Mary Beard

El viernes 21 de octubre Mary Beard recogió el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. A ella le agradecemos que compartiera el premio con todos nosotros, que también trabajamos duro “para hacer que nuestra conversación con el mundo antiguo sea tan viva, cautivadora y gratificante”. (Puedes leer aquí el discurso y escucharlo pinchando aquí)

Muy a menudo, los profesionales y los entusiastas de los Estudios Clásicos tienden a idealizar en exceso tanto Grecia como Roma, e incluso la contemplan con vanidad como el espejo en que el mundo actual se debería mirar.

Un lúcido profesor nuestro dijo en una ocasión ––no sin acierto–– que la Antigüedad y la Literatura Grecorromana resultaban de vital importancia para el ser humano de hoy, pero que en absoluto se podían justificar aspectos e instituciones típicamente clásicas, como el esclavismo, el machismo, el imperialismo… y un largo católogo de indecencias.

Mary Beard, la prestigiosa latinista británica, adopta un discurso en parte semejante y lo argumenta por extenso en un reportaje reciente del periódico digital eldiario.es. (Puedes leer aquí el reportaje y una entrevista con ella aquí) Sin renunciar al fomento y a la difusión de la Filología y de la Historia Antigua, la catedrática de Cambridge considera un auténtico error el establecer comparaciones directas entre la civilización grecorromana y el mundo actual, en cualquier aspecto.

La tercera edición de su último libro SPQR. Una Historia de la Antigua Roma (Crítica, 2016) fija un punto de partida para reflexionar sobre las (posibles) visiones que hoy se pueden tener (y enjuiciar) de los antiguos, pero también (y sobre todo) para concluir las insalvables diferencias que median entre aquella época y este tiempo. Y, al mismo tiempo, sirve de pretexto para tratar las principales cuestiones del momento desde un enfoque más humano y crítico, tales como el derecho de ciudadanía, la igualdad efectiva de género, o la democracia representativa.

Con todo, Beard concluye que todo el estudio de la historia a través de los textos se convierte en un instrumento muy útil, e incluso indispensable, para que un ciudadano elabore su propia opinión sobre el mundo; la Antigüedad ni será comparable, ni conformará un ideal al que emular a ciegas: más bien, le proporciona a todo ciudadano numerosas lecciones que harán despertar su curiosidad intelectual y su espíritu crítico para comprender un poco mejor la realidad que lo rodea.

Federico Pedreira Nores

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s