A Don Miguel de Unamuno y Jugo

Era obligatorio que este curso, antes o después, dedicáramos en Notae Tironianae una entrada a Don Miguel de Unamuno y Jugo, catedrático de griego y dos veces rector de la Universidad de Salamanca. A este bilbaíno, cuyo busto preside desde su jubilación en 1934 las señoriales escaleras interiores del Palacio de Anaya –escaleras que, según cuentan, prefería después de aquello evitar para no “toparse consigo mismo”- se le han dedicado también varias actividades y jornadas en el marco del octavo centenario de la Universidad.

Y es que don Miguel no pasó inadvertido por esta ciudad, sino que se hizo notar y valer en los difíciles momentos políticos que le tocó vivir –dictadura de Primo de Rivera, durante la que fue desterrado, Segunda República y posterior estallido de la guerra civil-, amplificando desde su posición de rector pensamientos que no gustaban ni a muchos de sus colegas ni a las altas esferas políticas de Madrid. Consideraba que “unos cuantos sabios, verdaderos sabios, maestros de verdad, guardan más a la patria que algunos batallones”, que “los estudiantes están llamados a demostrar la ineptitud de los profesores” y escribió también que “la experiencia le ha enseñado que la mayor parte de las veces en que se dice de uno que sabe algo, pero no sabe enseñarlo, es que en realidad no lo sabe bien o no quiere enseñarlo.” Seguro que más de uno se dio por aludido secretamente con esta última sentencia.

Miguel de Unamuno y Jugo nació en Bilbao en 1864, estudió Filosofía y Letras en Madrid, adquiriendo el título de doctor con solo 20 años -eran otros tiempos- con una tesis titulada Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca. Volvió entonces a su ciudad natal donde comenzó a trabajar en colegios e institutos como profesor de latín, psicología y ética mientras daba también clases de español a marineros ingleses y noruegos en el puerto y preparaba oposiciones para catedrático. En 1891 se casó  con la que sería su compañera de toda la vida, Concha Lizárraga y obtuvo la cátedra de griego –sí, sí, de griego, que en la propia visita guiada a su museo es algo que pasa inadvertido- de la Universidad de Salamanca, a donde el joven matrimonio se trasladó. En esta ciudad, de la que escribió que “es el tranquilo curso de tu vida / como el crecer de las encinas, lento, / lento y seguro”, don Miguel vio crecer a su familia, su obra y su prestigio como profesor hasta ser nombrado rector de la universidad en 1900.

En ese momento se mudó con su familia a la casa rectoral construida en la calle Libreros junto a la fachada plateresca de la universidad, y que hoy día alberga su museo -visita guiada más que recomendable, de lunes a viernes de 10 a 14- y la sede de la Asociación de amigos de Unamuno. Curiosamente, aunque el salón del piso inferior fue utilizado durante muchos años para recepciones, claustros, etc., la familia Unamuno fue la única que habitó la vivienda de los pisos superiores, puesto que don Miguel ha sido el único rector que vivía de alquiler en la ciudad.

Estaba don Miguel en la cúspide de su carrera académica y en el ecuador de su vida -tuvo la particularidad de vivir el mismo número de años en el siglo XIX que en el XX, 36 en cada uno-, pero todo lo que sube baja y esa segunda parte estuvo colmada de difíciles momentos: en 1902 murió su tercer hijo, Raimundo, enfermo desde hacía varios años. Sufrió entonces una severa crisis personal y espiritual –la religión, la fe y Dios o la ausencia de ellos siempre fueron temas importante para él, recurrente en sus obras y reflexiones-. Seis años después murió su madre, con lo que se agudizó su crisis personal. En 1914, coincidiendo con el estallido de la Primera Guerra Mundial y la publicación de Niebla, su novela más famosa, don Miguel fue destituido como rector por crítica a Alfonso XII.

En 1921 se le restituyó provisionalmente en el cargo pero dos años más tarde, durante la dictadura de Primo de Rivera, fue desterrado a Fuerteventura y más tarde llegaría a Francia. Durante esta época fue realizado en Hendaya por Víctor Macho el famoso busto de las escaleras del Palacio de Anaya –en este enlace se puede leer una anécdota entre el escultor y el pensador-. En 1930 tras la dimisión del dictador pudo don Miguel volver a Salamanca, a su familia y a sus cargos, comenzando su segundo mandato como rector. Pero la vida le dio poca serenidad, pues en pocos años murió su hija Salomé, su esposa Concha y estalló la guerra civil. A raíz de este último hecho tuvo lugar en el Paranínfo de la universidad, durante el acto de apertura del curso académico, el enfrentamiento contra el general Millán Astray, donde pronunció sin duda su discurso más recordado y citado (del que a veces se han apropiado indebidamente), que merece, pienso, un contexto mayor que aquel al que se suele reducir:

“Este es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España.”

Esto le costó el arresto domiciliario en su casa de la calle Bordadores –hoy día una casa privada que presenta en su fachada una placa conmemorativa-. Allí murió de pena, solo, el 31 de diciembre de 1936. Allí enfrente, ante la estatua del pensador, político, escritor, filólogo que dominaba once lenguas distintas, catedrático de griego y antiguo rector, se realiza cada 31 de diciembre una ofrenda floral como la que tuvo lugar este año el día de su onomástica y cumpleaños ante el busto de filología.

Quien dijera en repetidas ocasiones eso de “me duele España” y que “aquí, en Salamanca, se oye a uno pensar” dejó escritos cientos de artículos, libros y ensayos inmortales. Comparto, para cerrar esta entrada, algunas de sus reflexiones más queridas para mí como filóloga y lígrima charra, extraídas de una selección realizada por J. Agustín Torijano hace 15 años, de donde he sacado también las que pueblan las líneas anteriores:

“La lengua es la sangre del alma, el vehículo de las ideas”

“La figura del mundo nos la dio la palabra: la visión salió del son. El habla nos enseña a ver. Nombrar una cosa es definir su idea, marcar su contorno. Porque idea quiere decir en su rigor etimológico visión.”

“No conoce ni su propia lengua quien solo ella conoce”.

“El niño nace artista y suele dejar de serlo en cuanto se hace hombre. Y si no deja de serlo, es que sigue siendo niño.”

“Luego que ha cesado el vocerío estudiantil, cuando están cerradas y mudas las aulas, en horas o en días de vacación, sobre todo en las tardes del verano, ese patio de las Escuelas Menores, con su broncíneo fray Luis de León en el centro, sobre su pedestal, con un eterno gesto de apaciguamiento, es algo que habla al alma de lo eterno y lo permanente. No doy por nada del mundo este patio, henchido en su silencio de rumores seculares, ese patio sin ruido de tranvías ni de ferrocarriles ni de vana agitación humana.”

Isabel Varillas Sánchez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: