El mundo clásico en La Gran Manzana

Por todos es sabido que el mundo clásico está muy presente en nuestro entorno y en nuestra vida diaria aunque no todo el mundo sea consciente de ello. Tenemos películas antiguas y más actuales que tratan la mitología de manera directa o indirecta, música y videoclips con estética clásica, como hemos visto en otra entrada de este blog,  nombres de marcas y productos, pero lo que yo menos me podría imaginar es que esto llegara al otro lado del océano, a la Gran Manzana.

El Rockefeller Center

atlasEl encargado de sostener uno de los complejos comerciales más importantes del mundo, como es el Rockefeller Center, es nada más y nada menos que nuestro querido Atlas. Esto no es un mero capricho de los escultores Lee Lawrie y Rene Champellan, sino que tiene una razón de ser. Atlas fue un joven titán, hijo de Jápeto y la ninfa Clímene, hermano de Prometeo (que también tiene una escultura en el Rockefeller que comentaremos a continuación). Atlas fue el encargado de organizar a los titanes en la Titanomaquia en su lucha contra los dioses olímpicos. Una vez que éstos resultaron vencedores, Zeus condenó a Atlas a cargar el cielo sobre sus hombros. La estatua de bronce está situada frente al Rockefeller Center, en el patio del Edificio Internacional. Atlas es visto como una figura de poder, un modelo para los portadores de autoridad. Por ello se decidió poner la escultura del titán en la entrada del complejo comercial, para mostrarle al mundo y a todos los que allí entraban que ahí residían grandes hombres. Esta estatua es tan famosa en la sociedad americana que ha llegado a utilizarse su imagen en los sellos postales del país.

prometeo

Acompañando la escultura de Atlas tenemos la de su hermano Prometeo, otro titán que fue castigado por Zeus a que un águila le devorase las entrañas pero sin llegar a matarlo, ya que sus vísceras se regeneraban continuamente. Este castigo fue el que el padre de los dioses le impuso al joven por haberle entregado el fuego a los hombres. En el muro que se sitúa detrás de la escultura puede leerse una inscripción con un texto procedente  de Esquilo que ha sido levemente modificado (en el original es el Fuego el maestro y no Prometeo): Prometheus, teacher in every art, brought the fire that hath proved to mortals a means to mighty ends. (“Prometeo, maestro en todas las artes, trajo el fuego que ha supuesto para los mortales un medio para fines poderosos”). Una muestra más de que los clásicos muchas veces se ajustan al gusto del consumidor para que revelen o digan lo que ellos quieren. Esta escultura está situada en la plaza interior del complejo comercial, enfrente del vestíbulo principal.

La historia de Prometeo es inspiradora para los creadores del Rockefeller Center, ya que desafía a los entes más poderosos para satisfacer las ambiciones individuales de transformar el mundo, en este caso mediante el capitalismo, y supone el final decisivo de un régimen omnipotente. El fuego les mostrará el camino a los que allí residen para mejorar la vida de los que están por debajo de ellos.

El empleo de estas dos figuras mitológicas no es una casualidad, ya que era una manera de emparentar a los pioneros del capitalismo con una raza de titanes y semidioses en el dominio del mundo: conseguirían superar las normas establecidas en búsqueda de un beneficio mayor. Ambas esculturas, tanto la de Atlas como la de Prometeo, se caracterizan por su estética clásica y su magnificencia, que se han modificado para adaptarlas al gusto popular del momento: Art Decó.

La Estatua de la Libertad

estatua de la libertad

Prometeo también se relaciona con otro de los monumentos más importantes del mundo ubicado también en la Gran Manzana, la Estatua de la Libertad. Una mujer inspirada en las grandes obras de la cultura clásica y vestida con una toga. Lleva una corona de siete picos que según algunos expertos podría representar el halo del sol y a su vez podría recordar la corona que portaba el dios Helios, dios del sol. Otros, en cambio, aseguran que podría representar los siete continentes y los siete mares.

helios
Helios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los pies de la estatua, concretamente bajo su pie izquierdo se puede observar  el eslabón roto de una cadena que representa la liberación de cualquier opresión. Del mismo modo también porta la antorcha que ilumina al mundo. Ambos elementos podrían relacionarse con Prometeo encadenado que lleva el fuego a los humanos.

 

 

cadena
Cadena rota bajo el pie de la estatua de la Libertad
Prometeo encadenadp.jpg
Prometeo encadenado
fuego
Prometeo trayendo el fuego

antorchas

La Grecia y la Roma antiguas están presentes en nuestro día a día, y quizá si la gente fuese consciente de todo lo que representan empezarían a cambiar su visión sobre el mundo y las lenguas clásicas y verían la relevancia que han tenido con el paso del tiempo y que siguen teniendo a día de hoy en muchos campos. Se debe recordar que la eficacia de la propaganda es mayor cuanto más desapercibida pase.

Noemi Bascoy García

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: