La invención de la discordia

Publicamos hoy el relato ganador del primer premio de nuestro Concurso de Microrrelatos de tema clásico. Aprovechamos para comunicaros que la entrega de premios se efectuará el día 9 de junio a las 12:30 en la Sala de Juntas de la Facultad de Filología (Palacio de Anaya)

La invención de la discordia

Ismarie Díaz Flores

“Para la más bella”, decía la manzana. Eris la dejó caer en la mesa del banquete de aquella boda a la que no la habían invitado. Nadie se inmutó. Atenea sabía que ese título no iba a darle mayores conocimientos o ganarle ninguna victoria. Afrodita ya gozaba las delicias del placer carnal y no le parecía que aquella fruta pudiera aportarle nada de interés. Hera tenía claro que la belleza era un don irrelevante. Al fin y al cabo, su esposo le ponía los cuernos hasta con las aves de corral. La fiesta continuó como si nada.
Esta olímpica indiferencia terminó por desquiciar a Eris. No contaban con ella para nada, ignoraban sus maquinaciones y siempre la hacían ver como la nota discordante. Herida por tantos desplantes, se fue y montó la guerra de Troya. Luego, divulgó su propia versión de la historia. Era esa su venganza: hacer quedar a las solemnes diosas como chiquillas banales e inseguras.
La manzana fue a dar al mundo de los mortales, donde, al día de hoy, algunos empresarios aún intentan enriquecerse con ella.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s