Océano, Hércules y Cádiz

En la antigüedad clásica, Océano era para griegos y romanos una personificación del agua que rodeaba el mundo, representado como un río que corre alrededor del disco llano que es la tierra.

Túnez
Museo de Túnez

Después esta concepción fue cambiando a medida que aumentaba el conocimiento sobre el mundo. Posteriormente dio nombre al Atlántico. Como divinidad, Océano, hijo de Urano y Gea (que personifican al cielo y a la madre tierra, respectivamente), es considerado el padre de todos los ríos. Formó pareja con su hermana Tetis (que no hay que confundir con su nieta, la madre de Aquiles), que representa la potencia fecunda femenina del mar.

 

Hesíodo nos explica en su Teogonía que engendraron más de tres mil hijos, los ríos, entre los que figuran Nilo, Alfeo, Erídano, Meandro…  Y también engendraron hijas, llamadas “Oceánides”, que personifican los arroyos, las fuentes, etc., Éstige, Admete, Electra, Dóride…

En la leyenda Euristeo envió a Heracles (o Hércules) a la isla Eritia, con el fin de que robara los bueyes de Gerión. Pero la dificultad estribaba en que tenía que cruzar el Océano. Cuando Heracles cruzó el desierto de Libia, sintió un calor sofocante, por lo que amenazó con sus flechas a Helios, el dios del sol. Este le propuso un trato: Heracles no le dispararía y Helios le cedería su copa. Y así fue como Heracles se embarcó en la gran copa de sol. El dios Océano sacudía con fuerza al héroe sobre las olas y este le amenazó también con dispararle sus flechas, gracias a lo que finalmente pudo tener una travesía tranquila hasta la isla Eritia. Allí abatió a Ortro, el perro del pastor que guardaba los bueyes, que también cayó muerto a manos de Heracles. Menetes, el pastor de Hades y testigo de la escena, avisó a Gerión, pero este último también fue derrotado por las flechas de Heracles, quien embarcó a Tartessos en la copa del sol, junto con los bueyes (Pierre Grimal, Diccionario de mitología griega y romana)

En el artículo “Gerión y otros mitos griegos en Occidente”, de J.M. Blázquez Martínez, podemos leer que el entorno geográfico de esta leyenda pudo estar situado en Hispania, concretamente en Gades, la actual Cádiz. El poeta Estesícoro de Hímera sitúa la isla Eritia junto a la desembocadura del río Tartessos, probablemente el río Betis (actual Guadalquivir). Se cuenta además que Heracles erigió dos columnas, haciendo honor a su paso por Tartessos, y situó una a cada lado del estrecho que separa Libia de Europa: “Las columnas de Hércules”, que corresponden al Peñón de Gibraltar y a Ceuta.

Resulta lógico que Cádiz tenga en su escudo a Hércules y que en Ceuta podamos encontrar el monumento “Las columnas de Hércules”, de aproximadamente siete metros de altura, con el héroe separando los dos continentes.

Elena Villarroel Rodríguez

Carranque

Villa de Carranque

Anuncios

Un comentario en “Océano, Hércules y Cádiz

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s