De la melancolía, la atrabilis y el esplín

800px-melencolia_i_28durero29

(Durero, Melencolia, 1514, fuente Wikipedia)

Los tratados de Galeno estuvieron en uso como libros de texto en las universidades europeas hasta el s. XVIII (a pesar de que Vesalio en el s. XVI había demostrado que la anatomía de Galeno tenía serios errores). Pero mientras que el descubrimiento de la célula a finales del s. XVII supuso el principio del fin de la medicina galénica porque las enfermedades dejaron de explicarse por el equilibrio de los cuatro humores (sangre, flema, bilis y bilis negra o atrabilis, relacionados a su vez con los cuatro elementos, tierra, aire, fuego y agua) y se fue descubriendo por la anatomía patológica que suponen alteraciones observables de los tejidos y sus células, no ocurrió lo mismo con la psicología y los estados de ánimo, donde la explicación humoral sigue todavía muy viva, ahí están en nuestra lengua las palabras humor, cólera, temperamento, flema o melancolía (los enlaces remiten a Dicciomed donde existen comentarios largos de estas palabras para los que quieran saber más).

cuatrohumores

(Procedencia Wikipedia, Teoría de los cuatro humores)

El estudio de melancolía (melan- ‘negro’, kholé ‘bilis’) como palabra o concepto es problemático desde su mismo origen porque así como los otros humores se identifican con fluidos corporales sin problema no sabemos siquiera qué era la bilis negra para los antiguos (¿sangre digerida?, ¿orina negruzca o fiebre de aguas negras en enfermos de malaria?, ¿supuraciones de tumores?). Según Nutton, uno de los historiadores actuales de la medicina antigua más importantes, cuál es ese humor corporal no importa mucho porque ya antes de la teoría humoral la melancolía era una ira violenta o locura funesta, caracterizada por ello con el negro. Pero la ira violenta tampoco coincide con nuestro concepto actual de melancolía. Hipócrates unas veces relaciona la melancolía con el miedo y la tristeza y otras con ira o locura. Esa ambivalencia originaria se manifiesta en nuestra lengua entre el significado de melancolía como estado depresivo frente a atrabiliario, persona “de genio destemplado y violento” en el DRAE. Sin embargo atrabilis es la traducción latina literal de melancolía. Rufo de Éfeso intentó solucionar estas contradicciones en un tratado sobre el tema que fue enormemente influyente (en Galeno primero y después en la medicina árabe); habría una melancolía del hipocondrio, una del encéfalo y otra generalizada, cada una de ellas con diferentes fases y eso explicaría sus distintas manifestaciones. Con el hipocondrio llegamos al bazo como órgano característico de la melancolía. Por eso en inglés spleen (en español esplín) es ‘bazo’ y al tiempo también ‘depresión’, en un uso que hizo fortuna sobre todo en francés, ahí tenemos a Baudelaire con su poema en prosa el Spleen de París. La relación entre intelectuales y melancolía viene de antiguo, está en los Problemata atribuidos a Aristóteles, donde la melancolía es también un estado psicológico propio de genios y creadores, personas que cultivan en exceso la mente.

Volviendo al principio, para hablar del carácter, seguimos usando los términos colérico (preponderancia de bilis amarilla), flemático (preponderancia de flema), sanguíneo (preponderancia de sangre) y melancólico (preponderancia de la enigmática bilis negra) en una caracterización psicológica a la que Kretschmer intentó darle categoría científica en pleno s. XX.

Francisco Cortés Gabaudan

Anuncios

Un comentario en “De la melancolía, la atrabilis y el esplín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s