Digilosofía: un compuesto aberrante

digilosofíaUno de los principales bancos españoles ha lanzado una campaña publicitaria basada en la extraña palabra digilosofía. No somos los primeros en sorprendernos de este compuesto bastante aberrante. Antonio Salvadores en su blog letrasmolan le dedica un comentario, “Digilosofía. Ese curioso acrónimo”, en la misma línea de este nuestro.

La pregunta que nos hacemos muchos hablantes, como señala Antonio Salvadores, es por qué no se ha usado “digitosofía” que hubiera sido mucho más comprensible. Aparentemente no había razones de marca registrada porque en nuestras búsquedas “digitosofía” (o en inglés “digitosophy”) no son términos registrados, ni en uso; en realidad la mayoría de las apariciones de esas palabras en Google son posteriores a la introducción de “digilosofía” y “digilosophy” en la campaña que comentamos.

Así las cosas parece que el motivo de esta anómala composición es solo ignorancia. Vayamos por partes. Un hablante español o inglés con digi- no identifica digital porque todas las palabras derivadas de lat. digitus (digitación, digitado, digital, digitalina, digitalización, digitar, digitiforme, digitígrado, digitopuntura), tienen en español, o en general en idiomas modernos occidentales, una -t-, incluido dedo donde la -t- ha evolucionado a -d-.

Peor es lo que ocurre con la segunda parte del compuesto. Creo que la mayoría de la gente con cierta formación sabe, porque así se lo han explicado en la escuela o en el instituto en repetidas ocasiones, que filosofía es un término compuesto de φίλος ‘amigo’ y σοφία ‘conocimiento’ (en realidad, expresado con más detalle, φιλοσοφία es un derivado de φιλόσοφος, siendo esta última palabra la que significa ‘amigo del conocimiento’). Es decir, que una mayoría de hablantes asocian la terminación -sofía con filosofía. Es verdad que según el Diccionario de la Lengua Española, -sofía es segundo elemento de compuesto en alguna otra palabra española como antroposofía, demosofía y teosofía y propiamente -sofía no significa ‘filosofía’, sino ‘conocimiento’; pero son  palabras raras y muchísimo menos frecuentes que filosofía, con lo que en realidad -sofía lo vinculamos a filosofía. No ocurre lo mismo con -losofía que solo produce extrañeza porque no sabemos interpretar ese -lo-.

Sin embargo, digitosofía sería ‘conocimiento de lo digital’ para los más cultos y ‘filosofía digital’ para los que lo son menos, por tanto, tendrían sentido los dos elementos del compuesto para todo el mundo. No es momento ahora de discutir qué significa filosofía para una empresa o un banco, porque probablemente no tenga mucho que ver con lo que significaba para Platón o Aristóteles.

Se nos ocurre que otro posible motivo de esta anómala creación podría ser que los creadores de la campaña buscaban provocar extrañeza en el público al que va destinada y así tener mayor impacto publicitario. Nos parece una hipótesis poco verosímil.

Lo más probable es que sea pura y sencilla ignorancia, falta de cuidado y documentación en la selección de un término que es el núcleo de una campaña publicitaria de millones de euros.

Francisco Cortés Gabaudan

Un comentario sobre “Digilosofía: un compuesto aberrante

Agrega el tuyo

  1. ¡¡Excelente artículo!! Como todo lo que escribe Cortés Gabaudán… ¡Enhorabuena para su autor!

    ________________________________

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: