¿En brazos de Morfeo?

Morfeo no era un dios griego ni era el dios del sueño, sino de los sueños. Fue un dios inventado por el poeta romano Ovidio en sus Metamorfosis. No existe tradición mitológica anterior acerca de este dios (Bömer) ni existen formas griegas de esta palabra, porque la cultura griega no la conocía. Lo que sí conocían los griegos era un dios alado del sueño que aparece en numerosas representaciones artísticas y que debe corresponder al propio Hypnos y no a este hijo espurio suyo, que carecía de forma propia. Tampoco es el dios que envía sueños verdaderos o falsos a través de las puertas de cuerno o de marfil, como se afirma en Wikipedia, versión inglesa; este conocido pasaje de Eneida 6.893 sólo habla de que las puertas del sueño son dos: sunt geminae Somni portae, una de cuerno y otra de marfil, sin mención alguna de Morfeo, que aún no había sido inventado.

El proceso de invención por parte de Ovidio parece claro. A él le interesa resaltar la capacidad transformista de este hijo del sueño (Somnus), que era capaz de imitar cualquier forma humana (incluida la voz y los gestos) para luego aparecerse en sueños a los mortales revestido de ella. Μορφή es el sustantivo femenino griego para “forma” y, tratándose de un dios hábil en transformarse en cualquier ser humano, a Ovidio debió de parecerle adecuado un sustantivo masculino como Μορφεύς, “formista” o “formero” o “formador”. La forma en nominativo está atestiguada en Ovidio en una ocasión (11.671) y el acusativo Morphea aparece dos veces (11.635 y 647). El diccionario francés-griego de Bailly pone la forma griega con asterisco, como palabra griega restituida a partir de las tres formas latinas.

Averiguar por qué este hijo espurio de Hypnos llegó a sustituir a su padre a partir de la Edad Media y el Renacimiento sería un interesante capítulo de historia cultural. La documentación consultada para los usos de la palabra en español muestra una presencia constante de Morfeo desde finales del siglo XVI como equivalente, sin más, al dios del sueño, siendo la expresión más conocida a este respecto “en (los) brazos de Morfeo”. Sólo a finales del siglo XX y en obras técnicas sobre los trastornos del sueño se relaciona a Morfeo con la actividad de soñar y no con la de dormir, siguiendo el texto inventado por Ovidio en Metamorfosis XI.

José Carlos Fernández Corte

Morfeo
En la imagen, procedente de un vaso ateniense de figuras rojas, vemos a Hypnos sobre la cabeza de Ariadna dormida, mientras Teseo la abandona en presencia dela diosa Atenea.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s