Ad meliora semper

Una de nuestras lectoras nos consulta sobre el origen de esta expresión latina porque quiere hacerse un tatuaje con ella.

Ad meliora semper es una expresión que no tiene origen clásico. Es cierto que ad meliora es un sintagma (ad, preposición de acusativo, y meliora, comparativo de bonus, -a, -um, neutro plural) que aparece en latín clásico con el significado literal de “hacia cosas mejores” o “para cosas mejores”.

Así Cicerón en su tratado Sobre la vejez 83 dice:

quod sapientissimus quisque aequissimo animo moritur, stultissimus iniquissimo, nonne vobis videtur is animus qui plus cernat et longius, videre se ad meliora proficisci, ille autem cui obtusior sit acies, non videre?

“Y ¿qué me decís de eso de que los más sabios mueren con el mayor sosiego de ánimo y los más necios, con gran desasosiego? ¿No os parece que es el alma que distingue mejor y a más distancia la que se da cuenta de que va a una situación mejor, y en cambio aquella cuya vista es más obtusa, no lo ve?” (Trad.: Esperanza Torrego, Madrid 2009)

Séneca es uno de los autores que lo utiliza con más frecuencia. Veamos un ejemplo de las Epístolas morales a Lucilio 39.3.5:

Quemadmodum flamma surgit in rectum, iacere ac deprimi non potest, non magis quam quiescere, ita noster animus in motu est, eo mobilior et actuosior quo vehementior fuerit. Sed felix qui ad meliora hunc impetum dedit:…

Del mismo modo que la llama se eleva en línea recta y no puede yacer ni inclinarse hacia abajo, como tampoco estar inactiva, así nuestra alma se halla en movimiento, tanto más ágil y activa cuanto más ardorosa fuere. Feliz, no obstante, quien tan gran impulso lo ha consagrado a los mejores ideales (Trad. Carmen Codoñer, Madrid, Gredos 1986)

Sin embargo, en ningún autor clásico aparece junto al adverbio semper (“siempre”)

La locución completa aparece en época medieval en fórmulas litúrgicas utilizadas para los ceremoniales de la coronación de reyes anglosajones y franceses. Reproducimos un ejemplo que pertenece concretamente a la coronación de la reina Judith de Francia que fue desposada por el rey Ethelwulfo de Wessex el 1 de octubre del 856:

Te invocamus Domine, sancte Pater omnipotens, aeterne De­us, ut hanc famulam tuam quam tuae divinae dispensationis providentia in primordio plasmatam usque in hunc praesentem diem, juvenili flore laetantem crescere concessisti: cum tuae pieta­tis dono ditatam, plenam veritatis de die in diem coram Deo & hominibus ad meliora semper proficere facias,….

“Te invocamos, Señor, santo padre omnipotente, Dios eterno, para que a tu sierva, a la que moldeada en el principio por la providencia de tu generosidad divina concediste crecer alegre en la flor de la juventud hasta el día presente, la hagas avanzar de día en día siempre hacia cosas mejores en presencia de Dios y de los hombres, enriquecida con el regalo de tu piedad, llena de verdad…”

Curiosamente en la red, especialmente cuando se trata de tatuajes, suele aparecer semper ad meliora, como podemos ver en la imagen de cabecera. Sin embargo, es preferible mantener el orden del texto latino: ad meliora semper.

Susana González Marín

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s