Rebusca entre las numerosísimas imágenes que ilustran las obras de Ovidio: Ovidius pictus

Nos llega por varias vías (entre ellas José Carlos Fernández Corte y el Mercurio Salmantino) la noticia de la inauguración de una nueva web, fruto del trabajo realizado en varios proyectos de investigación desarrollados desde el año 2007 y encabezados por Fátima Díez Platas (Dpto. de Historia del Arte. Universidad de Santiago de Compostela): la Biblioteca Digital Ovidiana. Los proyectos han perseguido la recopilación, estudio y digitalización de todos los ejemplares de las ediciones ilustradas de las obras ovidianas, impresas entre los siglos XV y XIX, que se encuentran en las bibliotecas españolas públicas y privadas, y la creación de una base de datos de estas ilustraciones. Además, dentro de esta página se aloja un blog, Ovidius pictus, sobre los libros y las bibliotecas que los contienen. Lee aquí su primera entrada: Ovidio en la biblioteca más antigua de Galicia. Damos la enhorabuena a esta iniciativa que sin duda utilizaremos muy frecuentemente y les deseamos la mejor suerte.

Susana González Marín

  VENI.VIDI.VICI.

Plutarco nos transmite la traducción al griego de ueni, uidi, uici.

καὶ τῆς μάχης ταύτης τὴν ὀξύτητα καὶ τὸ τάχος ἀναγγέλλων εἰς Ῥώμην πρός τινα τῶν φίλων Μάτιον ἔγραψε τρεῖς λέξεις· „ἦλθον, εἶδον, ἐνίκησα“. Ῥωμαϊστὶ δ’ αἱ λέξεις, εἰς ὅμοιον ἀπολήγουσαι σχῆμα ῥήματος, οὐκ ἀπίθανον τὴν βραχυλογίαν ἔχουσιν.

“Y al anunciar a Roma la rapidez y la velocidad de esta batalla  escribió a Matio, uno de sus amigos, tres palabras: “Llegué, ví, vencí”. En latín las palabras, por terminar igual formando una figura de dicción, componen una braquilogía realmente notable.”

Plutarco, Vidas paralelas. César, 50.

Plutarco hace notar que en latín los tres verbos ueni, uidi, uici, son similidesinentes, mientras que (implícitamente) en griego, a diferencia del latín, el tercer aoristo, del tipo que llamamos débil o sigmático, aparte de romper la similidesinencia, tiene dos sílabas más. La figura, σχῆμα ῥήματος,   produce un notable efecto de concisión (braquilogia)

Por su parte, Suetonio, en la Vida de César, 37:

Pontico triumpho inter pompae fercula trium uerborum praetulit titulum VENI.VIDI.VICI non acta belli significantem sicut ceteris, sed celeriter confecti notam.

“En su triunfo Póntico, entre los demás objetos exhibidos en el desfile mostró un cartel con tres palabras LLEGUÉ, VI, VENCÍ, que no describía, como los demás, las acciones bélicas, sino la nota (observación crítica) de que esta había sido terminada rápidamente”. (La traducción es mía)

No es extraño que la figura llamara la atención. Sin ánimo de exhaustividad exploremos en qué consisten algunas de sus virtudes:

  • Identidad de desinencia (similia desinentia)
  • Casi paronomasia de uidi-uici
  • Idéntico número de sílabas en los tres verbos, (isosilabismo)
  • Idéntico paradigma morfológico.
  • Asíndeton
  • Trimembración sintáctica
  • Clímax, pues el contenido del verbo final forma una especie de culminación semántica de las acciones anteriores
  • Relato dividido en tres partes, un número “favorito” de los folkloristas y los teóricos de la narración.

Llamo la atención sobre el hecho de que los dos, Plutarco y  Suetonio, se refieren tanto al carácter informativo del texto cesariano como a sus características estilísticas: concisión penetrante en el primero,  rápidez en Suetonio que se sigue no tanto de los hechos como de la forma tan expresiva en que fueron relatados. Tanto brachylogian como nota pertenecen al vocabulario de la poética y de la crítica literaria antiguas. Suetonio y Plutarco muestran, como cabe esperar en autores tan versados en cuestiones gramaticales y críticas, un evidente interés por las características literarias de la expresión más allá de su contenido. Suetonio, en diversas partes de su biografía de César, recoge el impacto que tuvieron entre sus contemporáneos los Comentarii. Por eso apenas hace falta recordar que el sintagma celeriter confecti en sus diversas variantes casuales es bien conocido en los escritos cesarianos. En cuanto a Plutarco, un ciudadano romano nacido en Grecia, que contribuyó como pocos a la formación de la cultura grecorromana, muestra siempre  un buen oído para las frases célebres, como suelen hacer los biógrafos, reseñando si estas fueron pronunciadas en griego o en latín. Por ejemplo, en el cap. 46 transmite las palabras pronunciadas por César al final de la batalla de Farsalia añadiendo que, según Polión, César las dijo en latín y que el propio Polión las había vertido al griego; sin embargo nada dice sobre la lengua en que pronunció alea iacta est, presumiblemente el griego ανερριφθώ κυβος, y que esta vez Polión trasladó al latín (Nisbet). Por eso no tiene nada de extraño que, en esa atención a las similitudes y diferencias de culturas y lenguas convergentes, Plutarco aclare al lector griego de su texto que el enunciado cesariano produce en latín efectos distintos que en su lengua por ser una figura de dicción intraducible. No podemos saber si el modo de  existencia de este enunciado fue siempre el de enunciado literario, (esto es, si se originó en un escrito), bien fuera en una relación leída ante el  senado (Apiano) o en el mencionado triunfo Póntico. Por sus cualidades estilísticas, cabe la duda razonable de que fueran palabras pronunciadas alguna vez ante un auditorio por el propio César, pero preferimos no especular sobre esto.

Conviene consignar  que el escritor César fue un practicante no sólo de la “deformación histórica”, como se decía hace más de medio siglo, sino, en palabras más actuales, de la autopropaganda. En virtud de esa habilidad, ya desde la Antigüedad se ha intentado trasladar con bastante éxito la idea de que las características estilísticas de su latín ponían de manifiesto en prosa las mismas virtudes por las que había destacado como general, a saber, su decisión, su cualidad de ir directo al objetivo, su concisión, racionalidad, etc.

El lector actual debe adoptar múltiples precauciones para no mirar lo que nos cuenta César con su misma perspectiva. Pongamos un ejemplo,

Gall. IV 15 2-3: et cum (Germani) ad confluentem Mosae et Rheni pervenissent, reliqua fuga desperata, magno numero interfecto reliqui se in flumen praecipitaverunt atque ibi timore, lassitudine et vi fluminis oppressi perierunt. Nostri ad unum omnes incolumes perpaucis vulneratis ex tanti belli timore, cum hostium numerus capitum CCCCXXX milium fuisset se in castra receperunt.

Según este relato se nos transmite que

  • Los germanos, perseguidos por los romanos, llegan a la confluencia del Mosa y el Rhin, y al no poder cruzarlos, son muertos en gran cantidad (magno numero interfecto) por las tropas romanas.
  • Los demás se ahogan en el río.
  • De los nuestros (los romanos) no muere ni uno solo.
  • Los germanos eran unos 430. 000
  • César concede la libertad a los prisioneros que se habían rendido antes de la batalla.

Max Gallo, en una especie de biografía sobre César, César Imperator, Paris 2003,  escribe:

“Sólo quedan de los cuatrocientos treinta mil enemigos un puñado de prisioneros. ¡Que los dejen libres! Ya no representan nada. Los Usípetes y los Téncteros han dejado de existir.” (p. 272)

En resumen, César deja implícito lo que M. Gallo afirma expresamente: que el número de muertos se aproximaba a un total de 430.000. Por cierto, el número es exagerado.  ABC cultural (14-12-2015), en un artículo titulado La batalla perdida en la que las legiones de Julio César masacraron a 150.000 enemigos nos da noticias de que la contienda tuvo lugar en la actual Kessel, una región al sur de Brabante, y que el hecho resulta confirmado  por el “hallazgo de un gran número de restos óseos, espadas, puntas de lanza de la época, y un casco”. Los restos eran conocidos desde hace tiempo, pero hubo que esperar a 2015 para demostrar su origen y fecha.

No se trata de hacer aquí una causa general contra el imperialismo romano ni de denigrar la figura de César (que ya en la propia Antigüedad sufrió ataques tan notables como el de Lucano). Se trata de llamar la atención sobre el hecho de que una manera de “blanquear” los actos perpetrados por César en la guerra es quedarse solamente con sus excelencias estilísticas sin percibir el trasfondo, los hechos que hay debajo. Es bien cierto que en la guerra antigua el vencedor tenía todos los derechos y el vencido ninguno y que eso era conocido y considerado natural  por todos los lectores de César, con la excepción de Catón, que aconsejaba que, por la atrocidad cometida con los germanos, el comandante en jefe fuera entregado al enemigo cargado de cadenas. También es cierto que ese ius belli, con la crueldad que comportaba, había sido practicado por todos los pueblos antiguos sin excepción alguna (Mary Beard). De manera que en esa revisión de símbolos históricos que se ha producido a raíz del asesinato de George Floyd, aún no proponemos que se derriben las estatuas de César como han hecho en Kentucky con la del general Andrew Jackson, notable entre otras cosas por una especie de “solución final”, mediante la que trasladó al Oeste del Mississipi a todos los indios del Sur. Aunque resulte duro enfrentarse a la realidad de que la historia ha sido escenario de violentos enfrentamientos bélicos que tenían como resultado la esclavitud de los vencidos o la imposición de una clase sobre otra (para no hablar de un sexo sobre otro), una cosa es la revisión de la historia como objeto de estudio y de crítica y otra la militancia social o política que aconseja arremeter contra símbolos que puedan ayudar en la guerra del presente contra todo resto de la explotación del hombre y de la mujer,  por motivos de raza, sexo, religión etc.

Debemos operar una distinción de niveles. Un análisis histórico no puede emprenderse desde ideas jurídicas, políticas o morales de hoy en día, porque borraría la perspectiva de los propios participantes en los hechos, imponiendo exclusivamente la del intérprete actual,  y dejaría de realizar “la fusión de horizontes”, por la que recuperamos también la versión de los propios participantes en el evento, como aconseja la hermenéutica clásica. Los hechos no siempre hablan por sí mismos, sino que hay que encuadrarlos en valores: los contemporáneos a la época en que ocurrieron o fueron realizados y los contemporáneos a la época del intérprete. Para no hablar de las valoraciones de épocas intermedias entre las antiguas y las actuales.

Aplicando esto a los textos resultaría que, si nos proponemos revisar todo el canon literario transmitido desde la Antigüedad, porque su contenido resulta rechazable, censurable o abominable para nuestra sensibilidad actual política o moral, deberíamos empezar con el texto canónico por excelencia, un texto que para muchos millones de personas es la transcripción de la palabra de Dios. Nuestra “sensiblidad contemporánea” muestra así su falta de unanimidad. Por lo que a mí respecta, me parece más urgente acabar con las injusticias del presente que reescribir (o resignificar) la historia del pasado. La nueva iconoclastia, como la damnatio memoriae, se entrega a prácticas hasta cierto punto mágicas, pretendiendo abolir en efigie a los causantes de desastres históricos reales. Con ello privamos a la historia, magistra uitae, de su facultad para ponernos ante un espejo que nos devuelve nuestro incómodo reflejo como seres humanos. Decía Borges  que con que una sola línea de la Historia Universal se alterara, toda la Historia Universal resultaría cambiada.

José Carlos Fernández Corte

Curso intensivo de Latín elemental online

Ya es posible matricularse en el Curso intensivo de Latín elemental online que se celebrará entre el 5 de octubre de 2020 y el 12 de febrero de 2021.

Matricula ordinaria: 200 euros Matricula reducida para alumnos de la USAL:180 euros.

El curso empieza a nivel cero, está destinado para aquellos que no saben nada de latín; así pues, no se exige ningún conocimiento previo ni ninguna otra condición. Resulta especialmente útil para futuros alumnos de 1º de titulaciones en cuyo plan de estudios figura el latín, y en general para todos los estudiantes de carreras de ámbito humanístico y social, pero está abierto a cualquier persona interesada en iniciarse en el conocimiento de la lengua y cultura latinas.

El curso, eminentemente práctico, se desarrollará on line, utilizando la plataforma Studium de la Universidad de Salamanca. Está organizado en torno a unidades pequeñas. Cada una constará de un breve documento con las explicaciones teóricas pertinentes acompañado de una presentación en Power point que incida en los principales contenidos que el alumno debe aprender. Asimismo se incluirá un conjunto de textos latinos que servirán de base a estas explicaciones. Todo ello se completa con una batería de ejercicios, en su mayor parte autocorregibles, en los que los alumnos pondrán en práctica lo aprendido en cada lección. Cada unidad dispondrá de foros para consultar dudas tanto sobre la parte teórica como sobre los ejercicios, que serán resueltas por los profesores en el plazo máximo de un día (salvo fines de semana). Se establecerán pruebas periódicas para que el alumno constate sus progresos.

El curso prevé que el alumno emplee 60 horas de trabajo para la consecución de sus objetivos, que él puede distribuir de la manera que le convenga en el espacio entre su apertura (5 de octubre de 2020) y su cierre (12 de febrero de 2021).

Dirige: Susana González Marín. sana@usal.es

cartel def curso 2020

¿Rosa o Roma?

En la interesante entrada (ejemplarmente documentada, como es su costumbre) que ayer nos regaló Bartomeu Obrador Cursach en este blog, concluía el autor su texto adaptando un famoso verso de Bernardo de Morlaix (o de Cluny, como queráis) conocido universalmente en nuestros tiempos no por el célebre benedictino, sino por ser el final de una novela publicada en 1980 cuya fama ya se puede decir que va a trascender: El nombre de la rosa, de Umberto Eco. El ya conocido Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus con que concluía Eco su novela (y en el que parecía que Bartomeu Obrador cambiaba la rosa por los Galloi), también fue en Eco una adaptación. Transcribo el texto con el que Eco comienza el primer capítulo de sus “Apostillas a El nombre de la rosa”:

“Desde que escribí El nombre de la rosa recibo muchas cartas de lectores que preguntan cuál es el significado del hexámetro latino final, y por qué el título inspirado en él. Contesto que se trata de un verso extraído del De contemptu mundi de Bernardo Morliacense, un benedictino de siglo XII que compuso variaciones sobre el tema del ubi sunt (del que derivaría el mais où sont les neiges d’antan  de Villon), salvo que al topos habitual (los grandes de antaño, las ciudades famosas, las bellas princesas, todo lo traga  la nada) Bernardo añade la idea de que de todo eso solo nos quedan meros nombres”.

Lo que no dice Umberto Eco es que el verso original no habla de la rosa, sino de Roma. La rosa para Eco tiene otras connotaciones. Tampoco se ajusta mucho su mención escueta a un hexámetro, porque sí lo es en su caso (rosa tiene dos sílabas breves), pero no con Rōma. Aquí a Bernardo de Morlaix le traiciona su conocimiento del latín. Por otro lado, el extraño hexámetro del monje no es tal sin más, es lo que se conoce como versos dactílicos tripertitos o hexámetro dactílico tripertito, una especie de hexámetro dividido en tres partes, con cada una de ellas formada por dos dáctilos y la última por un dáctilo y un espondeo, pero en el que se incluye algo totalmente novedoso para la nueva métrica medieval, algo que se añade a la pérdida del ritmo dependiente de la cantidad y a la presencia fundamental del acento: la rima.

Transcribo unos versos del De contemptu mundi de Bernardo, concretamente los que van del 947 al 952 de su libro I. Obsérvese en ellos la rima sistemática no ya solo entre cada uno de los pares de versos, sino entre los dos grupos primeros de pares dactílicos dentro de cada verso.

Nunc ubi Marius atque Fabricius, inscius auri?
Mors ubi nobilis et memorabilis actio Pauli?
Diva Philippica vox ubi coelica nunc Ciceronis?
Pax ubi civibus atque rebellibus ira Catonis?
Nunc ubi Regulus aut ubi Romulus aut ubi Remus?
Stat Roma pristina nomine, nomina nuda tenemus.

(“¿Dónde  está ahora Mario y dónde Fabricio, inasequible al soborno?
¿Dónde la muerte noble y la memorable gesta de Paulo?
¿Dónde ahora la divina voz filípica y la celestial de Cicerón?
¿Dónde está la paz para los ciudadanos y la ira de Catón contra los rebeldes?
¿Dónde está ahora Régulo o dónde Rómulo o dónde Remo?
La Roma antigua se mantiene en el nombre, conservamos nombres desnudos”)

En el texto de Bernardo de Morlaix, al viejo y clásico tema del ubi sunt se une aquí otro concepto básico de la filosofía medieval, la cuestión de los universales. Boecio había dejado abierto el problema, dado que empezó siendo platónico y acabó siendo aristotélico, pero la disputa entre realistas y nominalistas será un debate fundamental del medievo a propósito de la existencia de los universales. Pero no es este el momento de hablar de Pedro Abelardo y compañía. Yo solo trataba de reivindicar que la rosa de Eco era en realidad Roma y que Bartomeu Cursach no nos remite a Eco, sino a Bernardo de Cluny.

Y muchas gracias, Tomeu, porque tu entrada es una muestra perfecta de una idea que he oído en repetidas ocasiones a la editora de este blog y a un antiguo maestro suyo y de todos nosotros, José Carlos Fernández Corte: no conviene olvidar nunca que también tras la actividad de los filólogos hay siempre una ideología.

Agustín Ramos Guerreira

NOS GUSTA EL FÚTBOL, Y EL LATÍN

Cuando el primer día de clase de Latín la profesora nos preguntó por nuestros gustos, nunca pensamos que, por contestar que nos gustaba el fútbol, nos iba a encargar un trabajo extra. Pero los de la última fila y alguno más -que es de los nuestros, aunque en esta clase se siente en la posición de medio o de delantero- formamos un buen equipo para todo, incluido este trabajo sobre lemas de equipos de fútbol en latín.

Ya sabíamos que en la liga inglesa muchos equipos tienen en el escudo un lema en latín y, además, como hacemos todos en estos casos, hemos buscado información en Internet. (Al final del trabajo citamos las páginas web).

Pero esto de buscar la información era solo el principio, pues cuando la tuvimos reunida, comenzamos a hacernos preguntas. (A esas preguntas y a las respuestas encontradas se le llama “analizar los datos”). Vamos a transcribir aquí una de nuestras discusiones sobre el asunto.

-Mirad, mirad, resulta que, por países, los ingleses ganan por goleada, es donde hay más equipos con lema en latín: el Manchester City (Superbia in proelia), el Arsenal (Victoria concordia crescit), el Tottenham (Audere est facere), el Nottingham (Vivit post funera virtus), el Everton (Nihil satis nisi optimum), y más.

– Claro, allí están los equipos más antiguos. Son los ingleses los que inventaron el fútbol.

– Sí, pero lo del latín…

– Pues como los lemas de las universidades, por el prestigio y eso.

– Pues tendrá que haber también escudos de equipos italianos, que para eso nació allí el latín.

– En el de la Juve solo pone el nombre, Juventus, que significa “juventud”.

– ¿Y los alemanes y los franceses?

– No tenemos ninguno. ¡Qué raro!

– Sí tienen los portugueses, el del Benfica de Lisboa: E pluribus unum.

– ¿Y de los equipos españoles? Seguro que entre los de primera alguno habrá.

– A lo mejor los más antiguos.

– O el Sevilla.

– Aquí veo algunos, pero de los “modestos”. Por ejemplo, el del Cartagena: Semper simul, ad astra. Y otro parecido del equipo ese de Salamanca que jugó con el Real Madrid este invierno: Ad astra per aspera.

– El equipo que dices se llama “Unionistas Salamanca”.

– Otro más, también de la provincia de Salamanca, de la UD Santa Marta: Labore victoriam.

– Será por eso de que está allí la Universidad…

– Bueno, qué dices. No creo que tenga nada que ver.

– Mirad, he encontrado uno de Argentina, del Argentinos Juniors: Mens sana in corpore sano.

– Pero, ¿todos están en latín de verdad? Quiero decir que, si lo habrán sacado de libros en latín, o se lo habrán inventado, como hacemos nosotros para decir alguna tontería.

– Podemos buscarlo.

– Ya está. Acabo de encontrar lo de Ad astra… en un blog de cosas de griego y de latín:

-Y Mens sana in corpore sano pone en la Wikipedia que es de una sátira de Juvenal. Así que, sí es, como tú dices, “latín de verdad”.

– ¿Y qué hacemos ahora?

– Podemos buscar el verbo, siempre hay que empezar por ahí.

-Parece que hay pocos verbos: Confidemus, en el del Kilmarnock, Vivit en el del Nottingham. Otro que pone Vincit omnia industria, del Bury FC.

– Aquí he encontrado unos infinitivos en el escudo del Tottenham: Audere, Facere.ESCUDO EVERTON

– Y también habrá imperativos, para animar, ¿no?

– Sí: Supera moras. Está en el escudo del Bolton.

– Pero no hay muchos verbos.

– Claro, habrá pocos verbos porque la sustancia está en los sustantivos, “sus-tan-ti-vos”, eso es lo esencial.

– Bueno, bueno, y que el lema tendrá que ser breve, que, si no, no cabe en el escudo.

– Vamos a ver si pone algo de “fuerza”, “coraje”, “solidaridad”, “victoria”, “esfuerzo” o algo parecido. Es lo que yo pondría.

– Sí, sí, he encontrado alguno, mirad: Arte et labore, en el escudo del Blackburn Rovers.

– Ah, ya lo entiendo, va a ser eso de las frases nominales, las que no tenían verbo.

– Vaya, para una vez que atiendes en clase…

– ¿Y adjetivos? Seguro que también hay. Tal vez ponga “somos los mejores” o “los más fuertes”.

– Sí, sí: We are the champions

– Calla, calla, tiene que haber comparativos y superlativos. Mira: Vis unita fortior aparece en el del Stocke City. Y Nihil satis nisi optimum, en el del Everton.

– Pues, ya de puestos, a ver si se nos ocurre algo para vendérselo a algún equipo que no tenga latín en el escudo.

– Que el trabajo es de Latín, no de Economía.

– Pues lo ponemos para completar el trabajo…

– Si es por rellenar…

– Por ejemplo, lo de la Guerra de las Galaxias: Sit vis vobiscum (¡Que la fuerza esté con vosotros!)

– O la frase de César, esa de los pretéritos perfectos: Veni, vidi, vici (Llegué, vi y vencí).

– Mejor la ponemos en primera del plural y con dos palabras sobra: Venimus, vicimus. (Vinimos, vencimos).

–  Pues, no sé, a mí me gusta Luchar y vencer.

– Será Pugnare et vincere.

– Yo propongo un lema para la Toresana: In proelia tauri.

– “¿Que luchan como toros?” Tradúcela, listillo, que no encuentro el verbo.

– “En las competiciones, unos toros”.

Psch, psch, no creo que te compren la idea. Aunque, sin traducirla, queda bien.

– Ahora habrá que redactarlo y hacer la conclusión.

– No hemos llegado a ninguna conclusión.

– Sí, que nos lo hemos pasado bien haciendo el trabajo.

– Se lo entregamos así, a ver si cuela. Esto es un diálogo ¿no? …

… Y coló.

Trabajo realizado por el equipo de alumnos de Latín de 1º de Bachillerato del IES “Cardenal Pardo de Tavera”, Toro (Zamora), formado por:

Defensas: Miguel Silvestre, Gabriel Tivadar, Lucía Justo

Medios: Adrián Merino, Adrián Pasalodos, Lucía Vinagre, Celia Noales

Delanteros: Fernando Frontaura, Cristhoffer Saura, Sara García

Porteros: Juan Ferreruela, Yeray Pérez

Suplentes: Celia Alonso, María Clavero, Beatriz Gallego, Jaime Lavado, Nalleli Tuqueres, Rocío Vergel, Chuyi Zhou Pan,

Utillera: Isabel Gómez Santamaría

tottenham_hotspur_crest

  1. Lemas latinos de equipos de fútbol
LEMA TRADUCCIÓN EQUIPO CIUDAD Y PAÍS
AD ASTRA PER ASPERA Hasta  lo más alto superando dificultades Unionistas Salamanca C.F.

 

Salamanca

(España)

 

 

ARTE ET LABORE

 

 

 

Con técnica y con esfuerzo

 

Blackburn Rovers

 

Blackburn

(Inglaterra)

 

 AVDERE EST FACERE

 

 

 

Atreverse es conseguirlo

 

Tottenham

 

Londres

(Inglaterra)

 

 CONFIDEMVS

 

Tendremos confianza

 

Kilmarnock

Kilmarnock

(Inglaterra)

 

 CONSECTATIO EXCELLENTIAE

 

 

En busca de la excelencia

 

Sunderland A.F.C.

 

Sunderland

 (Inglaterra)

 

CONSILIO ET ANIMIS

 

 

Con cabeza y corazón

 

Sheffield

 

Sheffield

(Inglaterra)

 

DOMVS CLAMANTIVM

 

 

El campo de los que gritan

 

Gillingham

 

Gillingham

(Inglaterra)

 

E PLVRIBVS VNVM

 

 

Todos a una

 

SLB, Sport Lisboa Benfica

 

 Lisboa

(Portugal)

 

LABORE VICTORIAM

 

 

Con esfuerzo  (se logra) la victoria

 

UD Santa Marta

 

Santa Marta de Tormes

(España)

 

 MENS SANA IN

CORPORE SANO

 

 

Una mente sana en un cuerpo sano

 

Argentinos Juniors

 

Buenos Aires

(Argentina)

 

NIHIL SATIS NISI OPTIMVM

 

 

Nada basta sino lo mejor

 

Everton

 

Everton

(Inglaterra)

 

SALVBRITAS ET INDVSTRIA

 

Calidad de vida e industria

 

Swindon Tawn FC

 

(Inglaterra)

 

SEMPER SIMVL, AD ASTRA

 

 

Siempre juntos, hasta lo más alto

 

Cartagena FS

 

Cartagena (España)

 

SPECTEMUR AGENDO

¡Que se nos vea en acción!  

Barnsley FC

 

 (Inglaterra)

 

SVPERA MORAS

¡Vence los obstáculos!  

Bolton

Bolton

(Inglaterra)

 

VICTORIA CONCORDIA CRESCIT

 

La victoria nace de la unión

 

 

Arsenal

 

Arsenal

(Inglaterra)

 

VINCIT OMNIA INDVSTRIA

 

La entrega lo puede todo

 

Bury FC

 

Bury

 (Inglaterra)

 

 VIS VNITA FORTIOR

 

 

La unión hace la fuerza

 

 

Stocke City

 

Stocke-on-Trent

(Inglaterra)

VIVIT POST FVNERA VIRTVS Dura su coraje hasta después de la muerte  

Nottingham

 

Nottingham

 (Inglaterra)

 

2. Páginas con información sobre lemas en latín de equipos de fútbol

http://cafefutbol.blogspot.com/2008/06/lemas-latinos-en-el-ftbol-ingls-i.html

http://lafutbolteca.com/guia-escudos-y-uniformes/

http://meristation.as.com/zonaforo/topic/1431493/

http://www.fiebreenlasgradas.com/?p=84

https://benitezbenitez.wordpress.com/2010/01/12/escudos-de-equipos-de-futbol-con-lemas-en-latin/

https://clasicasxxi.blogspot.com/2012/01/el-latin-de-cada-dia-4-la-heraldica.html

https://es.glosbe.com/es/la/F%C3%BAtbol

https://sites.google.com/a/iesgarciabarros.org/dives-gallaecia-2012_es/o-latin-no-futbol

https://tironiana.wordpress.com/2018/06/01/cartagena-fs-semper-simul-ad-astra/

https://tironiana.wordpress.com/2019/09/23/ad-astra-de-virgilio-a-brad-pitt-pasando-por-seneca/

https://www.taringa.net/+deportes/escudos-curiosos-de-futbol_12uur6

https://www.taringa.net/+deportes/escudos-de-equipos-de-futbol-con-lemas-en-latin_iit4c

 

¿Quieres saber lo que es un emblema?

Si has oído hablar de los emblemas, pero no sabes exactamente qué son, os remitimos a la entrada de hoy de El Mercurio Salmantino.

Reproducimos algunas imágenes y parte de la explicación:

4233e1498fcff5b6ff71ad806d0883e0

cce676f1717c30d72a072d1cc2cd65ba

  • Una figura (pictura, icon o imago), normalmente un grabado xilográfico o caligráfico, cuya importancia radica en que pretende transmitir el precepto moral y que este quede asentado en la memoria una vez descifrado su sentido.
  • Un título o leyenda (inscriptio, titulus, motto o lemma) que acostumbra a ser una sentencia de caracter críptico, normalmente en latín, que ayuda a descifrar el sentido de la imagen.
  • Un texto explicativo (subscriptio) en verso o/y en prosa que interrelaciona el sentido que transmite la pictura y expresa la inscriptio. La parte en verso (epigramma) intenta explicar la imagen y expresar una aplicación moral. La parte en prosa (glosa o declaratio) insiste en la moralidad y da muestra de la erudición del autor.

Lee aquí la entrada completa.

El latín y el griego que viajan por el espacio interestelar

En 1977 la NASA envió al espacio las sondas Voyager 1 y Voyager 2, aprovechando una alineación concreta de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno que se repite cada 175 años (redondeando) y que, mediante la asistencia gravitatoria -que consiste en emplear energía del campo gravitatorio de un cuerpo celeste para modificar la trayectoria y velocidad de una sonda o nave espacial; en otras palabras, en este caso: propulsión gratuita-, permitió que ambas sondas hayan llegado más lejos que ningún otro objeto creado por el ser humano.

Foto1

Aunque la misión primaria de las Voyager era obtener información, principalmente, de Júpiter y Saturno -planetas a los que ya habían llegado, o sobrepasado, para 1981-, las sondas siguen operativas, alejándose cada vez más de la Tierra, y se calcula que seguirán transmitiendo información a nuestro planeta hasta, aproximadamente, 2025. En este tiempo han permitido conocer una ingente y preciosa cantidad de datos y han aunado una serie de récords -como ser los primeros objetos creados por humanos en alcanzar el espacio interestelar- y méritos, entre ellos, la icónica fotografía de la Tierra conocida como Pale Blue Dot (“Punto azul pálido”).

Foto2

Las sondas Voyager viajan, cada una, con un vinilo: el llamado Golden Record (“Disco de Oro”), que contiene una suerte de best of de la Tierra: una selección de imágenes, sonidos y piezas musicales recopiladas por un equipo liderado por Carl Sagan e ideado como pequeña muestra de nuestro planeta si, en algún momento, vida extraterrestre se topase con uno de los vinilos y fuese capaz de acceder a los contenidos. Bach, cantos tradicionales de diversos países, sonidos de la naturaleza o fotos de humanos en distintas situaciones son algunos de los contenidos que se escogieron para representar la vida terrestre.

Foto3

En los vinilos se incluyeron, además, audios de saludos breves en 55 idiomas distintos. Cinco de ellos, lenguas muertas: acadio, hitita, sumerio, latín y griego antiguo. Alguien, en ese comité de selección de los contenidos, los consideró relevantes, allá por 1977.

Los audios en latín y griego antiguo fueron encargados a Frederick M. Ahl, profesor de Clásicas de la Cornell University donde, por entonces, también era docente Carl Sagan. Estos saludos pueden escucharse en esta página, y dicen así:

  • Οἵτινές ποτ᾿ἔστε χαίρετε! Εἰρηνικῶς πρὸς φίλους ἐληλύθαμεν φίλοι [audio]
  • Salvete quicumque estis; bonam erga vos voluntatem habemus, et pacem per astra ferimus [audio]

 Además, uno de los sonidos incluidos en los vinilos es un mensaje en morse, que puede escucharse [aquí]. Se trata de la requetecitada ad astra per aspera (.- -.. / .- … – .-. .- / .–. . .-. / .- … .–. . .-. .- en morse).

Cuando la Tierra haya desaparecido, la última muerte del latín y del griego irá unida a la de las Voyager.

Ana Laguna

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: