FLAMENCO EN LATÍN

El Niño de Elche, el más peculiar e iconoclasta de los renovadores contemporáneos del
flamenco, ha incluido en su último disco nada más y nada menos que una seguiriya en latín. Y no en un latín cualquiera, sino en el latín más árido y técnico de la escolástica medieval. El título de la pieza en cuestión, recogida en el álbum de 2018 “Antología del cante flamenco heterodoxo”, habla por sí solo: “Seguiriyas del silogismo”. Con su habitual ironía, el cantaorentona con todo el desgarro propio del género las reglas 3, 4 y 7 de la construcción de silogismos según la escuela aristotélica, tal y como aparecen enunciadas en los siguientes hexámetros latinos:

1. Terminus esto triplex: medius, maiorque minorque.
2. Latius hos quam praemissa conclusio non vult.
3. Aut semel aut iterum, medius generaliter esto.
4. Nequaquam medium capiat conclusio fas est.
5. Ambae afirmantes nequeunt generare negantem.
6. Peiorem semper sequitur conclusio partem.
7. Utraque si praemissa neget, nihil inde sequetur.
8. Nil sequetur geminis ex particularibus unquam.

La enunciación de estas reglas clásicas en verso respondía, naturalmente, a motivos
meramente mnemotécnicos. Traducidas libremente al castellano vienen a decir más o menos lo siguiente:

1. En un silogismo no puede haber más de tres términos.
2. Ninguno de ellos debe ser más extenso en la conclusión que en las premisas.
3. El término medio debe tomarse al menos una vez en su extensión universal.
4. El término medio no debe entrar en la conclusión.
5. De dos premisas afirmativas no se puede deducir una conclusión negativa.
6. La conclusión siempre sigue a la premisa negativa o particular.
7. Nada se deduce de dos premisas negativas.
8. Nada se deduce de dos premisas particulares.

Más allá de las intenciones concretas del intérprete, no está de más que recordemos al ritmo de seguiriyas y palmeos que durante siglos la actividad intelectual (y muy especialmente la académica) de todas las naciones occidentales se desarrolló en una lengua verdaderamente universal, común a todas ellas pero exclusiva de ninguna: el latín. Hay cosas, desde luego, que no mejoran con el tiempo.
Puedes escucharlas aquí.

Jesús Hernández Lobato

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: