La bondad de Eros

Canta, oh musa, a quien probó la copa de la fama, pero luego bebió otra muy distinta.
Escanció un vino afrutado, intenso al paladar, y esta vez a rebosar.
Brindó por el amor que sólo el tiempo se encargó de concederle, tras el inicial caos.
Se acordó de cuando aún poseía la flor de la juventud y ansiaba tomar la mano de un
joven, muy bondadoso ante sus ojos.
Y aquél muchacho le dijo estas palabras: De un cierto sabio aprendí el arte de buscar el
bien ajeno, para encontrar el nuestro, al fin.
Y mientras, Apolo, el de rubios cabellos, se acostaba. Un susurro de aves deleitaba su
animoso, pero inexperto corazón, ansioso de conseguir los favores de Eros.

Elena Villarroel Rodríguez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: