Medea en Salamanca

El sábado 30 de Enero fue interpretada la tragedia latina “Medea” de Séneca en el teatro Juan del Enzina de Salamanca.

Esta representación corrió a cargo del director y actor Andrés Lima, quien también interpretó los papeles de corifeo, Jasón y Creonte; con Laura Galán como nodriza, Joana Gomila como corifea y, como protagonista absoluta de la obra, Medea, Aitana Sánchez-Gijón.

La trama de esta tragedia gira en torno al último día en el palacio de la reina Medea, esposa de Jasón, antes de su destierro. Esta pretende vengarse de su marido por haberse casado con Créusa, princesa de Corinto, y haberla abandonado, por lo que idea un maquiavélico plan en el que el vector de su represalia son sus hijos.

La versión de Séneca posee un giro humano colosal con respecto a la misma obra de Eurípides, puesto que el objetivo de aquel es mostrar la locura y el desenfreno de la mente en situaciones tan críticas como la de Medea, y sin duda lo consigue, ya que los versos de esta tragedia están cargados de dolor, resentimiento, culpa y desazón.

El director, Andrés Lima, supo interpretar las pasiones de la protagonista con acerba precisión haciendo uso de escenas que rozaban el clímax cúspide de la obra y dejando al público sin aliento. A este menester ayudó la magnífica puesta en escena y tramoya utilizada, altamente llamativa a los ojos del espectador.

Se podrían poner multitud de ejemplos, como el momento del sacrificio a la diosa de la hechicería Hécate, en el cual Medea entra en un violento trance y es empapada en barro y plumas, un guiño muy acertado a la forma en la que las hechiceras como Medea eran torturadas en la Edad Media.

Digno de mencionar fue el decorado de la actuación, de carácter minimalista y escaso, como fue también el vestuario. Sin embargo, estaba cargado de un aura de misterio y oscuridad que envolvía a los actores y a dos pequeños muñecos que, de rodillas, representaban a los hijos de Medea y Jasón, cuyo trágico final constituye el desenlace de la obra.

La corifea, interpretada por Joana Gomila, entonó bellas canciones que, pese a su anacronismo, otorgaban profundo dramatismo y consiguieron estremecer al auditorio cuando sus cánticos arañaban el punto álgido de la acción.

Marcos Medrano Duque

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s