¿Quién era Ofiuco?

Esta semana hemos podido leer en el País (15 de diciembre de 2015) un artículo titulado “Ofiuco, el ‘signo’ del zodiaco que descoloca a los astrólogos“, de Carmen del Puerto Varela.

ofiuco

Ofiuco es un nombre que en griego significa “portador de serpientes”. En el artículo citado se le identifica con el dios de la medicina y la salud, Asclepio (conocido en Roma como Esculapio), hijo de Apolo, al que Zeus, tras matarlo con su rayo porque había resucitado a un hombre, colocó entre las constelaciones del firmamento en atención a su padre.

La razón por la que Asclepio aparece representado llevando un bastón con una serpiente enrollada (imagen que nos resulta familiar como emblema de la farmacia) es que en una ocasión fue obligado a curar a un personaje llamado Glauco y encerrado por la fuerza en un lugar secreto; mientras estaba allí absorto en sus pensamientos, una serpiente ascendió por su bastón; cuando se dio cuenta, la mató golpeándola con él. A continuación apareció otra serpiente que resucitó a la primera con una hierba; observándolo Asclepio, utilizó esta para curar a Glauco.

Basic RGB
Basic RGB

Si quieres saber más sobre Asclepio, consulta aquí la página redactada por Antonio Guzmán.

 

Esta identificación es la que propone un tratado mitológico astronómico que se atribuye a Higino, un autor, liberto del emperador Augusto, a caballo entre el s. I a. C. y el I de. C. Sin embargo, en esta misma obra se proponen otras identificaciones:

Ofiuco pudo ser el rey de los getas (en Tracia)  Carnabón, que fue colocado entre las constelaciones por la diosa Deméter, esta vez no como recompensa, sino como castigo por haber matado a una de las serpientes enormes que tiraban del carro de Triptolemo. La diosa Deméter había encargado a éste la misión de ir repartiendo con su carro semillas a lo largo y ancho de la tierra deshabitada. El rey lo recibió al principio con hospitalidad pero le tendió una emboscada y para impedirle huir mató a la serpiente que tiraba de su carro.

Otra posibilidad es que Ofiuco fuera en realidad Heracles, que libró a Lidia de una serpiente que destruía a los hombres y a  las cosechas.

Higino apunta una tercera posibilidad: que en realidad fuera Triopas, hijo de Helios y rey de los tesalios, castigado por Deméter porque había destruido el antiguo templo a ella dedicado.

Por último, el tratado apunta a un hijo del personaje anterior -nieto, por tanto, del dios Helios- llamado Phorbas, que habia acudido al rescate de Rodas, invadida por gran número de serpientes, entre las que había una de enorme tamaño (tantas eran que la isla fue llamada Ophiussa).

Como veis, la mitología constituye un campo no siempre fácil ni claro.

Susana González Marín

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s