Saberes inútiles

10 de octubre de 2016: David Leo García se lleva el mayor bote de la historia de Pasapalabra (1.866.000 euros de nada). Pese a que cerca de la mitad se le va en impuestos y demás, este filólogo malagueño ya tiene en mente cómo invertir su dinero: un viaje a Japón, una librería-bar y una academia de saberes inútiles. ¿Qué demontres es una academia de saberes inútiles? En palabras del propio David, un lugar donde ‘especialistas del ámbito de las Humanidades tengan un espacio en el que transmitir o intercambiar conocimientos’. No sé vosotros, pero yo voy reservando plaza.

Esta suerte de Club de los Poetas Muertos, de Sala de los Menesteres, es un refugio para quienes insistimos en aprender y difundir artes y enseñanzas que hoy día, en este país, parecen condenadas a un ostracismo atroz, cuando no a una muerte agónica. Nosotros mismos, tildando de inútiles dichos conocimientos (no sin descarnada y dolorosa ironía), hacemos patente esa realidad.

Me gustaría concluir con un pasaje de The Usefulness of Useless Knowledge, de Abraham Flexner, publicado en la Harper’s Magazine en octubre de 1939, y que yo, merced al consejo de la profesora Susana González, he extraído del libro La utilidad de lo inútil, de Nuccio Ordine:

¿No es curioso que en un mundo saturado de odios irracionales que amenazan a la civilización misma algunos hombres y mujeres se alejen por completo o parcialmente de la tormentosa corriente de la vida cotidiana para entregarse al cultivo de la belleza, a la extensión del conocimiento, a la cura de las enfermedades, al alivio de los que sufren, como si los fanáticos no se dedicaran al mismo tiempo a difundir dolor, fealdad y sufrimiento? […] Oímos decir con fastidiosa reiteración que la nuestra es una época materialista que debería tener como principal interés una más amplia distribución de los bienes y las oportunidades materiales. Así, la justificada protesta de aquellos que sin culpa alguna se ven privados de oportunidades y de un reparto justo de bienes mundanos aleja a un creciente número de jóvenes de los estudios seguidos por sus padres y los dirige hacia el estudio, igualmente importante y no menos urgente, de los problemas sociales, económicos y gubernamentales. […] Me pregunto a veces si esta corriente no ha cobrado excesiva fuerza y si habría suficientes oportunidades para una vida plena en el caso de que el mundo fuese despojado de algunas de las cosas inútiles que le otorgan significación espiritual. En otras palabras, si nuestra concepción de lo útil no se ha vuelto demasiado estrecha para adecuarse a las posibilidades errabundas y caprichosas del espíritu humano.

Alberto López Redondo

Anuncios

Un comentario en “Saberes inútiles

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s