Cómo ganar las elecciones, según un manual de marketing (campaña electoral 2)

La oportuna nota de Rodrigo Río sobre el Commentariolum petitionis, y la aparición en El País (9 de diciembre de 2015) de una información titulada Los mandamientos del candidato hacen muy tentadora la comparación entre estos dos códigos, mandamientos o consejos, separados por más de dos mil  años. Dejo a cada uno, como hace Rodrigo, la observación de la realidad, y la extracción de conclusiones, con el fin último de ir el domingo a depositar el voto

La información en cuestión, firmada por Rubén Amón, deja claro que hay una diferencia esencial: “En la política, todo es mediático. Lo que no aparece en los medios de comunicación no existe”, escribe el periodista, citando el manual de marketing (sic) de Carlos Chaguaceda Tú puedes ser noticia. En efecto, los mensajes políticos en cualquier época no pueden exceder de los pocos segundos de una entrada del telediario, y en campaña, el momento álgido de los mítines se hace coincidir con el prime time, a la búsqueda de la conexión en directo. Mientras Cicerón tenía que encaramarse a cualquier soporte que le permitiera aumentar su no muy elevada estatura, y hacerse oír a voz en grito, los políticos actuales disfrutan de cámaras que les siguen a todas partes, y, si el medio es amigo, de una edición posterior que solo muestra lo mejor.

Cci.jpgplasma

La mayor parte de los puntos del decálogo de Carlos Chaguaceda está relacionada con la presencia mediática del candidato, es decir, que no hubieran tenido sentido en una época anterior al plasma, en que el único contacto posible con los electores era el real. Así ocurre con los puntos 1 y 2, referidos a la importancia del aspecto físico (“la cara es el mensaje”) y de los gestos (“Los debates televisados… permiten a los espectadores… escrutar a los políticos en los gestos, las miradas, el lenguaje no verbal.”). Si la cara fuera realmente lo más importante, lo de Rajoy sería imposible; n-CARAS-RAJOY-large570pero sí es cierto que a menudo un gesto desafortunado provoca olas de indignación en las redes sociales que cuesta tiempo y dinero acallar.

 

silla

El decálogo atribuido a Quinto Cicerón va a las cuestiones más generales, entre las que destaca, en mi opinión, la que se refiere a la necesidad de poner en juego las habilidades naturales del candidato, perfeccionadas por el estudio y el trabajo, es decir, utilizar la formación integral que, de acuerdo con los ideales romanos, proporcionaba la cultura humanística. Nada ha cambiado en lo que se refiere a la conveniencia de aparecer rodeado de partidarios de todas las clases sociales, sin olvidar que los más receptivos serán siempre los de la misma condición que el candidato: vemos esas filas de personas de todas las edades y razas cuidadosamente escogidas que muestran su apoyo al candidato mientras habla en los mítines, pero al mismo tiempo comprobamos que un candidato senior y de profesión liberal ofrece rebaja de impuestos a sus pares. Por lo demás, no hay diferencia en lo que se refiere a reunirse con los puntales de la sociedad, hacer promesas sin entrar demasiado en detalles y procurar que salgan a la luz noticias negativas sobre los rivales. Es curioso que figure un extremo que todos los comentaristas políticos y expertos en encuestas saben: que no se puede ganar si no se tiene la adhesión completa de todos los partidarios.

susana-pedro-sanchez--620x349

El decálogo de Chaguaceda (si se me permite, peor escrito que el de Quinto Cicerón) está redactado partiendo de la base de que el debate político es superficial, que lo único que cuenta es la imagen, y ateniéndose a las normas de la corrección política: el candidato debe ser cercano, pero no campechano, tener personalidad sin convertirse en una caricatura, mostrar firmeza sin chulería. Y tiene que hacer todo esto en segundos, sospechamos que con frases y gestos ensayados ¡ojo con la espontaneidad y las ocurrencias! El punto 10, en el que aconseja no centrarse en los rivales, ha debido de pasarle desapercibido esta vez a los directores de campaña.

a

pablo-iglesias-guitarra--575x323

Con todos estas indicaciones de los dos autores, estaremos en mejores condiciones de juzgar lo que se nos propone, si no para decidir el voto, al menos para apostar sobre los resultados del domingo.

Maria José Cantó Llorca

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s