo, con motivo de su última obra de teatro, Norma Jeane Baker de Troya, en la que la canadiense enlaza a Marilyn Monroe con la figura de Helena de Troya: “mi intención es acercar la tragedia de Eurípides en la que se basa mi pieza a una audiencia contemporánea.” (Además, en esta entrevista también encontramos a Carson hablando brevemente sobre Simone Weil, otra vieja conocida de este blog).

“Por mi formación como clasicista siempre he tenido que leer textos bilingües, en los que los dos idiomas aparecen en páginas enfrentadas. En mi opinión, la verdad no está en ninguno de los dos sino en el espacio que media entre ellos, constituyendo un tercer lenguaje”.

Marta Martín Díaz

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: