Vídeo

¿Qué es una victoria pírrica? Los muñecos de Lego te lo explican

La respuesta etá en esta brevísima minipelícula.

En la batalla de Ásculo (279 a. C.) Publio Decio Mus se enfrentó al ataque de las fuerzas de Pirro. Los romanos fueron derrotados tras haber perdido 6000 hombres, pero las bajas en el ejército de Pirro fueron de 3500. Plutarco reproduce las palabras que Pirro pronunció cuando alguien se acercó a felicitarle por su victoria: “Otra victoria más como ésta contra los romanos y estaremos completamente acabados” (“If we are victorious in one more battle with the Romans, we shall be utterly ruined”, dice el Pirro de Lego)

Susana González Marín

Anuncios
Minientrada

La entrada “Safo de Lesbos: el Poema de los Hermanos” en origen se publicó incompleta.  Una vez subsanado el error os invitamos a leerla nuevamente. Nuestras disculpas al autor y a los lectores.

Susana González

 

Otra vez Safo de Lesbos: El “Poema de los hermanos”

La estela de Montoro, ¿la inscripción prerromana más antigua de Hispania?

Mª Ángeles y Manuela Martín Sánchez nos envían la noticia de las investigaciones sobre la estela de Montoro (lee aquí lo publicado en ABC) y hemos pedido a Francisco Rubio que nos aclare la cuestión.

La estela de Montoro se descubrió en 2002, y se remonta a la Edad del Hierro; en 2012, un grupo de especialistas ha reparado en que los signos que se habían tomado por pictogramas constituyen una enigmática inscripción, y se pueden identificar signos de la escritura del sudoeste y quizá fenicia, aislados y en desorden. Podría ser el ejemplo más temprano de la escritura del sudoeste (llamada muchas veces “tartésica” o “sudlusitana”), a su vez la más antigua de las escrituras prerromanas documentadas en la península ibérica. Esta escritura es afín a los semisilabarios ibérico y celtibérico, que se desarrollaron siglos más tarde en la costa mediterránea y el interior de la península.

Las inscripciones del sudoeste de la península ibérica se remontan, en la medida en que es posible datarlas, a los ss. VII-V a.C., y presentan la peculiaridad de que en muchas de ellas el texto se inscribe en espiral. Por lo demás, todas presentan un trazado muy irregular y los signos ofrecen por tanto variantes epigráficas muy confusas, de modo que la supuesta mezcla de alfabetos en la estela de Montoro quizá sea más aparente que real.

Francisco J. Rubio Orecilla

 

 

Si quieres ser detective analiza textos latinos

Si alguna vez, en sus «días de ensalada» —como los llama uno de mis cómicos tíos— se vio obligada a hacer el análisis de algo escrito en latín, sabrá que presenta un paralelo exacto con la averiguación criminal. Tiene una larga oración, llena de transposiciones; al principio parece nada más que una mezcolanza de palabras. Eso es lo que también parece el crimen, a primera vista. El sujeto es el hombre asesinado; el verbo es el modus operandi, la manera como fue cometido el crimen; el objeto es el motivo. Ésas son las tres partes esenciales de toda oración y de todo crimen. Primero encuentra usted el sujeto, después busca el verbo, y los dos lo llevan al objeto. Pero todavía no ha descubierto al criminal… el sentido de toda la oración. Hay una cantidad de cláusulas subordinadas, que pueden ser claves o trampas, y tiene que separarlas mentalmente y reconstruirlas para que se ajusten a la oración y amplifiquen su sentido. Es un ejercicio de análisis y síntesis, el mejor entrenamiento para un detective.

De Nicholas Blake, Los toneles de la muerte

Claribel Alegría y su Penélope

El pasado día 14 de noviembre, Claribel Alegría, recibía a sus noventa y tres años de manos de Su Majestad el vigésimo sexto Premio Reina Sofía.

En su discurso el Rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, ensalzó su amor a la vida, el amor a su esposo y su estrecha colaboración intelectual con él, Darwin Flakoll. A él, a Bud, dedica este bello poema:

LA PREGUNTA
Tejo y destejo
la pregunta
que desde siempre me persigue:
el cuerpo muere
¿pero el alma?
O bien seré cenizas
o encontraré tu huella.

Ese tejer y destejer naturalmente nos recuerda a Penélope y éste es el poema originalísimo que sobre ella teje Claribel Alegría.

CARTA A UN DESTERRADO
Mi querido Odiseo:
ya no es posible más
esposo mío
que el tiempo pase y vuele
y no te cuente yo
de mi vida en Ítaca.
Hace ya muchos años
que te fuiste
tu ausencia nos pesó
a tu hijo y a mí.
Empezaron a cercarme
pretendientes
eran tantos
tan tenaces sus requiebros
que apiadándose un dios
de mi congoja
me aconsejó tejer
una tela sutil
interminable
que te sirviera a ti
como sudario.
Si llegaba a concluirla
tendría yo sin mora
que elegir un esposo.
Me cautivó la idea
al levantarse el sol
me ponía a tejer
y destejía por la noche.
Así pasé tres años
pero ahora, Odiseo,
mi corazón suspira por un joven
tan bello como tú cuando eras mozo
tan hábil con el arco
y con la lanza.
Nuestra casa está en ruinas
y necesito un hombre
que la sepa regir.
Telémaco es un niño todavía
y tu padre un anciano.
Preferible, Odiseo,
que no vuelvas
de mi amor hacia ti
no queda ni un rescoldo.
Telémaco está bien
ni siquiera pregunta por su padre
es mejor para ti
que te demos por muerto.
Sé por los forasteros
de Calipso
y de Circe.
Aprovecha, Odiseo,
si eliges a Calipso,
recobrarás la juventud
si es Circe la elegida
serás entre sus cerdos
el supremo.
Espero que esta carta
no te ofenda
no invoques a los dioses
será en vano
recuerda a Menelao
con Helena
por esa guerra loca
han perdido la vida
nuestros mejores hombres
y estás tú donde estás.
No vuelvas, Odiseo,
te suplico.

Tu discreta Penélope

¡Enhorabuena por el premio y que sus huellas sigan juntas por siempre!

Henar Velasco López

P.S. Los poemas proceden de su libro Mitos y delitos (Madrid, Visor Libros, 2008), dedicado a Rubén Darío, a Robert Graves y a Juan Ramón Jiménez, su maestro.

 

Imagen

Cicero and Syracuse

 

Siracusa
La foto inferior, enviada por Juan Antonio González Iglesias, ilustra lo lejos que ha llegado la relación entre Cicerón y Siracusa a través de los discursos que el orador pronunció en contra de Verres, el gobernador romano de Sicilia. Hoy ambos nombres siguen unidos en esta indicación, que conduce a las dos poblaciones del estado de Nueva York en el condado de Onondaga. Quizá alguien piense en un producto de la casualidad, aunque la proporción de localidades con nombre romanos en este condado es elevada (Manlius, Fabius, Marcellus, Pompey…) y se ha atribuido a cierto funcionario del s. XVIII con aficiones clásicas. Si salís del mapa de la ilustración por el NE de Cicero, cruzando el lago Oneida, inmediatamente está Rome, que se halla a no más de 20 Kms. de Utica, siguiendo el rio Mohawk; y río abajo, a una distancia parecida, Ilion… Parece demasiada casualidad.