SANGRE DE ZEUS

Hace poco hablamos acerca del otoño mitológico y los estrenos que está habiendo relacionados con la temática clásica. En esta ocasión hablaremos acerca de Sangre de Zeus, una serie de animación estrenada el pasado 27 de octubre en Netflix.

En estos ocho capítulos se nos cuenta un supuesto mito de esos que no se llegaron a poner por escrito. Se nos presenta a Herón, un muchacho que vive en una pequeña aldea y que resulta ser hijo de Zeus tras una de las aventuras a las que nos tiene acostumbrado.

Para ponernos en contexto, tenemos que ubicarnos en la Gigantomaquia, tras la derrota de los titanes por los dioses del Olimpo. Cuando estos los vencieron, el último titán echó una maldición contra los dioses antes de morir, por la que se crearon los gigantes provenientes de su sangre. Tras una nueva batalla, los gigantes fueron sepultados en el fondo del mar y sus almas fueron custodiadas por Thalos, gigante creado por Hefesto.

Esta historia comienza siglos más tarde, cuando el cuerpo de uno de los gigantes es arrastrado a la orilla por una tormenta. Un humano llamado Seraphin lo encuentra y, como si estuviese poseído por un espíritu malvado, se llena de maldad comenzando a alimentarse de los restos del gigante y convirtiéndose en un demonio. Así, comienza a ser temido y a crear un ejército de demonios con un único objetivo, matar a los dioses y gobernar en el Olimpo.

Su manera de actuar era arrasando aldeas hasta que en una de ellas aparece nuestro protagonista, Herón, quien le hace frente. De esta manera, comienza un vaivén de persecuciones, huidas y raptos que dan algo más de intriga a la serie.

La trama de esta historia revela que Herón y Seraphin eran medio hermanos, el primero proveniente de Zeus y el segundo de Periandro, tirano de Corinto. Así pues, tenemos dos bandos enfrentados, Zeus y Herón frente a Hera, quien había convencido a Seraphin y su ejército para derrotar a su marido motivada por los celos.

La batalla en el Olimpo parecía inclinarse a favor de Hera cuando esta se hizo con la vasija que guardaba las almas de los gigantes, pero estos se volvieron en su contra dando lugar a una escena heroica en la que Zeus acaba sacrificándose para salvarla. Herón terminará mandando a su hermano al Hades para derrotar definitivamente a los demonios y así devolver la paz al mundo.

Este sería el resumen a grandes rasgos de lo que nos quiere mostrar este mito. Cierto es que hay muchos aspectos de la serie que no he recogido, pero, como antiguamente todo el mundo conocía cuál era el desenlace de esas historias y, aun así, querían escucharlas porque les importaba más el cómo se contase la historia que el mito en concreto, así os animo a echarle una ojeada.

Si decidís verla, os encontraréis con los dioses representados como siempre los hemos conocido, movidos por la lujuria, los celos y el odio, pero también por el amor y el espíritu de sacrificio. A fin de cuentas, los dioses están creados a imagen de lo que son los hombres.

Jorge Noreña

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: