Queremos tanto a Woody

Hay oficios que han visto la necesidad de aggiornarse. Y no me refiero a la noble ocupación de copista en tiempos de Gutenberg. No, nada de eso. De alguna manera, las transformaciones sociales influyen en las prácticas laborales de toda época. Pensemos por un momento en algo más contemporáneo, por ejemplo, en la profesión de “carterista”. Antiguamente, este oficio precisaba simplemente de la ejecución sensata de dos verbos: robar y correr. Al carterista le bastaba con una capacidad pulmonar suficiente como para galopar algunos cientos de metros. Es decir, correr hasta que la víctima abandonaba la persecución abatida por el cansancio. Hoy en día, eso no es tan simple. La proliferación de runners convierte al carterismo en una profesión de alto riesgo.

Hay otras profesiones que, por motivos que no vale la pena enumerar, han retocado mínimamente su praxis. Una de ellas es el psicoanálisis. Hay quienes aventuran que Woody Allen posee su cuota de responsabilidad.

Woody Allen por F. J. Sarró Alonso
Woody Allen por F. J. Sarró Alonso

Woody Allen llegó a este mundo como Allan Stewart Königsberg el 1 de diciembre de 1935. Su proyección mediática incluye además de la más conocida -me refiero a la de director- la de guionista, actor, músico, dramaturgo, humorista y escritor. Si hay algo que se puede extraer de su producción fílmica es que siempre buscó un lenguaje propio y, por tanto, un espectador ideal. ¿Cómo definir sus coordenadas? Podríamos postular que se trata de un espectador urbano, un voraz consumidor de cultura, alguien que ha experimentado los dilemas de su tiempo, un sujeto que ve en el cine de Hollywood un producto ingenuo, un neurótico y por último, un psicoanalizado.

Aphrodite

El singular inicio de “Mighty Aphrodite” (1995) nos sitúa en el teatro greco-romano de Taormina. La entrada del coro en escena y el recitado del prólogo predisponen al espectador a ser testigo de una tragedia. La breve semblanza de las historias de Aquiles, Layo y Edipo procuran inscribir el texto en un contexto de solemnidad. Sin embargo, el inmediato uso del gag produce un efecto cómico. Por ejemplo, el corifeo apunta una consecuencia funesta a propósito de la historia de Edipo: “Y nació toda una profesión que cobra hasta 200$ por hora… Y en horas de 50 minutos”. La película continúa su marcha con un coro que glosará e interactuará con su protagonista, el cronista deportivo Lenny Weinrib.

MightyAphrodite

Minuto 25 y nuestro particular Edipo viaja en automóvil junto a su esposa e hijo. Suena Take Five de The Dave Brubeck Quartet y la música se balancea al compás de 5/4 y de la vida de Lenny. Su búsqueda, aquella que el Coro intentó impedir, se encuentra en un momento crucial. Nos preguntamos si se arrancará los ojos o simplemente pondrá en práctica algún mecanismo de defensa. ¿Cómo seguirá su programa narrativo? Como buen héroe trágico -o como buen paciente- Lenny se empeña en hacer caso omiso a las recomendaciones de Casandra, el corifeo o el Dr. Kleinholtz. Entonces, ¿cómo sublimar las pulsiones? He aquí un dilema.

Mighty_Aphrodite

Y a esta altura del film -y de un texto que procura eludir el spoiler– cabe preguntarse: ¿qué hacen Casandra, Tiresias, el Corifeo y Lenny cohabitando el marco griego y la ciudad de New York de los ’90? Al parecer están al servicio de la parodia y, a su vez, de la metaficción. Porque sirven para parodiar las convenciones de la tragedia griega yuxtapuesta a una comedia. Porque la metaficción le permite al director inscribir los saltos temporales entre el marco griego y el s.XX como un aspecto más de la comicidad y el absurdo. Y porque, en definitiva, todo contribuye a lograr un efecto cómico.

Por eso, y porque te queremos Woody, hoy martes 1 de diciembre te damos la enhorabuena por tus 80 años. Y en tu honor, proyectaremos “Poderosa Afrodita” el día 2 de diciembre a las 19:00hs en el Aula Minor de Anayita. Todos están invitados. Luego, muchos nos desplazaremos a Caballerizas a discutir aspectos de la película o de tu produccción cinematográfica. Porque aún cuando “Poderosa Afrodita” difícilmente soporte una lectura de género, te queremos.

Por eso y por mucho más: feliz cumpleaños, Woody.

Gustavo D. Merlo


Ficha técnica

Título original: Mighty Aphrodite

Año: 1995

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Director: Woody Allen

Guión: Woody Allen

Música: Dick Hyman

Fotografía: Carlo Di Palma

Reparto: Mira Sorvino, Woody Allen, F. Murray Abraham, Helena Bonham Carter, Michael Rapaport, Claire Bloom, Olympia Dukakis, Jack Warden, Peter Weller, James Woods, Dan Moran, David Ogden Stiers, Paul Giamatti

Productora: Miramax

Género: Comedia. Romance

Sinopsis: Nueva York. Una galerista (Helena Bonham Carter) convence de adoptar un bebé a su marido (Woody Allen). El marido, asombrado por la inteligencia del niño, quiere saber si su madre biológica es también superdotada. Por lo tanto, decide buscarla. Cuando consigue localizarla, resulta que se trata de una prostituta que aspira a ser actriz (Mira Sorvino).

Premios

1995: Oscar: Mejor actriz de reparto (Mira Sorvino).

1995: Globo de Oro: Mejor actriz de reparto (Mira Sorvino)

1995: National Board of Review: Mejor actriz de reparto (Mira Sorvino)

1995: Círculo de críticos de Nueva YorK: Mejor actriz de reparto (Mira Sorvino)

1995: Critics’ Choice Awards: Mejor actriz secundaria (Mira Sorvino)

Trailer:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s