El tiempo fugitivo

Una nota anterior señalaba que James Bond, en su última película, en un momento de apuro, y seguramente pensando con melancolía que tal vez ésa sea su última aventura (los espías, al menos en el cine, no cumplen los sesenta), pronuncia la frase Tempus fugit…  el tiempo vuela, huye, se escapa entre las manos.

Esta idea está asociada, como es lógico, al instrumento que mide el paso del tiempo, al reloj; por eso, sentencias de este tipo, casi todas moralizantes,  han adornado desde la antigüedad relojes de todo tipo. En los de sol abundaban las referencias a su funcionamiento, como Lux mea lex, “La luz es mi ley”, o Permanet a solis ortu usque ad occasum, “Permanece desde la salida del sol hasta el ocaso”. Más populares eran las sentencias  que recordaban al usuario la fugacidad de la vida, unas suavemente,  como Fugaces labuntur anni,  “Los años corren fugaces”; Tempus edax rerum, “El tiempo que todo lo devora”;  otras con intención de meter el miedo en el cuerpo, como Vides horam, nescis tuam, “Ves la hora, no sabes la tuya”; Vulnerant omnes, ultima necat, “Todas hieren, la última mata”. Se trata de recordar al usuario que su tiempo está contado, y, a menudo, de aconsejarle que lo aproveche: Breves sunt, sint utiles,  “Son breves, sean útiles”; Omni hora Deum lauda, “Alaba a Dios en cada momento”;  Dum tempus habemus operemur bonum “Hagamos el bien mientras estamos a tiempo”. Una de las más utilizadas, que dio nombre a una marca de relojes suizos, es Festina lente, “Apresúrate lentamente”, que recomienda actuar con diligencia, pero poniendo atención.

Estos y otros lemas en latín, de dudoso origen clásico, pero de larga tradición, se inscribían  a menudo en los relojes de pared, y probablemente se siguen inscribiendo; los relojes de Ikea tienden a tener como fondo un perfil de Manhattan, o un mantel de cuadros, pero todavía se encuentran relojes que llevan su sentencia recordando el paso del tiempo y lo inevitable del final, aunque nadie les haga caso, porque, en definitiva, está en latín…

Mª José Cantó Llorca

reloj-de-mesa-con-soneria-a-pila-tempus-fugit-estilo-ingles-21950-MLA20221171392_012015-F

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s