Edipo Rey en Salamanca

Este último sábado en el Teatro Juan del Enzina, en Salamanca, se pudo asistir a la representación de la tragedia Edipo Rey, a cargo de la compañía teatral Teatro de la Ciudad, dirigida por Alfredo Sanzol.

Como es bien sabido, Edipo Rey es una de las tragedias griegas por antonomasia, que, inextinguiblemente, año tras año, se representa sin que jamás se desvanezca el interés por ella. Ello es debido a su indudable genialidad y fuerza trágica. Se ha dicho, incluso, que se trata de la tragedia más perfecta en cuanto a forma y contenido, pues su trama está ajustada para que la expectación que despierta vaya en vertiginoso incremento hasta desembocar en un desenlace fatal, puramente trágico; y el suceso que presenta nos golpea tan de frente que nos es imposible quedarnos indiferentes ante él.

La figura de Edipo se nos presenta como la de un ser loable y magnánimo al que, a pesar de su envidiable índole, le persigue su destino ineludible (matar a su padre y yacer con su madre). Pese a sus gigantescos esfuerzos de escapar a él, cada vez que da un paso hacia ese fin, según cree, no hace más que acercarse, en verdad, a la profecía divina a que está sujeto sin remedio. Esta tragedia sofoclea nos presenta la antigua idea de la imposibilidad del hombre de alzarse sobre su destino prescrito. Pero, haciendo que se ejemplifique en el hombre más dichoso, valeroso y justo, le confiere una grandeza trágica muy pocas veces alcanzada, pues comprendemos, incluso con resignación, que poco importan las venerables acciones cuando a uno la infamia le está reservada. Edipo, en su propia grandeza, se destruye y cumple el perverso designio de la veleidosa divinidad. Buscando justicia por su nobleza de ánimo, se ve obligado, en consecuencia, a ajusticiarse a sí mismo, privándose por honor de la vista y exiliándose por su propia voluntad.

Centrándonos en la representación de este último sábado, cabe señalar su propuesta innovadora (durante toda la representación todos los actores permanecen en escena) y la sobria puesta en escena, valiéndose tan sólo de sillas y una mesa, puesta en el centro del escenario, preparada para una comida, en torno a la cual se sientan los personajes. El vestuario, preferentemente oscuro, moderno y diverso en cada actor, iba acorde a las circunstancias trágicas y lúgubres que se representaban (tan sólo desconcertaba un poco el mandil negro que llevaba puesto Edipo, que se le veía de cintura para abajo). Tanto la música como la iluminación fueron muy apropiadas, ayudando la primera a aumentar la tensión mediante oportunos golpes de sonido -sin que fueran muchos ni demasiado acaparadores de la escena- y dando la impresión la segunda, con tonalidades verdes y amarillentas, de la angustia y el dolor crecientes según el avance de la trama. El elenco consistía tan sólo de cinco actores entre los que se repartían once papeles; dándose el caso de que un mismo actor podía llegar a representar cuatro papeles, tal como pasaría en la tragedia ática (pero sin la necesidad de cambio de voz o máscara). El texto original se respetó con mucho rigor y acierto. Para mi gusto, no obstante, se echó un poco en falta la presencia de un coro solemne -cosa que las representaciones modernas de teatro clásico suelen obviar, aunque de ésta no se pueda afirmar que careció de coro ya que dos actrices se encargaban de interpretarlo-, y quizá se le imprimió demasiada tensión y excitación -por parte de los actores- a la escena desde los primeros diálogos, lo que impidió que se apreciara el crescendo fascinante que domina la escena de principio a fin.

Por último, me queda agradecer, como representante de nuestro blog, la labor de una iniciativa escenográfica como Teatro de la Ciudad, preocupada por transmitir los valores de las raíces del teatro occidental desde la innovación e investigación, con representaciones como Antígona, Edipo Rey y Medea, en este mismo curso.

José Alberto Díaz Valero

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s