En memoria de Antonio Escohotado

La libertad, que en sus etapas iniciales llama a la insumisión, madura como sentimiento de goce ante ella misma

Antonio Escohotado

El 21 de noviembre dejó este mundo una de las mentes más lúcidas de las últimas décadas. Falleció un pensador sin parangón; un filósofo de obra y vida interesantes a la par. Un hombre que experimentó una grande y compleja evolución a lo largo de su existencia. Se nos fue Antonio Escohotado.

Nacido en Madrid un 5 de julio de hace 80 años, Escohotado vivió su niñez en el otro extremo del globo: desde los 4 a los 14 en Río de Janeiro. Allí se curtió como un novel futbolista. Esto lo hizo un magnífico jugador que, en sus tardes de vuelta en Madrid, se entrenaba en un descampado cercano al Bernabéu. Próximo a este se encontraba un quiosco en el cual servían “copas, cafés e, incluso, sobre la estufa, bocatas muy gratos de jamón y de queso” que solían frecuentar “merengues” como Di Stéfano, Pancho Puskas o Zárraga. Su gran afición a este deporte y al Real Madrid le haría ser columnista en el medio “La Galerna”.

Ya en su temprana adultez estudió las carreras de Filosofía y de Derecho, pero sólo terminó esta última, culminándola con una tesis sobre la filosofía hegeliana de la religión. Tras esto, empezó a trabajar en el Instituto de Crédito Oficial, donde obtuvo un buen puesto, pero con el fallecimiento de su padre decidió pedir una excedencia, con lo que puso rumbo a su querida Ibiza. Allí, como un “melenudo”, fundó la discoteca Amnesia, una de las más conocidas de la isla.

Por otra parte, Escohotado pasaría también una corta estancia en prisión, la cual no lo traumatizó, sino que aprovechó fructíferamente para escribir sus tres tomos de la Historia general de las drogas, quizá su obra más conocida.

Ya en este siglo, escribió una de sus obras culmen, Los enemigos del comercio: una historia moral de la propiedad, trilogía donde, tras un largo estudio del comunismo, ideología a la que se adscribió durante gran parte de su vida, mostró todo lo que esta significaba.

Y es que Escohotado vivió una gran evolución ideológica: abandonó su defensa de las tesis marxistas para abrazar, ya en su avanzada madurez, nuevas ideas. De esta forma, acabó definiéndose a sí mismo como socialdemócrata liberal, considerando así la importancia del capital sin abandonar su vena más humanitaria.

Con respecto al mundo clásico, interés especial de este blog, Escohotado escribió una obra de gran valor histórico-filosófico: De physis a polis. En ella, hace una maravillosa explicación del pensamiento griego desde el milesio Tales hasta el más famoso de los atenienses, Sócrates.

Sin embargo, este no fue su único libro relacionado con la antigua civilización griega, puesto que este autor, para quien “la Grecia clásica es la juventud de la humanidad”, vio también publicada su Hitos del sentido: Notas sobre la Grecia arcaica y clásica.

Asimismo, en sus últimos años estuvo muy activo en redes sociales: ejemplo de esto es su canal de YouTube. A través de este –y creo que como yo, muchos, especialmente, los más jóvenes— lo descubrimos y nos maravillamos de semejante mente. Una persona que vivía dedicada al estudio, pues “el destino de la especie humana es saber, y cualquier otra cosa es perder el tiempo”.

Pensadores tan grandes como él han de ser recordados para siempre y su obra, leída y estudiada como uno de los grandes de la filosofía española, pues no es sino uno de los mayores cantos que se han dedicado a la libertad en nuestro país este último siglo.

Para terminar, me gustaría resaltar que he tratado de presentarle mis respetos mediante este brevísimo in memoriam, pero que quizá no he estado a la altura que merecía. Y es que habré abusado de los adjetivos y adverbios que él detestaba por su futilidad, pues sabiamente afirmaba que lo único que añade verdadero contenido son los sustantivos y los verbos.

Aun así, gracias por todo y descanse en paz y, sobre todo, libre, maestro.

Alejandro Ramos Pintor, estudiante de Filosofía.

Ha fallecido Amelia Castresana

Según informa La Gaceta de Salamanca, el viernes ha fallecido Amelia Castresana, catedrática de Derecho Romano en la Universidad de Salamanca, doctora en Derecho (El préstamo marítimo griego y la pecunia traiecticia romana. 1981, Dir. Alfredo Calonge Matellanes) y licenciada en Filología Clásica. Mantuvo una larga relación con nuestro Departamento de Filología Clásica e indoeuropeo, con el que colaboró en numerosas ocasiones. Nuestras condolencias a sus familiares, amigos y compañeros.

Fallecimiento de Harm Pinkster

Nos llega en este momento la triste noticia de la muerte de Harm Pinkster. Nacido en 1942 en Emmen (Países Bajos) y catedrático de Latín en la Universidad de Amsterdam hasta su jubilación, llegó a ser (y lo seguía siendo) la máxima autoridad mundial en Sintaxis Latina. Su monumental Oxford Latin Syntax en dos volúmenes, que han visto la luz en 2015 y 2021, fue la consecuencia de un trabajo inmenso y continuo que siguió a su primera Sintaxis y semántica del latín, publicada en lengua neerlandesa en 1984 y traducida al alemán primero y posteriormente al inglés, español e italiano. Nuestros alumnos llevan años oyendo hablar de él.

Sus numerosas publicaciones, que tuvieron siempre el objeto o el trasfondo de la lingüística latina y de forma especial la sintaxis, son, junto a su opus magnum, una muestra del rigor en el estudio y del interés por poner el latín en el marco del enorme desarrollo que la lingüística general ha disfrutado en las últimas décadas. Descanse en paz.

Agustín Ramos Guerreira

Ha fallecido Baltasar Cuart Moner

Anteayer falleció en su Mallorca natal Baltasar Cuart, un historiador excelente, rigurosamente vocacional, amante también de la literatura, la música y el arte, con el que daba tanto gusto hablar que una perdía la noción del paso del tiempo. Con Baltasar yo aprendí mucho y una vez que se lo agradecí en público se sorprendió, porque en realidad nunca adoptó conmigo la pose de maestro; tampoco presumía de sus hallazgos ni del éxito que obtuviera con ellos. Baltasar estaba al margen de la vanagloria: se sentía pagado con tener la suerte de divertirse investigando.

Sus amigos estábamos esperando que volviera de Mallorca tras pasar allí los sucesivos confinamientos. Tenía ganas de volver a su vida de aquí, y en ella ocupaba un lugar especial la Biblioteca Histórica, en la que se sentía en casa con Margarita, Óscar y los demás bibliotecarios. En ella estudiaba con rigor las fuentes, incluidas las latinas. Sí, Baltasar sabía latín y recordaba muchas veces su estudio en los dos primeros años de la carrera, que le abrieron camino para seguir disfrutando con la lectura de los historiadores latinos. Según él, se equivocaban quienes en vez de leer a Tácito leían las novelas históricas que salían del implacable saqueo al que lo sometían los autores de nuestro tiempo.

Baltasar tuvo mucha relación con nosotros, los profesores del Departamento de Clásicas; era amigo nuestro y compañero en la reivindicación de derechos que llevamos a cabo en el marco del movimiento de PNNs; después, venía mucho por el departamento, porque escribió con Gregorio Hinojo el libro Nonnulla memoratu digna. Memorias de Don Bernardino de Anaya. Rector del colegio de San Clemente de los españoles de Bolonia (1512-1513) (Salamanca 1985), y a raíz de esta colaboración interdisciplinar nos lo encontrábamos con frecuencia en “el pasillo de clásicas”, lugar de charlas distendidas de las que se acordaba hoy una compañera; de “muy amenas” las calificaba otro.

Asimismo, colaboró con Jenaro Costas y Mercedes Trascasas en la edición de dos tomos (X y V) de las Obras Completas de Juan Ginés de Sepúlveda, en los que se encargó del Estudio histórico y las notas. Como dijo uno de sus compañeros de Historia Moderna, Baltasar era probablemente uno de los pocos historiadores que aún podían leer con solvencia las fuentes en latín, una capacidad que estrechó nuestros lazos de amistad con él.

Como dice Cicerón: Amicitiae gratia et absentes adsunt et, quod difficilius dictu est, mortui vivunt. Así te mantendremos en nuestra memoria. Baltasar, nunca te olvidaremos.

Rosario Cortés Tovar

Muere Francisco Brines

Collige, virgo, rosas

Estás ya con quien quieres. Ríete y goza. Ama.
Y enciéndete en la noche que ahora empieza,
y entre tantos amigos (y conmigo)
abre los grandes ojos a la vida
con la avidez preciosa de tus años.
La noche, larga, ha de acabar al alba,
y vendrán escuadrones de espías con la luz,
se borrarán los astros, y también el recuerdo,
y la alegría acabará en su nada.

Mas, aunque así suceda, enciéndete en la noche,
pues detrás del olvido puede que ella renazca,
y la recobres pura, y aumentada en belleza,
si en ella, por azar, que ya será elección,
sellas la vida en lo mejor que tuvo,
cuando la noche humana se acabe ya del todo,
y venga esa otra luz, rencorosa y extraña,
que antes que tú conozcas, yo ya habré conocido.

Francisco Brines
(El otoño de las rosas, 1986)

Helena Cambó y la fundación Bernat Metge

Publica la Vanguardia (23/1/2021) el obituario, redactado por Raül Garrigasait, de Helena Cambó Mallol, que ha fallecido a los 92 años. Es esta una buena excusa para que recordemos en el blog la gran aportación a los estudios clásicos de la Col-lecció Bernat Metge que creó en 1922 su padre, Francesc Cambó, para traducir al catalán los clásicos griegos y latinos. Cuando Cambó murió, fueron su hija Helena y su marido, Ramón Guardans, quienes velaron para que se continuara publicando la colección, que en la actualidad comprende más de cuatrocientos clásicos griegos y latinos. Desde el año 2017, el grupo editorial Som asume la continuidad de la colección. Cada volumen contiene una cuidada introducción, el texto original establecido acompañado del correspondiente aparato crítico y su traducción, ilustrada con abundancia de notas. La colección toma su nombre de Bernat Metge (s. XIV), uno de los primeros representantes del humanismo en las letras catalanas.

Cosas que hacer en cuarentena (5): busca los homenajes a Uderzo

Tras la muerte de Uderzo el martes, se han sucedido los homenajes, muchos de ellos aludiendo al delicado momento en el que se ha producido su fallecimiento, como este de Vergara publicado en El diario.es el 24 de marzo.

obélix

Por otra parte, el diario As recoge el que le ha rendido L’Équipe en Twitter: adaptando la portada del álbum Astérix en los juegos olímpicos incorporan el siguiente texto: «Después de que Albert Uderzo, uno de los dos padres de Astérix, nos dejase ayer a la edad de 92 años, Japón y el COI han anunciado el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al próximo año»:

L'equipe

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: