EPOPEYA FARMACÉUTICA

Hace apenas una semana, en la presentación de uno de los ponentes del curso “Latín y Griego para el s. XXI”, la profesora Charo Cortés hizo una reflexión sobre la relación de las humanidades en general -y de la filología clásica en particular- con nuestra sociedad: “por una parte nos echan de los programas educativos diciendo que es una cosa obsoleta, inútil y carente de interés, y por otro cada vez que se organizan conferencias, charlas, exposiciones o cualquier actividad cultural en torno a ellas, se sobrepasan con creces todos los pronósticos de asistencia”.epo-3

Más o menos estas fueron sus palabras, las mismas que me han venido a la cabeza esta mañana cuando, en el escaparate de una farmacia, he visto un cartel anunciando la presentación del libro cuyo título he tomado prestado para esta entrada (ya que le estamos haciendo propaganda a su autor, no creo que se oponga), Epopeya Farmacéutica: la farmacia en el Mundo Antiguo, del farmacéutico Luis Marcos Nogales, con viñetas de Íñigo Ansola. Es un viaje en clave cómica por civilizaciones antiguas como Mesopotamia, Egipto, Persia, Grecia y Roma entre otras, en las que nació y se desarrolló poco a poco esta disciplina. El libro se presentará en la Facultad de Farmacia de Salamanca el lunes 5 a las 12:00. (Más información sobre el libro pinchando aquí)

epo-2

Ya no es solo que la sociedad en general se interese por nuestras disciplinas, sino que hasta los “de ciencias” se atreven a abordarla y escribir sobre el tema. Y personalmente me parece muy bien, siempre y cuando la obra esté bien documentada (en este caso aún no lo he podido constatar), porque creo que afanarnos en hacer de las disciplinas compartimentos cerrados nos empobrece a todos. En relación con esto, puedo contar que dos amigas mías, farmacéuticas precisamente a día de hoy, en más de una ocasión han señalado que una de las asignaturas del instituto más útiles para ellas a lo largo de la carrera fue la Cultura Clásica de 3º de E.S.O. en la que, con la profesora Mª Ángeles Martín (de la que muy pronto se podrá leer una entrevista en este blog realizada por una servidora), conocimos el maravilloso mundo de la etimología y aprendimos el vocabulario básico del griego a partir del cual se ha creado el léxico de la farmacia, la medicina, la botánica, la biología, y tantas otras disciplinas que, a la luz de la cultura clásica, se vuelven más claras. No en balde, estas y otras amigas en algún momento al final de sus estudios han recurrido a mí para conocer los significados originales de ciertos lexemas y así comprender y recordar mejor determinados nombres “imposibles” e “intragables”. Porque a cualquier persona le resulta provechoso y útil –la aparentemente inexistente utilidad de las Humanidades- hablar correctamente y saber de dónde vienen las cosas que estudia, que dice y que hace, igual que contar, sumar y multiplicar, aunque en este momento estemos demasiado acostumbrados a que se cuestione lo primero.

Isabel Varillas Sánchez

P.D. Animo a cualquier persona que vaya a la presentación de la “Epopeya Farmacéutica” o que lea el libro, sea de Farmacia, de Clásicas, de Geología o de Magisterio, a enviar una entrada sobre el tema a Notae Tironianae.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s